Museo Machupicchu - Casa Concha

Museo Machupicchu - Casa Concha

El museo se organiza alrededor de la colección de piezas traídas de Machu Picchu durante las excavaciones de Hiram Bingham en 1912 y con más artefactos incas que fueron descubiertos durante las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el proceso de restauración de la Casa Concha en 2007.

La Colección
Las colecciones del museo Machupicchu de la Casa Concha están conformadas por una exhibición permanente abierta al público de algunas 350 piezas, y otras 45 000 piezas en depósitos cerrados, entre fragmentos de cerámica, líticos, y óseos –incluyendo 177 esqueletos humanos parciales. La exhibición permanente reúne objetos de cerámica, metales y piedras, en su mayoría de fábrica inca, resultado de una excavación en Machu Picchu conducida en 1912. A eso se juntan materiales incas adquiridos localmente; cerámicas, tejidos y platería en préstamo de otros museos; y cerámicas encontradas en excavaciones hechas en el contexto de la restauración de la Casa Concha a los inicios del siglo XXI. Se abre el museo en noviembre de 2011, para recibir y presentar al público la colección Machu Picchu de la Universidad de Yale, cuyo retorno al Perú se había ido negociando a lo largo de varios años.

Lo más interesante quizás acerca de los materiales expuestos en la Casa Concha es el hecho que no se trata de objetos fabricados como adornos suntuarios. Más bien son, en su mayoría, objetos utilitarios de cerámica, que fueron usados por la gente residente en la ciudadela de Machu Picchu, hacia el fin del siglo XV, para la preparación de chicha, tostado del maíz, consumo de alimentos, etc.

Pero otros objetos también de uso ritual, designados para ofrendas, nos invitan a una reflexión sobre interrogantes que han sido objeto de debate entre investigadores. Nos referimos a objetos no incas, claramente norteños, o sea Chimus o Chimu-Incas.
La presencia de esas piezas ofrendarias, venidas de partes del territorio andino cuya adición al imperio se hizo en una fase tardía de la expansión, nos lleva a repensar la ocupación y la función de Machu Picchu. De hecho, la idea de la llacta imperial de Machu Picchu, construida por un solo inca, para su uso exclusivo y de su panaca después de su reino, entra en contradicción con esa presencia de objetos provenientes de tierras ajenas al territorio controlado por el mismo Pachacutec durante su reinado.

Si bien la evidencia histórica y arqueológica soporta la construcción de Machu Picchu con mano de obra mayormente cuzqueña, la presencia de cerámicas norteñas excavadas en la ciudadela, indica que, mucho después de Pachacutec, Machu Picchu mantuvo un papel importante en la región, o bien a nivel ritual o bien a nivel comercial.
Por otro lado, otros objetos en la colección de la Casa Concha también permiten ampliar lo que se sabe de la ocupación de Machu Picchu.
Estos índices nos permiten sugerir que hubo una ocupación parcial de Machu Picchu en los tiempos coloniales y/o republicanos.

Los objetos de la colección del museo Machupicchu de la Casa Concha, destacan por su valor estético y artístico. Pero más allá de eso, sirven para entender mejor la historia de los incas y de Machu Picchu. En particular, evidencian una mayor extensión de la influencia de Machu Picchu y su irradiación en el tiempo y el espacio, mucho más importante de lo que se había pensado anteriormente.

La Casa Concha
Esta casa, una de las más bonitas de Cusco, tiene sus orígenes en la época de los Incas, donde era el Puka Marka, el palacio de Túpac Inca Yupanqui, hijo de la gran Pachakuteq, constructor de Machu Picchu. Destruida dos veces por terremotos, la arquitectura mestizo-colonial de la casona se remonta al final del S.XVIII y se caracteriza por sus arcos de piedra de doble ancho en el primer piso y sencillos en el segundo piso. En el S.XX, la casa sirvió de cuartel del ejército y luego de comisaría de la policía, antes de ser entregada por el Gobierno a la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco.

La restauración de la Casa Concha fue realizada por el Instituto nacional de Cultura de Cusco. Fue un trabajo ejemplar, como se puede apreciar en la recuperación de los murales coloniales en el segundo piso y en las paredes de la gradería.

Excavación Arqueológica de Casa Concha en 2007
El piso Inca de Casa Concha se distribuye con precisión y está compuesto de elementos líticos trabajados en andesita de aparejo concertado, lo que sugiere que sirvió como un espacio ritual. Esta teoría se sostiene también por la estructura de la pared, el suelo pavimentado y elementos culturales, cuyo desplazamiento está orientado hacia el sureste.

La característica pared Inca correspondiente a este período de tiempo, tiene un muro de aparejo concertado, ligeramente almohadillado. Los 8 secuencias de filas, de 3.22 metros de altura desde el suelo, muestra un paño de muro de factura inca y elementos líticos en la parte superior retirados en épocas posteriores. La altura de la muralla original supera los 1,5 metros, teniendo en cuenta la cabeza y el nivel de cimentación.

El muro Inca que forma un ángulo transversal con orientación Sur, se suspende abruptamente, posiblemente por el retiro de elementos líticos para dar paso a la construcción del canal colonial. El proceso de cambio y transformación registrado en la Casa Concha ha sido radical. Han sido desarmadas secciones de muro de la época Inca, para posteriormente ser rearmadas en la época de transición (Inca - Colonial), sin respetar los niveles de inclinación y otros detalles propios de la arquitectura prehispánica.

Machupicchu Museum - Casa Concha
Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil