IMÁGENES DE FUTBOL: Jugar por la gloria

Colección y Archivo de Fundación Televisa

La Colección y Archivo de Fundación Televisa te invita a explorar esta selección de imágenes de futbol, quizá el deporte más popular en el mundo.

Imágenes de futbol
¿Por qué nos atrae el futbol? ¿Por qué se disfruta? Su atracción y disfrute quizá se deba, en parte, a que somos —como lo ha dicho Johan Huizinga— “homo ludens”. Somos seres que juegan, pero también que se divierten y sienten placer al ver jugar. Quienes ven jugar futbol se convierten, en muchos de los casos, en aficionados de ciertas camisetas y números —por no decir, equipos y futbolistas—. Nace así la figura del hincha, quien envuelto en la bandera del club o con la cara pintada con los colores de la camiseta de su equipo celebra siempre en plural: “qué goleada les metimos, qué paliza les dimos”. Esta sensación de pertenencia puede ser otra razón por lo cual se disfruta el futbol.
Asimismo, nos atrae la incertidumbre de lo que puede suceder durante un partido. Ante la pregunta “¿cuál es el destino de un partido?”, el futbolista y entrenador Josef “Sepp” Herberger decía: “ […] <<el balón es redondo>>, como si todo dependiera del azar o la voluntad de Dios en el césped” (Juan Villoro, p. 37). Azar o destino que no podemos controlar porque cualquier cosa podría suceder en la cancha por la intervención de karmas, conjuros, talismanes y dioses.
La popularidad del futbol también puede deberse a su sencillez y carácter “democrático”. El objetivo del juego es claro: anotar un gol en la portería contraria y evitar que anoten en la nuestra. Es democrático, como dice Franco Bavoni, “ […] en el sentido de que no es una <<tiranía anatómica>>, […] un jugador chaparro puede ser Diego Maradona y uno espigado Franz Beckenbauer. […] Altos, bajos, robustos y delgados, todos pueden jugar futbol”. Por estas razones y, seguramente, otras, se disfruta el futbol. Esta exposición recupera instantes y personalidades del futbol en México que nos recuerdan cuando existían los clubes de futbol Asturias y España; jugaban “Dumbo” López, Horacio Casarín, Enrique Borja, Hugo Sánchez, Pelé y Maradona; y México era la sede de las Copas Mundiales de 1970 y 1986.

LA PELOTA. "La llaman con muchos nombres: el esférico, la redonda, el útil, la globa, el balón, el proyectil. […] Los brasileños le dicen gordita, gorduchinha, la llaman nena, menina, y le dan nombres como Maricota, Leonor o Margarita.” Eduardo Galeano.

Enrique Borja —escribió Jomi García Ascot— “ […] resulta incluso para mí el delantero más imaginativo, audaz, insensato, y esteta que haya dado el futbol mexicano. […] Sí, ya sé que era torpón con el balón, como lo fue en sus tiempos uno de los más grandes goleadores de la historia: Isidro Lángara. ¿Y qué? Metía goles improbables, descabellados, y a veces —aún lo creo— imposibles.”

LA CAMISETA. “A veces la pasión futbolera comienza apoyando una camiseta, al margen de quién se la ponga. Los fans de tendencia epidérmica no son cautivados por el espíritu sino por el aspecto de su equipo. Fanáticos de ciertas rayas y no de otras.” Juan Villoro.

EL EQUIPO. " […] Once hombres de pantalón corto son la espada del barrio, la ciudad o la nación. Estos guerreros sin armas ni corazas exorcizan los demonios de la multitud […]." Eduardo Galeano.

EL JUGADOR. " […] Corre, jadeando, por la orilla. A un lado lo esperan los cielos de la gloria; al otro, los abismos de la ruina. […] Los empresarios lo compran, lo venden, lo prestan; y él se deja llevar a cambio de la promesa de más fama y más dinero." Eduardo Galeano.

"Elegir un equipo es una forma de elegir cómo transcurren los domingos. […] Otras elecciones son más caprichosas, como el flechazo por un jugador, un ídolo de embrujo capaz de resumir las ilusiones de la infancia." Juan Villoro.

AL ARQUERO " […] también lo llaman portero, guardameta, golero, cancerbero o guardavallas, pero bien podría ser llamado mártir, paganini, penitente o payaso de las bofetadas. […] Aguarda a solas, entre los tres palos, su fusilamiento." Eduardo Galeano.

“El futbol es un juego que se piensa con los pies para arrancar a la multitud el alarido que la hace feliz escapando momentáneamente de este mundo.” Manuel Seyde.

EL HINCHA. "Rara vez el hincha dice: <<hoy juega mi club>>. Más bien dice: <<hoy jugamos nosotros>>. Bien sabe este jugador número 12 que es él quien sopla los vientos de fervor que empujan la pelota cuando ella se duerme, […] que jugar sin hinchada es como bailar sin música." Eduardo Galeano.

EL CRONISTA Ángel Fernández (a la derecha de la imagen), " […] dueño de un timbre poderoso, convertía el juego más aburrido en epopeya: <<!se hunde la nave…, niños y mujeres primero!>>”. Juan Villoro.

EL ESTADIO. "¿Ha entrado usted, alguna vez, a un estadio vacío? Haga la prueba. Párese en medio de la cancha y escuche. No hay nada menos vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie." Eduardo Galeano.

El Azteca es un " […] estadio hecho para futbol y solo para futbol, nos introdujo a una nueva dimensión de este deporte, dimensión ya conocida en Wembley, Maracaná, River Plate, Santiago Bernabeu, Liverpool o Hamburgo." Jomi García Ascot.

COPA MUNDIAL MÉXICO 70
El 31 de mayo de 1970, “ …desde primeras horas de la mañana, miles de personas se dirigían hacia el estadio Azteca para asistir a la inauguración de la novena Copa del Mundo […] El programa se abrió con el desfile de las banderas de los 135 países en aquel entonces afiliados a la FIFA, a las que seguían grupos de muchachos que representaban los dieciséis finalistas de la competición. La llegada del presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz, los discursos de apertura y la aparición en el terreno de juego de las selecciones de México y de la Unión Soviética constituyeron los últimos prolegómenos antes de que el protagonismo se centrara en los treinta y dos encuentros que deberían jugarse en la gran fiesta cuatrienal del futbol.” Enciclopedia Mundial del Futbol, no. 7.

EL TRIUNFO. "Suele decirse que en el futbol y otros deportes, lo importante no es ganar sino competir. Nada más falso. Lo importante es ganar." Ramón Xirau.

LAS MULTITUDES " […] llenan los estadios ilusionadas por algo que no sólo pasa en la cancha. Gracias al graderío, un partido se carga de supersticiones, anhelos, deseos de venganza, complejos mayúsculos, intrincadas leyendas." Juan Villoro.

FUTBOL MÉXICO 70. Con este film el mundo entero vería el Campeonato mundial de futbol a través de los ojos de un niño (Everardo Rodríguez como Martín), fanático del deporte, que escapa de su casa en Monterrey y con base en su inventiva logra colocarse en primera fila en los partidos.

EL ÍDOLO. “Franz Beckenbauer, era el joven líbero que había deslumbrado en Inglaterra 66. […] En México 70 Alemania perdió el <<partido del siglo>> ante Italia y Beckenbauer jugó con el hombro zafado, portando un vendaje de herido de la Gran Guerra.” Juan Villoro.

Edson Arantes, mejor conocido como Pelé, " […] a los diecisiete años fue campeón del mundo y rey del futbol. No había cumplido veinte cuando el gobierno de Brasil lo declaró tesoro nacional y prohibió su exportación." Eduardo Galeano.

“Hugo Sánchez, la llave mexicana que abrió aquellos caminos imposibles había conquistado la fama universal gracias a la televisión, que mostró el arte de sus goles y las volteretas con que él los celebraba." Eduardo Galeano.

Diego Armando Maradona " […] no es un jugador veloz, torito corto de piernas, pero lleva la pelota cosida al pie y tiene ojos en todo el cuerpo. Sus artes malabares encienden la cancha.” Eduardo Galeano.

COPA MUNDIAL MÉXICO 86
 "Se habían desplomado muchos edificios sin cimientos, con toda la gente adentro, cuando un terremoto había sacudido a la ciudad de México, el año anterior, y buena parte de la ciudad estaba todavía en ruinas mientras se inauguraba allí el decimotercer Campeonato Mundial de Futbol. […] Participaron catorce países europeos y seis americanos, además de Marruecos, Corea del Sur, Irán y Argelia. En México nació la ola en las tribunas, que a partir de entonces suele mover a las hinchadas del mundo al ritmo de la mar bravía. Pero éste fue el Mundial de Maradona. Contra Inglaterra, Maradona vengó con dos goles de zurda al orgullo patrio malherido en las Malvinas: hizo uno con la mano izquierda, que él llamó <<mano de Dios>> y el otro con la pierna izquierda, después de haber tumbado por los suelos a la defensa inglesa." Eduardo Galeano.

En la Copa del 86, durante la primera ronda del grupo B, México venció a Bélgica 2 a 1, con goles de Fernando Quirarte (23') y Hugo Sánchez (39').

Entre 1950 y 2004, México había jugado un total de 32 partidos contra Brasil: 7 veces había ganado, 6 empatado y 19 perdido. Ahora en tiempo "irreal" e imaginario (o más bien, reapropiado y disociado) México se enfrenta a Brasil por trigésima tercera ocasión. El partido termina con un marcador de 17-0 favor México. Esta pieza videográfica de Miguel Calderón fue el inicio de una serie de colaboraciones con artistas contemporáneos con las que Fundación Televisa reactiva y reinterpreta su patrimonio audiovisual.

Credits: Story

Fuentes de las citas:
Jomi García Ascot, Manuel Seyde y Ramón Xirau, Arte fotográfico futbolístico mexicano, México, Museo Rufino Tamayo, 1985.
Juan Villoro, Dios es redondo, México, Planeta, 2010.
Eduardo Galeano, El fútbol a sol y sombra, México, Editores Siglo XXI, 2012.
Franco Bavoni, "Los juegos del hombre. Identidad y poder en la cancha", Nexos, 1 de junio de 2014.
Imaginario. Colección y Archivo de Fundación Televisa, México, Editorial RM, 2016.

Credits: All media
The story featured may in some cases have been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile