2016

Museo Casa Natal de Cervantes

Museo Casa Natal de Cervantes

El lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes fue identificado como tal por los investigadores en 1948 y se encuentra en el casco histórico de Alcalá de Henares.En el Museo se recrea la vida cotidiana de una familia acomodada de los siglos XVI y XVII, a través de la cual podemos rememorar la figura de Cervantes, su vida, su familia y el entorno que inspiró sus obras.

1. La visita

El patio central da la bienvenida al visitante con el pozo original de piedra que abastecía de agua a los habitantes de la casa. La galería inferior se sustenta en ocho columnas con capitales corintios procedentes del Palacio Episcopal de Alcalá de Henares, mientras que la planta superior lo hace sobre pilares de madera con zapatas y balaustrada del mismo material.

En la sala de recibir, las visitas tomaban asiento en las sillas de brazos o sillones fraileros, dispuestos en torno a un brasero. Las paredes se cubrían con colgaduras de piel gofrada que ayudaban a conservar el calor.

La botica era una estancia dedicada a Rodrigo de Cervantes y en la que se exponen objetos asociados con su profesión: instrumentos quirúrgicos, especieros, alambiques, tratados de medicina o la silla de barbero inspirada en los asientos para la gota de los monarcas españoles. Con motivo de la realización de unas obras para la consolidación de los muros de esta sala, aparecieron restos de pintura mural al temple, un valioso testimonio que prueba la existencia del inmueble en la segunda mitad del siglo XVI.

El comedor o sala aderezada para comer, está decorada con un paño de azulejos de tipo escurialense. En ella se exponen las vajillas más comunes de la época: cerámica de Talavera y Puente del Arzobispo (Toledo), loza dorada de Manises (Valencia) o piezas de Villafeliche (Zaragoza).

Junto a esta estancia se accede a una pequeña cocina con chimenea, un lugar de reunión para las familias. Está ambientada con gran variedad de utensilios y alimentos, así como especias usadas en la cocina mediterránea e islámica. Las tinajas de barro contenían el agua que extraían del pozo o el aceite que les servía para cocinar o iluminar sus hogares.

El recorrido de la planta baja finaliza con el estrado de las damas, una habitación donde las mujeres se sentaban a la morisca sobre almohadones para leer, interpretar música, realizar labores de aguja, rezar o charlar. Las alfombras, esteras y braseros son característicos de estas estancias.

La sala dedicada a “El retablo de Maese Pedro” presenta una instalación escenográfica con los personajes, decorados y grabación dramatizada de este pasaje del Quijote (II Parte, cap. XXV y siguientes), rindiendo homenaje al amor que sintió Miguel de Cervantes por el teatro de títeres.

Cercana a esta estancia, se encuentra la alcoba del caballero. Este dormitorio recrea la sala destinada a la persona que detentaba la autoridad de la familia, es decir, el licenciado Juan de Cervantes, abuelo del escritor y antiguo propietario del inmueble. En ella se exponen escritorios para contener documentos, braseros para calentar, baúles que evocan su afán viajero y un retrato de Miguel de Cervantes ya adulto.

Las mujeres y los niños dormían separados de los hombres adultos en los aposentos de damas, dueñas (mujeres viudas responsables del servicio) e infantes. Son espacios eminentemente femeninos, compartimentados en tres estancias: el espacio privado de aseo y tocador, la alcoba de mujeres y niños y finalmente, el estrado del cariño, donde se encuentra la cuna que hace alusión al nacimiento de Cervantes.

2. La Colección

El Museo Casa Natal de Cervantes alude de forma recurrente al oficio de la escritura a través de elementos como este pequeño atril de mesa de la segunda mitad del siglo XVI.

Este asiento tapizado de terciopelo y damasquinados recuerda la posición acomodada de la familia Cervantes en el momento en el que ocupó la casa. Silla de brazos del siglo XVII.

Mantener el confort en el hogar era un aspecto muy apreciado en cualquier hogar, y este magnífico brasero, además de decorativo era un elemento de prestigio . El braseo data de la segunda mitad del siglo XVII.

Las referencias al Cervantes escritor y a la posición de la familia quedan reflejadas en muebles como esta papelera ricamente ornamentada de la segunda mitad del siglo XVI.

La cerámica de Manises de reflejos dorados constituye uno de los mejores logros técnicos y estéticos de la artesanía alfarera, al aunar las tradiciones de las diferentes culturas hispanas para obtener un producto completamente original a nivel europeo. Orza de Manises de reflejos dorados, siglo XVI.

Entre los objetos de la casa debía estar presente algún elemento característico del sentimiento religioso tan propio de la España de la época, en la que los relicarios ocupan un puesto muy significativo. Relicario de bronce plateado, primer cuarto del siglo XVII.

Esta magnífica talla de marfil y trabajo en carey ilustra por un lado el sentimiento religioso siempre presente en la sociedad de la España de la época de Cervantes, y por otro el gusto refinado y la calidad calidad a las que podían acceder aquellos que contaran con un buen poder adquisitivo, si bien esta pieza por su excelencia, seguramente no pudiera adquirirla una familia con los medios con los que contaba la de Cervantes.

3.Ediciones Cervantinas

Esta es una de las escasas copias de la primera edición de El Quijote que, debido al inmediato éxito de la obra en 1605, fue editada al margen tanto del autor como del impresor Francisco de Rojas.

Primera traducción a idioma extranjero, en este caso inglés, de El Quijote. Realizada por Thomas Shelton, e impreso este ejemplar por Edward Blount en 1620, es ejemplo del interés que despertó la obra de Cervantes en Inglaterra desde época muy temprana.

Primera edición ilustrada de El Quijote impresa en un taller español. María Armenteros, viuda de Juan Antonio Bonet, la imprimió en 1674 con 34 estampas de Diego de Obregón. Esta edición creó un modelo editorial que fue muy imitado en posteriores ediciones españolas.

Esta es una de las ediciones cervantinas más apreciadas del siglo XVIII. La imprimió en 1746 el taller de La Haya de Pieter de Hondt ilustrada con 31 láminas de dibujos, entre otros ilustradores, de Coypel.

Museo Casa Natal de Cervantes
Créditos: reportaje

Museo Casa Natal de Cervantes
www.museocasanataldecervantes.org.

Subdirección General de Bellas Artes
Dirección General de Promoción Cultural
Oficina de Cultura y Turismo
Comunidad de Madrid
www.madrid.org.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil