Cargando

Retrato de Irene Jiménez

José Jiménez Aranda1889/1889

Museo de Bellas Artes de Sevilla

Museo de Bellas Artes de Sevilla

La hija del pintor José Jiménez Aranda fue retratada en este lienzo por su padre en París, en 1889.

En este retrato la niña aparece con la mirada perdida, y muy seria, como cansada de la aburrida tarea de posar para el pintor. Es esta naturalidad -junto la pincelada suelta y el colorido contrastado de la indumentaria de la niña sobre el fondo indefinido- precisamente lo que le da la fuerza a este retrato. Este retrato de aires velazqueños, y que obtuvo dos medallas de oro internacionales (en París, en 1889, y en Berlín, en 1893) fue donado por la propia retratada, junto con un autorretrato de su padre y el retrato de su madre. Aunque no fue la única hija del pintor, al ser la primogénita hereda del artista tres lienzos fundamentales en su producción retratística.

Curioso es el testimonio recogido el 21 de abril de 1953, por Bernardino de Pantorba, sobrino de Irene Jiménez y nieto del pintor, que describe así en un artículo de ABC, el generoso legado de las tres obras que hizo a su muerte:

"Dentro de breves días contará nuestro Museo Provincial de Bellas Artes con tres cuadros admirables que incorporan a su catálogo el nombre, hasta ahora ausente de él, de uno de los pintores sevillanos más insignes y el más representativo de su época: don José Jiménez Aranda. La firma de Jiménez Aranda, en efecto, no figuraba en nuestro Museo pese a las diligencias que, por conseguir algunas de sus obras, se habían llevado a cabo en diferentes ocasiones; hoy ha quedado ya subsanada esta falta gracias al generoso amor a Sevilla que ha dado una de las hijas del maestro legándonos los tres citados cuadros".

Mostrar menosMás información

Detalles

Recomendados

Página principal
Explorar
Cercano
Perfil