La práctica docente de Frida Kahlo 

Archivo General de la Nación - México

El Archivo General de la Nación comparte la faceta de la artista educando a una generación de artistas, a través de los documentos que resguarda. 

La emblemática obra pictórica de Frida Kahlo es uno de sus legados al arte mexicano del siglo XX. Asimismo, su incursión dentro de la docencia puede ser considerada como otra de sus aportaciones a México, al contribuir a la formación de futuros pintores.

En 1929, recibe su nombramiento como profesora de las materias de adiestramiento en la sección de dibujo y trabajos manuales, por parte del departamento de Bellas Artes, dependiente de la Secretaría de Educación Pública. Tenía 22 años de edad.

Al contraer nupcias con Diego Rivera se traslada a Cuernavaca, donde el pintor realiza los frescos del Palacio de Cortés. Por esta razón, la Secretaría de Educación Pública emite su cese a los seis meses, como profesora, “por no haber reanudado sus labores”.

A partir de 1930 y hasta 1934, se dedica a realizar sus tareas como pintora y viaja con Diego Rivera por diversas ciudades de Estados Unidos, quien cumple sus compromisos internacionales.

En 1943 obtiene su nombramiento como profesora de enseñanzas de artes plásticas nivel “C”, en la Escuela de Artes Plásticas, con 12 horas semanales.

En la parte posterior del documento resalta la firma: “Frida Kahlo de Rivera”.

Al verse mermada su salud, a partir de 1944, Frida Kahlo reduce sus horarios de enseñanza y propone a sus alumnos continuar con las clases en su domicilio, hoy conocido como la Casa Azul, Museo Frida Kahlo. Propicia el crecimiento profesional de sus discípulos con exposiciones, obras por encargo y cursos.

En 1946 la Presidencia de la República y la Secretaría de Educación Pública, le otorgan mención honorífica en el Premio Nacional de Ciencias y Artes, por su obra Moisés. La fotografía registra ese momento, acompañada de José Clemente Orozco y Manuel Sandoval Vallarta.

En 1950 ingresa al Hospital Inglés donde le realizan diversas cirugías de la columna vertebral. Un año después abandona el nosocomio en silla de ruedas, donde permanecerá postrada los siguientes años.

Frida Kahlo muere el 13 de julio de 1954 y la Secretaría de Educación Pública emite un documento indicando su baja y girando órdenes para que se haga efectivo el pago de sueldos a su viudo, Diego Rivera.

El documento suscribe que dos profesores del Instituto Nacional de Bellas Artes conocen a Diego Rivera, como esposo de Frida Kahlo, con objeto de recibir el pago de sus sueldos y pagas de defunción.

La historiadora de arte Raquel Tibol, en el libro Frida Kahlo. Una vida abierta, recuerda que los alumnos de Frida Kahlo obtuvieron una educación diferente a la del resto de los estudiantes: “A quienes les tocó la suerte de tener como maestra a Frida Kahlo, recibieron mucho más que una orientación didáctica. Se les brindó una manera de vivir, de ser y de pensar, muy diferente a la habitual, así como preocupaciones de orden nacional y social, una visión solidaria del pueblo mexicano y, además, un delicioso sentido del humor, populachero y refinado a la vez”.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil