Cargando

Sarcófago Paleocristiano

330-337 A.D.

Museo de Jaén

Museo de Jaén

CE/DA01680. Sarcófago perteneciente al taller “del Dogmático”, llamado así porque sus escenas hacen referencia a los dogmas del Concilio de Nicea (325). El sarcófago de Martos está compuesto de caja y tapa y sólo está esculpido uno de sus frentes.
La tapa, de la que sólo se conserva un tercio de su altura, presenta una escena central o cartela sostenida por dos genios alados, y dos escenas laterales pertenecientes al Antiguo Testamento: a la derecha la “escena de Jonás”, a la izquierda la “escena de los hebreos en el Horno de Babilonia” (Recio 1969; Sotomayor 1975). Su mal estado de conservación hace muy difícil su lectura.
El frontal de la caja del sarcófago está dividido en siete espacios separados por columnas que presentan siete escenas que relatan diferentes historias del Nuevo Testamento. Hay que destacar la presencia de elementos paganos en las enjutas de los extremos de la caja: el tritón timonel, dios mensajero de las profundidades marinas, que hace sonar una
caracola para calmar o elevar las olas del mar. Este personaje, en las primeras descripciones realizadas, fue identificado como un ángel. Tritón aparece en varios sarcófagos de la Bética, pero también fuera de ella: un sarcófago de Leiden (Holanda), tres sarcófagos columnados de Arlés (Francia), uno de Nimes (Francia) y otro de Ginebra (Suiza) son ejemplos de ello (García 2012). En el resto de las enjutas se representan coronas de laurel, elemento que ya figuraba en la decoración de los sepulcros antes del
cristianismo, y que en su origen, como destaca J.M. Sotomayor (1973), tenía un sentido de divinización del difunto; con el cristianismo empezó a significar la corona de la victoria.
Seis de las escenas representadas se corresponden con otros tantos milagros de Jesús recogidos en el Nuevo Testamento; en la séptima escena aparece la negación de San Pedro. Los milagros, de izquierda a derecha son:

· La resurrección del hijo de la viuda de Naim
· La curación del ciego
· La curación de la mujer con hemorroisa
· Negación de San Pedro o escena del gallo
· Milagro de la curación del paralítico
· La multiplicación de los panes y los peces
· Milagro de las bodas de Canaán de Galilea

En ellas aparece Jesús imberbe, con el cabello rizado, lo que representa un momento de transición entre el peinado de tipo estación y el de tipo paje, en el que los rizos comienzan a aparecer en desorden. En todas comlas escenas Jesús está siempre acompañado de un
apóstol (Sotomayor 1975).
Fue descubierto en 1896, al excavarse un aljibe en el patio de una almazara situada en la población de Martos. La dueña de la propiedad, a quien se debe la conservación de la pieza, era doña Josefa Castilla Escobedo, aunque en la bibliografía sólo se cita a Francisco Muñoz Valenzuela, su marido. Cerca del sepulcro, según la descripción del momento, se encontraron “algunos restos arquitectónicos de escasa importancia” y un ara con una inscripción dedicada “a Junió de 23 años de edad y una lápida incompleta con inscripción latina”. Un informe de 1923 señalaba que dentro del sarcófago se encontró el esqueleto de un individuo que “debió ser de elevada estatura y varios tarros de cerámica de unos quince centímetros de diámetro, en su base, por 10 de altura, con cuello estrecho y bordes en su boca del cual se acompaña dibujo”.

Mostrar menosMás información

Detalles

  • Título: Sarcófago Paleocristiano
  • Fecha de creación: 330-337 A.D.
  • Lugar: El Llanete, Molino del Rey, Martos (Jaén)
  • Dimensiones físicas: Caja: Altura=0.61 m; Longitud 2,14 m; Anchura=0,66 m Tapa: Altura=0,1 m; Longitud 2,14 m; Anchura=0,66 m
  • Técnica artística: Mármol blanco de grano fino con vetas azulada. J.M. Sotomayor (1973) plantea que este mármol proceda del Proconeso (isla de Mármara, Turquía).

Recomendados

Página principal
Explorar
Cercano
Perfil