2016

Funeralia. Los objetos de la muerte.

Museo del Objeto del Objeto

Colección del Museo del Objeto del Objeto

Funeralia
El término funeralia es usado desde el siglo XIX, para designar las convenciones, códigos y protocolos que rigen los rituales funerarios. Los objetos usados y producidos para estos rituales revelan los valores y formas de entender el mundo  de las distintas culturas a las que pertenecen.

En el México actual, la muerte ocupa un lugar trascendente; nuestra relación es cercana y cotidiana, en México la muerte es un familiar más que se sienta a la mesa.

Esta visión amalgama la cosmogonía prehispánica y la tradición española, creando uno de los sincretismos culturales más singulares, en torno a la mortalidad humana.

La calavera
En el entorno prehispánico, la calavera es relacionada con la fecundidad y el renacimiento.  

Durante la Colonia, la calavera se convierte en un recordatorio de la preparación espiritual para tener una buena muerte.

La esquela
Las esquela se populariza en el siglo XIX y  existieron varios tipos: las esquelas de aviso, las de convite o invitación y las condolencias.  

Las esquelas ostentan un lenguaje particular, recordando la vida del difunto y sus virtudes.

En ellas se incluían versos emotivos o célebres, la imagen del difunto y casi siempre se decoraban con diseños que aludían la ocasión: el color negro o el color morado, las cruces del camposanto, sepulcros, calaveras y esqueletos.

Recordar es vivir
Las piezas conmemorativas glorifican a héroes, mártires, inocentes, divos, villanos y simples mortales. 

La efigie o imagen puede ser motivo de culto por sus proezas nacionales, logros deportivos, movimientos populares, ídolos o hazañas políticas,

...aún con mayor intensidad si se trata de un individuo que vio truncada su vida de manera trágica defendiendo un ideal.

A través de distintos objetos, se busca que perdure la memoria de aquel que ya no está.

La muerte cotidiana
Octavio Paz afirmó que el tiempo moderno está caracterizado por una negación de la muerte. En la actualidad se despliegan una gran cantidad de medios que ayudan a retrasarla: la medicina, el deporte, la nutrición, el culto a la belleza y la juventud. 

Con frecuencia evitamos mirarla de frente o entrar en contacto directo con ella.

Es interesante reconocer que la muerte tiene una presencia constante en la vida diaria en México, la interacción con lo macabro forma parte de nuestra cotidianidad y de nuestra Identidad Nacional.

Todos seremos calaveras
Los objetos aquí mostrados nos hacen reflexionar sobre nuestra propia mortalidad  y nuestra forma de entender el Mundo. Nos recuerdan que,  en palabras de G.B. Shaw, "aprendiendo a morir, se vive mejor."            
Créditos: Historia

Equipo del MODO
Antonio Soto, Arely Chong, Azael Lara, Carlos González, Edmundo Vargas, Javier Ávalos, Jonathan Torres, Mariana Huerta de la Sota, Mariana Pérez, Martín Cruz, Natalia Cheng, Paulina Newman, Piedad Romero, Rosario Luna, Zereh Gutiérrez.

Adaptado por Antonio Soto de la exposición "El modo de vivir la muerte" curada por Aurora Avilés y Víctor Rodríguez presentada en el MODO en 2012.

Museo del Objeto del Objeto © 2016.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil