Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo: arquitectura funcionalista

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo

Conoce más sobre la construcción de este inmueble, comisionado por Rivera al arquitecto Juan O'Gorman. 

La arquitectura de Juan O'Gorman
El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo se compone de tres casas-estudio, un laboratorio fotográfico y una cochera. La primera casa fue construida por Juan O´Gorman entre 1929 y 1931. Su obra es un parteaguas para la arquitectura mexicana del siglo XX. Estas moradas son un ejemplo del funcionalismo de Le Corbusier, en el que quedó plasmada la máxima “el mínimo de gastos por el mínimo de esfuerzos” síntesis de su producción ya clásica.

Los edificios incorporan elementos funcionalistas que adaptaron en varios casos al paisaje mexicano. Tal es el caso de los pilotis, esbeltas columnas que sostienen la estructura del primer nivel; el uso de concreto y casetones de barro cocido, instalaciones eléctricas y drenajes expuestos, plantas libres a manera de vestíbulos y la escalera helicoidal, elemento central que destaca de todo el conjunto.

Una constante dentro de este espacio es la barda perimetral orgánica de cactus, que permite integrar visualmente el conjunto; tanto a su interior, como hacia el exterior. Es una parte fundamental que habla sobre la importancia que O'Gorman daba a la arquitectura del paisaje.

Afín a su pensamiento político y social, así como a la estética funcionalista, Diego Rivera lo comisionó para que edificara su casa y estudio, misma que concluyó en 1932. Así mismo, proyectó un pequeño taller fotográfico.

Siguiendo la línea estilística propuesta desde la construcción de la primera casa-estudio, las plantas bajas quedan completamente libres y el resto de los pisos son sostenidos por pilotis. Este predio comprende un acceso por la calle de Diego Rivera (entonces Palma) y sobre Altavista, así como la cerca de cactáceas para delimitar el terreno.

El edificio que contiene el estudio pone de manifiesto la influencia de Le Corbusier dado su similitud con la casa-estudio del pintor Amedeé Ozenfant, construida en París en 1922. Ambas estructuras ostentan un techo en forma de dientes de sierra y una escalera exterior espiral con pasamanos de concreto. En su interior, el espacio de trabajo –el estudio del pintor- se presenta como el estelar por sus dimensiones y doble altura.

La casa habitación, hoy conocida como casa Frida, albergaba la parte destinada a vivienda; con baño, cocina, salón comedor, dormitorio y un estudio en el segundo piso para Frida Kahlo, las proporciones de los espacios son de menor escala ya que el funcionalismo predicaba la vivienda mínima.

En las azoteas de las dos construcciones se encuentran terrazas que fungen como miradores y que a su vez, conectan ambos espacios por medio de un puente. Desde aquí podía vislumbrarse el pueblo de San Ángel con sus construcciones virreinales y neo coloniales, entorno en el que las casas desentonaban completamente anunciando una versión de la modernidad edilicia.

Diego Rivera y Frida Kahlo regresaron de su estadía en Estados Unidos en 1934 y habitaron las casas como pareja por poco tiempo, ya que Frida se separó del pintor y se mudó a la Casa Azul en Coyoacán, lugar donde había transcurrido su infancia y juventud. Aun cuando se reconciliaron posteriormente, mantuvieron residencias separadas.

Rivera murió en estas casas en 1957 y fue velado en su estudio antes de ser transportado a Bellas Artes para su funeral.

Historia reciente
En 1986 el inmueble fue destinado al Instituto Nacional de Bellas Artes y se inauguró el Museo Casa Estudio Diego Rivera en el estudio del pintor, destinándose la casa Frida para el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (CENIDIAP).

Todo el conjunto había sufrido bastantes alteraciones con el paso del tiempo y en 1997 se decidió restaurar a su estado original de 1932, incorporando al proyecto museístico la casa Frida, por lo que el nombre cambió a Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

Una segunda etapa de transformación aconteció al adquirir en el año 2012 el predio vecino, la casa O´Gorman de 1929.

Ésta se anexó al conjunto del museo tras una exhaustiva restauración donde se recuperaron elementos originales de la casa, como el trazo o sinopia del mural Entre la filosofía y la ciencia hay bastante diferencia, pintado por el mismo Juan O´Gorman que se ubica en lo que fuera el salón comedor, así como la reconstrucción de la escalera helicoidal.

De esta forma quedó compuesto a su estado íntegro original, el proyecto funcionalista de casas-estudio de Juan O'Gorman, permitiendo a los visitantes conocer el simbólico espacio que conjuga tres personalidades de la historia de México.

El estudio de Diego Rivera 
La presencia de Diego Rivera en este espacio permite entrever la pasión que sentía por el coleccionismo y la pintura. Rivera hizo de éste, su hogar; rodeado de cartonería popular que convive armónicamente con sus lienzos, papeles, pigmentos, restirador y pinceles, permitiéndonos conocer la intimidad de este importante artista.

Interminables horas de trabajo se sumaron a los mitos y a la polémica que acompañaron la fecunda producción artística de Rivera, teniendo siempre como testigos a sus judas, los juguetes populares y su colección de piezas prehispánicas. En su estudio, se acompañó de las musas que sirvieron de inspiración para la ejecución de sus múltiples retratos, al tiempo que trabajaba en la ejecución de sus proyectos murales. El gusto por el arte se traduce en su obra y entorno. Atesoró, dibujó, escribió y pintó la vida misma. Su mirada cotidiana enaltece los valores de la tierra mexicana.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil