Descubra la vestimenta tradicional de gauchos argentinos en la pintura en la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat

Introducción
El gaucho: trabajador del campo, guardián de ganados de inmensas superficies de prados de la pampa argentina. Alrededor de él se ha desarrollado toda una cultura, con tradiciones, ritos y trajes propios que continúan vigentes hasta el día de hoy, inspirando a muchos pintores, no sólo argentinos.
Prilidiano Pueyrredón (Buenos Aires, 1823-1870)
Pintor y arquitecto, Prilidiano Pueyrredón realizó sus primeros estudios en Buenos Aires. En 1835, toda la familia se trasladó a Europa; Prilidiano tenía entonces 12 años. Vivió en diferentes ciudades de Europa y Sudamérica, regresó definitivamente a Buenos Aires en 1854. Pueyrredón comenzó entonces a pintar de manera intensa, en particular retratos. También pintó algunos cuadros de desnudo femenino, motivo casi impensable en la época, de los cuales se conservan dos. Pueyrredón tiene un papel de auténtica importancia por su labor arquitectónica y urbanística.

Apartando en el corral muestra la actividad de separar ganado vacuno de un corral a otro, seguramente, con el objetivo de faenarlos. Los jinetes del último plano arrean el ganado mientras el dueño de la hacienda, vestido de levita junto al capataz, observa la escena cerca de la abertura del corral.

Sombrero, camisa, calzoncillo cribado y chiripá...

En Los capataces la parte central son dos hombres que aparecen en primer plano frente a un horizonte bajo, de llanura, sobre el que se ven los peones que participan en el rodeo. Los personajes centrales usan atributos típicos y visten ropas de calidad...

con largo chiripá, calzoncillo...

un rebenque, estribos, botas y espuelas....

rastra y facón.

Pañuelo y sombrero...

Saco y pañuelo...

y una soga.

Antonio Gazzano (Buenos Aires,1845)
Nació en Buenos Aires en 1845 y murió en la misma ciudad en fecha de la que no se poseen registros. Hijo de Juan Gazzano propietario de un hotel en Luján, provincia de Buenos Aires, fue pintor y dibujante. Sin datos sobre su formación en la Argentina, se sabe que fue pensionado por el gobierno para estudiar en Europa. Por su ascendencia, eligió para estudiar Florencia, en Italia. En 1866 ya se encontraba nuevamente en el país, donde se dedicó a la docencia como profesor de dibujo y pintura en los cursos de la Universidad de Buenos Aires y en su taller particular.

El tambo de Quirno es una típica pintura de tema rural del siglo XIX. El óleo nos muestra en primer plano un grupo de animales —unas vacas pastando— y un paisano con su caballo tomando un descanso.

En su atuendo, podemos reconocer elementos típicos de ropa gaucha.

Johan Moritz Rugendas (Augsburg, 1802 - Weilheim, 1858)
Nació en Augsburgo, Alemania, en 1802. Se inició en el dibujo de la mano de su padre Johann Lorenz Rugendas, continuando con Albrecht Adam, pintor de temas bélicos. En 1817 ingresó en la Academia de Arte de Munich, donde se interesó por el estudio de la naturaleza y pintó las montañas de Baviera. Rugendas estuvo dos veces en la Argentina, en el verano de 1838, en las provincias de Mendoza y San Luis, y en 1845, de marzo a junio en Buenos Aires. Su producción está comprometida con el romanticismo de su época en lo que respecta a la representación de la naturaleza, tipos humanos y costumbres del Nuevo Mundo.

Aunque el título de la obra derive la atención hacia el avestruz, el protagonismo lo tiene el gaucho federal.

El paisano está ataviado con un chiripá rojo con una guarda sutil, una faja que sostiene su facón...

chaqueta al tono, y sombrero de copa alta rodeado de la divisa federal que también luce el caballo en su frente y en las crines de su cola.

Por detrás lo sigue otro gaucho emponchado.

Fernando Fader (Burdeos, 1882 - Córdoba, Argentina 1935)
Fernando Fader nació en Burdeos, Francia, en 1882. Dos años después, su familia se mudó a Mendoza. El artista estudió dibujo y pintura en el Real Instituto de Artes y Ciencias de Munich. Volvió a Mendoza en 1904. Con 22 años, instaló su taller en la casa paterna y abrió una academia de pintura donde enseñaba según el método aprendido en Munich, trabajando con modelo vivo y no copiando yesos y grabados. Su pintura se define por una preocupación en captar la luz, abrevando en las fuentes del naturalismo y del impresionismo; su temática preferida fue el paisaje y los personajes de las sierras cordobesas.

La muchacha está siendo cortejada por un paisano en una plantación de duraznos en flor. Ella viste un sencillo vestido largo...

mientras que la figura del paisano se destaca por su poncho azul.

En los pies lleva alpargatas y espuelas.

El rasgo más importante de un gaucho fue su condición de hábil jinete. Se decía que, sin caballo, el gaucho era tan sólo medio hombre.
Los gauchos eran elogiados - además de la pintura - en leyendas, folclore y literatura y se convirtieron en uno de los símbolos nacionales de Argentina.

Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat
Créditos: Historia

Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil