Loading

Escenas de la Vida de la Virgen

José de Ibarra

Museo Nacional de Arte

Museo Nacional de Arte

Nacimiento de la Virgen.--- En una cama resguardada por un dosel, santa Ana es asistida por una aya. En el primer plano cuatro mujeres proporcionan un baño a la Virgen niña. Una palangana, un cántaro, un paño y un cesto de costura ambientan la escena y le dan un carácter de intimidad femenina. Los mariólogos suponen que este pasaje se desarrolló en la misma casa "de la Anunciación" en Nazareth. Hay que destacar como rareza iconográfica la ausencia de san Joaquín en esta escena, que se desarrolla en un ambiente exclusivamente doméstico y femenino.

Tanto el episodio como los nombres de los padres de María fueron recogidos tan sólo por la tradición apócrifa en el Protoevangelio de Santiago.

La adoración de los pastores.-- La Virgen María descubre de sus paños a Cristo Niño, recostado en un pesebre, para que un grupo de pastores le contemplen y adoren. San José, a espaldas de María, sostiene una vela que es a la vez la fuente de luz de todo el cuadro. En las alturas, un "rompimiento de gloria", encabezado por cuatro angelillos, proporciona cierto equilibrio lumínico a esta escena nocturna.

La manifestación del Niño, interpretado como un anuncio de la buena nueva a los humildes y gentiles en la "cueva" de Belén, se recoge en el Evangelio según san Lucas (2, 8-17).

La presentación de Jesús al Templo.-- En lo alto de una escalinata el santo Simeón sostiene a Cristo Niño. A la izquierda se observa, en actitud reverente, a la Virgen y san José, quien ofrece los pichones dispuestos para el sacrificio. Una anciana al lado del "justo" Simeón puede recordar a la profetisa Ana. Del lado derecho, un individuo joven y esbelto hace esfuerzos por prender una candela, tomando fuego de una gran llama que reverbera en un pebetero.2 El cielo, ennegrecido, se escampa merced a los rostros de unos angelillos.

Respetuosos de la ley mosaica, san José y la Virgen aguardaron cuarenta días después del nacimiento de Jesús para "purificarse" en el Templo de Jerusalén; para tal efecto, llevaron sus ofrendas expiatorias (para los ricos era un cordero y para los pobres dos tórtolas). Las palabras dolorosas y venturosas que allí pronunciaron Simeón y Ana son tenidas en el Evangelio según san Lucas (2, 22-38) como anuncio de la misión universal y redentora de Jesús.

La Resurrección.-- Un ángel ha removido la lápida del sepulcro de Cristo, quien, triunfante y resurrecto, es arrebatado a los cielos en medio de un gran vuelo de paños y un torrente de luz ambarina. La luna luce llena, semioculta tras las nubes. En un primer plano un centurión contempla despavorido el portento al tiempo que blande su espada; otro más duerme aun formando una curiosa figura escorzada.

No hay evidencias directas de la participación de la Virgen en los siguientes cuarenta días que siguieron a la resurrección de Jesús, pero los doctores de la Iglesia suponen que no hacía falta dada la fe que ella tuvo siempre en la promesa de su Hijo

La ascención.--Cristo se eleva en medio de un celaje luminoso e imparte su bendición flanqueado por dos ángeles. A sus pies, encabezados por la Virgen, los doce apóstoles contemplan el prodigio, implorantes e hincados en torno a una gran roca.

Constituye una deducción el hacer partícipe a la Virgen de la elevación definitiva de su Hijo en el monte Olívete, conforme lo narra el Evangelio según san Lucas (24, 52).

Pentecostés.-- En lo alto de una sala oscura, el Espíritu Santo se manifiesta en forma de paloma y baña de luz la figura central de la Virgen, acompañada por otras dos mujeres.

Al pie del estrado que ocupan éstas, los apóstoles se muestran azorados. El libro caído en el suelo pudiera sugerir que los seguidores de Jesús ya han sido confirmados en su misión apostólica, luego que ha tenido cumplimiento la predicación evangélica.

La llegada del Espíritu Santo para iluminar a los apóstoles presididos por la Virgen es otra interpretación libre de los escritos apostólicos (Act. 2, 1; 2,36).

La asunción.-- En el plano inferior los apóstoles rodean el sepulcro de María y sostienen admirados su mortaja. La Virgen se eleva en posición sedente en un banco de nubes y sostenida por un grupo de querubines. En las alturas, la Santísima Trinidad la espera sosteniendo una corona imperial de cuatro bandas. La Virgen luce una aureola punteada por doce estrellas.

No existe fundamento escriturario sobre la asunción de María y los doctores deducen que la coronación fue la recompensa que le otorgó el cielo, luego de sus penas y disposición en la obra de redención.

La Virgen del Apocalipsis.-- Posada sobre la esfera del mundo y pisoteando a la bestia, la Mujer-Águila del Apocalipsis despliega sus grandes alas al tiempo que resguarda al Cristo Niño entre sus brazos. También se la ve aureolada con sus doce estrellas, conforme a la descripción de la escritura de san Juan. El Padre Eterno toca con su cetro la mano del

Niño, quien se esfuerza por alcanzarlo. En un primer plano, san Miguel Arcángel está a punto de descargar la fuerza de su espada flamígera sobre el monstruo maligno. Dos querubines asustados contemplan el aniquilamiento de este engendro.

El retrato de la "segunda Eva", vencedora del mal, está tomado del Apocalipsis de san Juan (12,1-9)

Show lessRead more
  • Title: Escenas de la Vida de la Virgen
  • Creator: José de Ibarra

Recommended

Home
Explore
Nearby
Profile