1950 - 1958

La nueva cara del béisbol

National Baseball Hall of Fame and Museum

Las fotografías de béisbol norteamericano de Osvaldo Salas
National Baseball Hall of Fame and Museum / 2014

Osvaldo Salas (1914-1992)

El renombrado fotoperiodista Osvaldo Salas capturó los nuevos rostros del béisbol de las ligas mayores en la década que siguió a la integración. Sus fotografías celebran el influjo en el juego de los jugadores latinos y afro-americanos, después de que Jackie Robinson rompiera la barrera de color en 1947. Como fotógrafo de influyentes diarios y revistas en español de Nueva York, Cuba, y otros países latinoamericanos, Salas respondió las exigencias del público latino de la época de ver a las nuevas estrellas de las grandes ligas. Los retratos de Salas muestran a jugadores pioneros de los años '50 y sus equipos, en los tres estadios de grandes ligas que había en Nueva York.

Los retratos de jugadores de béisbol de Salas comienzan en los primeros años de su larga carrera como fotógrafo. Luego de abrir su primer estudio profesional en Manhattan en 1950, se sumó al equipo de fotografía del líder revolucionario cubano Fidel Castro al final de la década. Salas inició su carrera como fotógrafo periodístico y publicitario en Nueva York, capturando con su cámara a notables íconos de la posguerra. Fotografió a famosos boxeadores, actores, artistas, y músicos. El éxito de sus primeros trabajos le valieron pases de prensa a estadios de béisbol, donde tomó retratos informales de los jugadores en el banco, al lado de la jaula de bateo, y en el vestuario

El fotógrafo Osvaldo Salas sentado en el banco con el manager de los New York Yankees Casey Stengel, en 1958.

Minnie Miñoso

Conocido como “el Jackie Robinson latino”, Minnie Miñoso fue el primer afro-latino en las grandes ligas, y el primer jugador negro en vestir el uniforme de los White Sox de Chicago. El “Cometa cubano” tuvo un primer año espectacular con los White Sox en 1951, con un promedio de bateo de .324, liderando la liga con 14 triples, y robando 31 bases. Su gran éxito lo catapultó al estrellato en todo el Caribe, e inspiró a otros jugadores afro-latinos ansiosos por oportunidades en los Estados Unidos.

Minnie Miñoso

Ernie Banks

El miembro del Salón de la Fama Ernie Banks se sumó a los Chicago Cubs en 1953 como el primer jugador negro del club, en el que permaneció durante 19 temporadas. Banks, uno entre un puñado de jugadores que fueron directamente de las ligas negras a las mayores, era un temido bateador con excelente juego defensivo, hábil con el bate y el guante por igual.

Ernie Banks

Honrando a Valmy Thomas

Para expresar su orgullo por el cácher de los Giants de Nueva York Valmy Thomas, el primer ciudadano de las Islas Vírgenes en jugar en las ligas mayores, el Congreso de las Islas aprobó una resolución declarando el 12 de mayo de 1957 como el Día de Valmy Thomas. El día anterior, Thomas había logrado un jonrón sobre el final de la 15ª entrada, que les otorgó un triunfo por 6-5 sobre los Dodgers, dándole a la delegación la oportunidad perfecta para honrar a Thomas.

Honrando a Valmy Thomas

Carlos Paula

Nacido en La Habana, Carlos Paula fue el primer jugador negro de los Senators de Washington. Conocidos por reclutar activamente jugadores cubanos, los Senators sin embargo fueron lentos en sumar jugadores afro-latinos a su plantel. Paula debutó en septiembre de 1954, convirtiendo a los Senators en el doceavo de dieciséis equipos de ligas mayores en integrar a sus jugadores.

Carlos Paula

Willie Mays

La estrella de los Giants de Nueva York Willie Mays fue sobresaliente en todos los aspectos del juego. Podía batear por promedio y con fuerza, moverse por el campo con gracia, lanzar con precisión, y correr las bases, todo con una exuberancia contagiosa. Con su electrizante presencia, llevó a los Giants de 1954 al Campeonato Mundial, logrando más de 41 jonrones, 110 corridas, y bateando un promedio de .345. Su impresionante atrapada sobre el hombro durante la Serie Mundial coronó un año en el que fue seleccionado Jugador Más Valioso de la Liga Nacional y “Atleta Masculino del Año” por Associated Press.

Willie Mays

La Década cubana

Osvaldo Salas fotografió la época más significativa de los beisbolistas cubanos en las ligas mayores. De los más de 100 latinoamericanos extranjeros que jugaron al béisbol en las grandes ligas entre 1947 y el fin del béisbol profesional en Cuba en 1961, más de la mitad habían nacido en Cuba. Más de cincuenta años después, continúa siendo el mejor período de oportunidades para jugadores cubanos en Estados Unidos. Casi un tercio de todos los beisbolistas nacidos en Cuba en toda la historia de las grandes ligas, debutó durante los primeros quince años del béisbol integrado racialmente.

Antes de 1961, Estados Unidos y Cuba compartieron una larga historia de béisbol. Jugadores norteamericanos viajaban a la isla para jugar partidos de exhibición, participar en entrenamientos de primavera, y sumarse a equipos cubanos durante los meses de invierno. Los jugadores cubanos eran reclutados por los equipos de las ligas negras, y formaban el grupo más grande de jugadores latinoamericanos en sumarse a los planteles de las ligas mayores antes de la integración. En los años '50, el goteo intermitente de jugadores cubanos a los Estados Unidos se volvió un flujo constante. Las nuevas estrellas cubanas eran la delicia de los fans en los estadios de Nueva York en el verano, y en La Habana en invierno.

La revolución que llevó a Salas a volver a su hogar alteró tanto el béisbol cubano como la relación con los Estados Unidos. Castro prohibió todos los deportes profesionales en la isla, y las relaciones cada vez más hostiles con Estados Unidos marcaron el fin de Cuba como fuente principal de jugadores latinoamericanos para las grandes ligas.

Senadores cubanos

Los Senators de Washington reclutaron más jugadores cubanos que cualquier otro equipo de las ligas mayores. Trabajaron con Joe Cambria, uno de los cazatalentos más prolíficos del béisbol, quien consiguió contratos profesionales para más de 400 jugadores cubanos entre 1932 y 1962. Necesitados de efectivo, los Senators buscaban nuevos talentos baratos en Cuba. Cambria y su grupo de “sabuesos” cazatalentos en Cuba fueron el conducto principal de jugadores cubanos a Estados Unidos durante la integración. Este retrato de 1955 muestra a cinco jugadores cubanos de los Senators: Carlos Paula, Pedro Ramos, José Valdivielso, Camilo Pascual, y Juan Delis.

Senadores cubanos

Luis Aparicio

Hijo de un campocorto estrella del béisbol venezolano, Luis Aparicio definió el estándar para los campocortos en Estados Unidos entre 1956 y 1973. Fue el primer latinoamericano que ganó el Premio a Mejor Novato en 1956, y llegó a recolectar nueve Guantes de Oro antes de convertirse en el primer venezolano admitido en el Salón de la Fama en 1984.

Luis Aparicio

Chico Carrasquel

Como muchos otros jugadores latinos, Chico Carrasquel volvía todos los años a su país de origen para jugar juegos de invierno en las ligas profesionales del Caribe, participando en hasta 300 partidos en un año. El compromiso de este hábil campocorto por jugar para sus fans venezolanos lo convirtió en uno de los atletas más populares de su país.

Chico Carrasquel

Lectura El Diario

Salas tomó fotografías para numerosos diarios en español, incluido El Diario de Nueva York, que en esta imagen está siendo leído por tres jugadores de los Senators: Sandy Consuegra, Roberto Ortiz, y Connie Marrero. Los trabajos de Salas se publicaban en otros notables periódicos, como Bohemia, una revista quincenal de interés general publicada en La Habana con la mayor tirada de todos los periódicos latinoamericanos, y el diario cubano Alerta.

Lectura El Diario

Joe DiMaggio

Ted Williams describió a Joe DiMaggio como “sencillamente, el más grande jugador que haya visto jamás, y el que tenía más gracia". La consistencia y el calibre del juego de DiMaggio inspiraba a su equipo de Nueva York a ganar una y otra vez. DiMaggio se retiró en 1951 luego de ayudar a los Yankees a capturar diez trofeos de la Liga Americana y nueve coronas de la Serie Mundial.

Joe DiMaggio

La Integración del Béisbol

Salas enfocó su cámara hacia los nuevos beisbolistas que entraron en las ligas mayores a raíz del histórico debut de Jackie Robinson. Para finales de los años '50, los jugadores de color y de diferentes nacionalidades y culturas ya tenían un pie firme en las ligas mayores. Más de 100 beisbolistas negros de Estados Unidos y el Caribe jugaron en equipos de ligas mayores hacia el final de la década. Estos pioneros cambiaron la modalidad del juego, combinando velocidad con fuerza y juego con estilo. Reclamaron su lugar junto a los más grandes beisbolistas. Hoy, el béisbol profesional es diverso e internacional porque estos jugadores pioneros redefinieron el béisbol y la sociedad norteamericana con habilidad y coraje.

Jackie Robinson

Jackie Robinson siempre será celebrado como el primer jugador en cruzar la frontera de color en la era moderna, permitiendo que otros lo sigan. La maestría de Robinson en el diamante de las ligas mayores desacreditó para siempre las típicas justificaciones para la segregación. Branch Rickey, el ejecutivo de Brooklyn que ofreció el contrato de Robinson, escribió: “Creo que el público norteamericano está menos preocupado por la pigmentación de un primera base que por la fuerza de su bateo, la destreza de sus deslizamientos, la gracia con la que se mueve en el campo, o la velocidad de sus piernas.”

Jackie Robinson

Jarras de Piratas

Cholly Naranjo, uno de los muchos adolescentes cubanos reclutados por el cazatalentos de los Senators Joe Cambria, se sumó al establo de jóvenes talentos baratos del equipo de Washington en 1952, firmando un contrato sin beneficios a los 17 años. Naranjo tuvo 17 apariciones en las grandes ligas en 1956, su única temporada en las ligas mayores, sumándose al abridor Bob Friend (izquierda) como lanzador para los Pirates.

Jarras de Piratas

Monte Irvin

Estrella de la liga nacional y la liga nacional negra, y miembro del Salón de la Fama, Monte Irvin atravesó las eras previas y posteriores a la integración. Debutando como adolescente con los Eagles de Newark en 1938, jugó nueve temporadas en la liga nacional negra. En 1949, Irvin y Ford Smith se convirtieron en los primeros beisbolistas negros en firmar un contrato con los Giants de Nueva York.

Monte Irvin

El Barrio Latino

Los jugadores latinoamericanos se unieron a menudo, por su lenguaje en común y el hecho de compartir la experiencia de ser foráneos, creando así un “barrio latino dentro del vestuario”. El legado cultural que Salas compartía con otros cubanos le posibilitó capturar este retrato informal que muestra a jugadores cubanos de los White Sox de Chicago en 1952 juntándose en el vestuario del Yankee Stadium. Los cuatro jugadores nacidos en la isla que vemos aquí son: Héctor Rodríguez, Willy Miranda, Minnie Miñoso, y Luis Aloma.

El Barrio Latino

Roberto Clemente

Roberto Clemente, el primer jugador latinoamericano nacido en el Caribe que fue admitido en el Salón de la Fama del Béisbol, acumuló una cantidad increíble de récords a lo largo de su carrera de más de 18 años en las grandes ligas. Fue uno de los jardineros derechos más grandes de la historia, con 12 Guantes de Oro consecutivos. Su promedio de bateo fue de .317, con 240 jonrones y 3000 hits.

Roberto Clemente

Duke Snider

En los años '50, nadie logró más jonrones (326) o acumuló más carreras impulsadas (1031) que el “Duque de Flatbush” de Brooklyn, Duke Snider. El grácil jardinero central fue el bateador más peligroso en un equipo excepcionalmente poderoso. Los “Chicos del Verano” de Brooklyn ganaron seis trofeos durante los 11 años de Snider en el equipo. Retratado aquí con cuatro bates, Snider sigue siendo el único jugador que logró al menos cuatro jonrones en dos Series Mundiales distintas: 1952 y 1955.

Duke Snider

El juego panamerican

Muchos de los beisbolistas retratados por Osvaldo Salas jugaron en toda América, moviéndose de liga en liga por el Caribe, América Latina, y Norteamérica. El establecimiento de ligas profesionales en países del Caribe permitió que jugaran todo el año. La liga cubana, la liga profesional más antigua y duradera por fuera de Estados Unidos, se formó en 1878. Para 1945, había ligas de invierno en México, Puerto Rico, Venezuela, y Panamá.

Los jugadores latinoamericanos a menudo volvían a sus países de origen para jugar en las ligas de invierno. Otros eran tentados con el sur por la idea de un ingreso anual, salarios más altos, o la chance de mejorar su juego. La mayoría de estas ligas habían sido integradas mucho antes del fin del béisbol segregado en Estados Unidos.

Héctor Rodríguez

La carrera como beisbolista del cubano Héctor Rodríguez fue un ejemplo del alcance panamericano del juego en esa época. Jugó 19 temporadas en la Liga Cubana, nueve temporadas en la independiente Liga Mexicana, siete temporadas con equipos canadienses en la Liga Internacional (AAA), y varios períodos en Estados Unidos. Aquí se lo ve retratado con los White Sox de Chicago en 1952, durante su única temporada en las grandes ligas.

Héctor Rodríguez

Senadores latinos

Connie Marrero, una figura legendaria en Cuba, continúa siendo el lanzador más celebrado de la larga historia cubana de béisbol amateur. Famoso por su lanzamiento molino con patada alta y excepcional control, la estrella cubana de las bolas curvas hizo su debut en las ligas mayores en 1950 con 38 años, y jugó cinco temporadas con los Senators. En esta imagen de 1953, está parado junto al campocorto venezolano Yo-Yo Davalillo, de 25 años.

Senadores latinos

Primer All-Black Outfield

Desafiando el tácito límite a la cantidad de jugadores negros que podían estar simultáneamente en el campo, los Giants de Nueva York pusieron en el campo a la primera línea de jugadores negros en el Primer Juego de la Serie Mundial de 1951, con Hank Thompson, Monte Irvin, y Willie Mays. Gracias a su colaboración con Alex Pompex, dueño de un equipo de la Liga Nacional Negra y cazatalentos en Latinoamérica, los Giants tenían uno de los planteles más diversos en los primeros años de la integración.

Primer All-Black Outfield

Ozzie Virgil

Ozzie Virgin fue el primer beisbolista de la República Dominicana que jugó en las ligas mayores, un pionero para más de 600 jugadores dominicanos que lo siguieron. El tercera base debutó con los Giants de Nueva York en septiembre de 1956, y dos años más tarde se volvió el primer jugador negro de los Tigers de Detroit.

Ozzie Virgil

Ramón Monzant

Especialista en bolas curvas, Ramón Monzant fue uno de los lanzadores más importantes de la Liga Profesional de Béisbol de Venezuela, y jugó seis temporadas con los Giants. Subió al monte en el último partido de la liga en el Polo Grounds de Nueva York y en su primer juego nocturno en su nuevo hogar en San Francisco.

Ramón Monzant

Bienvenido al gobernador Marin

En 1957, el veloz lanzador portorriqueño Juan Pizarro (izquierda) se unió a su compatriota Félix Mantilla en el equipo de los Braves de Milwaukee a tiempo para ganar un anillo de la Serie Mundial. En esta imagen, los dos jugadores se ríen tomados de la mano con Luis Muñoz Marín, el primer gobernador electo de Puerto Rico, que los homenajeó con una visita al estadio. Muy celebrados en sus comunidades de origen, muchos jugadores latinos de las ligas mayores recibieron honores especiales y reconocimientos.

Bienvenido al gobernador Marin

La edad de oro del béisbol de New York City

Osvaldo Salas instaló su estudio en Nueva York durante un período en el cual la ciudad era el centro del universo del béisbol. Alentando simultáneamente a tres equipos de las grandes ligas, los fans del béisbol en Nueva York disfrutaron de una era dorada. Las intensas lealtades y rivalidades entre los equipos despertaron intereses apasionados entre los simpatizantes de los Dodgers de Brooklyn, y los Giants y Yankees de Nueva York.

Colectivamente, los equipos de Nueva York ganaron 14 trofeos entre 1950 y 1958. En esas nueve temporadas, siempre hubo un equipo de Nueva York jugando la Serie Mundial, y la ciudad albergó cinco Series Subway. Los ojos del béisbol mundial viraron hacia Nueva York en repetidas ocasiones, y sus jugadores estrella atrajeron la atención de los fans en todo el mundo.

Bobby Thomson

El escocés Bobby Thomson logró uno de los jonrones más famosos de la historia del béisbol. Inmortalizado por su “golpe escuchado en todo el mundo”, Thomson coronó el triunfo de los Giants de Nueva York en 1951 con un jonrón final de tres corridas en la novena entrada de la tercera y última final, ganándole a los Dodgers de Brooklyn. Esta foto muestra el héroe de los Giants posando para los medios.

Bobby Thomson

Mike Fornieles

El lanzador Mike Fornieles, uno de los jóvenes cubanos reclutados por Joe Cambria, debutó con los Senators de Washington en 1952, con una victoria sobre los Athletics de Filadelfia por 5-0 con un hit. Vendido a los White Sox al año siguiente, Fornieles tuvo una carrera de 12 años en las ligas mayores, principalmente como relevista.

Mike Fornieles

Los jugadores latinos y los medios de comunicación

Esta fotografía registra a tres jugadores cubanos –Luis Aloma, Willy Miranda, y Héctor Rodríguez– de los White Sox de Chicago de 1952, hablando con un periodista en español en el banco del Yankee Stadium. Los periodistas deportivos y fotoperiodistas que trabajaban para la prensa en español compartían sus historias sobre los jugadores latinos con un público internacional.

Los jugadores latinos y los medios de comunicación

Ray Noble

El cácher cubano Ray Noble comenzó su carrera en Estados Unidos en las ligas negras, al igual que un cuarto de todos los jugadores afro-caribeños que jugaron en las ligas mayores en la primera década del béisbol integrado. Noble jugó cuatro años en los Cubanos de Nueva York de Alex Pompez, incluyendo la temporada 1947, en la cual ganaron el campeonato mundial de la Liga Negra. En 1949, fue vendido a los Giants de Nueva York junto con sus compañeros negros Ray Dandridge y Dave Barnhill. En su primer año, 1951, Noble reemplazó al lesionado cácher de los Giants Wes Westrum, y continuó siendo su cácher suplente a lo largo de la temporada 1953.

Ray Noble

Nueva cara del salón

Larry Doby, el primer jugador negro de la Liga Americana, firmó contrato con los Indians de Cleveland el 2 de julio de 1947. Frente al prejuicio racial, Doby respondió “pegándole a la bola lo más lejos que podía”. Se convirtió en el primer jugador negro en liderar la liga en cantidad de jonrones y promedio de bateo, y en lograr un jonrón en la Serie Mundial. En esta fotografía, Doby está de pie junto a Luis Aparicio de Venezuela, en el Yankee Stadium. Ambos jugadores se sumaron a más de una decena de pioneros de la integración que luego fueron admitidos en el Salón de la Fama.

Nueva cara del salón

Bob Trice

La carrera de Bob Trice como lanzador, que duró una década, lo llevó del pueblo siderúrgico de Weirton en Virginia Occidental a ciudades del este de Estados Unidos, Canadá, y México. Luego de ganar el premio Lanzador del Año de la Liga Internacional AAA y el Novato del Año como lanzador estrella de los A's de Ottawa en Canadá, Trice debutó como el primer jugador afro-americano de los Athletics de Filadelfia en 1953.

Bob Trice

Revolución en Cuba

La Revolución Cubana transformó la carrera como fotógrafo de Osvaldo Salas. Cerró su estudio de Nueva York y volvió a Cuba en 1959. Como fotógrafo de los diarios del gobierno de Fidel Castro, Salas registró la turbulenta transformación política y social de Cuba, creando una obra por la cual es famoso y celebrado. Las fotografías de Salas han sido exhibidas en decenas de muestras individuales y colectivas en todo el mundo. Recibió más de 50 premios por sus trabajos en concursos y muestras. Junto con otros premios, fue nombrado Maestro Internacional de Fotografía por la Asociación Internacional de Prensa en 1983.

El fotógrafo Osvaldo Salas acompaña a Fidel Castro trabajando en Cuba en 1960.
Créditos: reportaje

The National Baseball Hall of Fame gratefully acknowledges Rick Swig for
his generous donation of the Salas photograph collection and his support of
the exhibition.

The National Baseball Hall of Fame gives our special thanks to Roberto Salas,
Osvaldo’s son, for sharing his recollections of his father’s career.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil