Loading

Este es uno más de los cuadros que obedecen a la cotidianidad de Frida: ella tomó un pollito recién nacido bajo su protección, debido a que murió la gallina que lo procreó. Diego se lo había entregado en una pequeña caja de cartón como un regalo y, al mismo tiempo, como una distracción. Frida lo mantenía cerca de su cama sobre una mesa, debajo de una lámpara, con la idea de que el calor de ésta podría ayudarle a vivir. Sin embargo, pocos días después, el polluelo murió. Este hecho impactó a Frida, quien comentó a una de sus amigas que no era capaz de mantener con vida ni a un pollito.
En el cuadro se observa al animal, aún vivo, en un nido cuyo centro lo ocupa un florero, cuyas flores van marchitándose; las orugas, las arañas y la mantis religiosa contribuyen a ello. Este es uno más de los cuadros en donde la dualidad vida-muerte se hace presente.

Details

Get the app

Explore museums and play with Art Transfer, Pocket Galleries, Art Selfie, and more

Recommended

Google apps