Old City of Salamanca

Con la Plaza Mayor, la Clerecía (seminario jesuita), el Colegio de Calatrava, el Colegio de San Ambrosio y las iglesias de San Sebastián y Santa Cruz de Cañizares, la Nueva Catedral y San Esteban, Salamanca es uno de los centros fundamentales de una dinastía de arquitectos, decoradores y escultores catalanes: los Churriguera. El estilo churrigueresco también ejerció una considerable influencia durante el siglo XVIII en los países latinoamericanos.

Aunque fue fundada después de las de Bolonia, París y Oxford, la Universidad de Salamanca ya se había establecido en 1250 como una de las mejores de Europa. Conserva una admirable herencia arquitectónica que ilustra las diversas funciones de las instituciones universitarias en el mundo cristiano.

Todavía siguen en pie numerosos elementos que dan testimonio de los 2.000 años de historia de la antigua Salamanca, como el puente romano que cruza el río Tormes al sudoeste de la ciudad. Sus monumentos tienen un valor ejemplar: la antigua catedral y San Marcos (siglo XII), los palacios de Salina y Monterrey (siglo XVI), y sobre todo, la Plaza Mayor, la más suntuosa de las plazas barrocas de toda España, fundada en 1729.

Sin embargo, la ciudad debe sus características más destacadas a la Universidad. El notable grupo de edificios de estilo gótico, renacentista y barroco que fueron creciendo del siglo XV al XVIII alrededor de una institución que se proclamó a sí misma «madre de las virtudes, las ciencias y las artes», hacen de Salamanca, como Oxford y Cambridge, un ejemplo excepcional de una antigua ciudad universitaria en el mundo cristiano. La escuela catedralicia de Salamanca se remonta a finales del siglo XII. Se transformó en un estudio general a principios del siglo XIII y obtuvo su primer fuero real de Fernando III en abril de 1243. Con Bolonia como modelo, la Universidad se organizó como una asociación de alumnos (universitas studentium). Durante esta primera fase y hasta el siglo XV, las clases se celebraban, al igual que en todas partes, en los edificios de la iglesia o en salas alquiladas por la Universidad. Las ceremonias de graduación se celebraban en una capilla de la antigua catedral, una tradición que se mantuvo hasta 1843. El edificio más antiguo de la universidad de Salamanca, ahora el Rectorado, es el viejo Hospital del Estudio, construido en 1413. Su fachada da al Patio de Escuelas.

Los edificios que sirven de sede a la propia Universidad, las Escuelas Mayores, están agrupados en torno a un patio central y se construyeron entre 1415 y 1433. En el siglo XVI se añadió un toque final: una fachada esculpida con tres escudos, que fue posible gracias a un regalo de los Reyes Católicos. En 1533 comenzó la construcción del elemento final del plan arquitectónico. Se trata de un edificio situado en el lado sudoeste del Patio de Escuelas, centrado en un patio en el que se encontraban las Escuelas Menores, donde se impartían los cursos preparatorios para el programa universitario. El nuevo edificio se diseñó en relación al Hospital del Estudio, cuya fachada fue remodelada. Salamanca es uno de los más antiguos ejemplos de instalaciones universitarias concebidas como algo más que un lugar para la enseñanza. Sin embargo, en la ciudad también existían numerosos colegios, que solían ser instituciones benéficas estrechamente vinculadas a la Universidad. La primera fundación, el Colegio de San Bartolomé (1413), estaba inspirado por el Colegio de San Clemente de Bolonia. Sirvió como modelo para todos los demás, con instalaciones de alojamiento y capilla. El edificio, que debe su aspecto actual a una reconstrucción durante el siglo XVIII, ahora es la sede de la Facultad de Letras.

El ejemplo más bello de los colegios renacentistas de Salamanca es el Colegio de los Irlandeses construido en 1527-78 para alojar a alumnos de dicha nacionalidad. Otros edificios antiguos son el Colegio de Huérfanos, el Colegio de San Pelayo, el Colegio de Santa Catalina y el Colegio de San Ildefonso. Los soberbios colegios barrocos del siglo XVIII son el Colegio de la Orden Militar de Calatrava, el Colegio de San Ambrosio y el Colegio de la Universidad Pontificia, con su maravilloso patio, el Salón de Actos y su escalera monumental. El Colegio de Anaya, más austero, fue uno de los últimos monumentos de esta institución construido con un estilo heredado de la Edad Media, así como el Colegio de Santa María de Los Ángeles, fundado en 1780. Este último incorpora la fachada del gótico tardío del anterior Colegio de San Millán.

Copyright © UNESCO World Heritage Centre 1992-2012. All rights reserved.
Mostrar menosMás información

Descubre este lugar

12 elementos
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil