2016 - 2017

Tejiendo la libertad en Meghalaya

Worldview Impact Foundation

Este documental y exposición explora las iniciativas de moda sostenible que se llevan a cabo en Meghalaya, India.

Artistic Sustainable Fashion Initiatives
Este documental y exposición explora las iniciativas de moda sostenible de la cooperativa de costureras de Nongtluh e Impulse Enterprises, dirigidas por Hasina Kharbhih. Impulse Power intenta mitigar el tráfico de personas y proporcionar un rico sistema laboral en el que las mujeres puedan usar y mejorar sus destrezas de costura para crear productos artesanales que se puedan vender a nivel local e internacional. Entrelazan símbolos de sus tradiciones tribales con su trabajo artístico. La cooperativa de costureras de Nongtluh usa tintes vegetales naturales y procesos sostenibles para preservar el ecosistema natural de Meghalaya. Cuanto mejor conozcamos estas iniciativas, más podremos aplicarlas a gran escala para que la moda sostenible y ética no solo se convierta en una alternativa, sino también en el principal método para producir moda. Solo entonces podremos vivir en armonía con la naturaleza, sin destruir su gran cantidad de recursos para beneficiarnos.

La cooperativa de costureras de Nongtluh se encuentra en las colinas Khasi, rodeada por bosques húmedos. Está en Umden Diwon, Raid Nongtluh, distrito Ri-Bhoi y pertenece al Umling Development Block. Es especialmente conocida por su tela de eri (un hilo de seda) hecha a mano en colores tradicionales. El objetivo principal de la cooperativa es conseguir que las mujeres de la zona participen en las actividades económicas, sociales y culturales del sector de los telares artesanales, además de proteger el rico ecosistema de Meghalaya a través del uso de materiales naturales y métodos tradicionales e innovadores.

La cooperativa de costureras de Nongtluh es un lugar seguro en el que se puede practicar la sericicultura y prosperar tejiendo. Son los dos sectores ecológicos y basados en el algodón de las zonas rurales de esta zona. Dado que allí no hay sector textil, estas dos actividades pueden desempeñar un papel importante en la producción de telas de seda y tejidas a mano con diseños étnicos.

Al tejer a mano, se enfatizan el cuidado de los detalles, el ingenio y la delicadeza. Es una práctica que está a años luz del consumo y la producción a gran escala, que anteponen lo estándar a la calidad y la maestría.

Para teñir las telas se usan tintes vegetales. Se trata de colores no sintéticos que no contaminan el agua ni hacen daño a especies en peligro de extinción o a la rica agricultura de la zona. Estas cooperativas, que trabajan con artesanas y costureras famosas por su cultura y su tradición de tejer seda para fabricar telas, suponen un modo de sustento para varios miles de hogares.

Aquí se está extrayendo el color natural para producir un líquido poco espeso que se puede calentar a fuego junto a la seda natural. Esta técnica natural de Umden es bastante antigua y se ha transmitido de una generación a otra. A principio, había cuatro colores principales: rojo, negro, amarillo y naranja.

Aunque la mayor parte de los ingredientes que se usan para producir los tintes naturales se podían conseguir en la zona, las artesanas empezaron con pocos colores. Además, el proceso tradicional llevaba mucho tiempo. Para conseguir una pequeña cantidad de tinta, se necesitaba recoger mucha leña. En consecuencia, el proceso no era rentable, por lo que difícilmente se podría aplicar a gran escala.

Para afrontar estos retos, se ha desarrollado un programa de tinte natural avanzado con el objetivo de mejorar las destrezas de 60 artesanas de la zona. Le han sacado mucho partido, ya que han aprendido técnicas como el fregado y el tinte. Paralelamente, se ha investigado el uso de materiales son procesar y qué colores se podrían obtener a partir de ellos. El programa resultó ser muy eficaz, ya que las artesanas consiguieron añadir veintitrés colores más usando técnicas de tinte natural.

Como los colores se producen de forma tradicional, se pueden usar para hilos naturales. Al obtener materiales sin procesar en el entorno, se pueden producir muchos productos a usando tintes vegetales y sin compuestos azoderivados. La cooperativa en la que trabajan estas artesanas, famosas por su cultura y su tradición de tejer seda para fabricar telas, supone un modo de sustento para estas mujeres y sus familias.

Esta técnica de costura a mano requiere una gran destreza. Sin embargo, tras completar su periodo de formación, las costureras de la cooperativa pueden tejer patrones complejos en solo una hora. Estos reflejan lo que aprendieron durante su formación y, a veces, sus símbolos artísticos. A pesar de lo increíblemente intrincados que son, la velocidad a la que los crean demuestra que el proceso puede replicarse y aplicarse a gran escala en un intento de lograr que el mundo use más prácticas sostenibles. Si se crearan más cooperativas de este tipo, las prácticas dañinas para el entorno tendrían una competencia real.

La cooperativa es especialmente conocida por su tela de eri (un hilo de seda) hecha a mano en colores tradicionales. Es dificilísimo tejer a mano con esta seda. Las costureras hacen que parezca fácil, pero, al compararlas con alguien que lo intenta por primera vez, se nota que requiere un gran nivel de destreza, habilidad, concentración y precisión.

La prenda tradicional khasi dhara tiene un diseño sencillo en el que predominan los bordes con patrones simples. Los colores vegetales son naturales y producen estos tonos terrosos más discretos y acordes con los de la madre naturaleza.

La vestimenta tradicional de las mujeres Khasi se hace con seda cara obtenida a partir de la morera. La prenda tradicional khasi dhara es sencilla, pero tiene un diseño elegante de varios colores y bordes con patrones simples. Es distinta de los típicos saris de Benarés, que son mucho más elaborados.

En los últimos años, la prenda benaras dhara ha cumplido con las demandas del mercado, pero es distinta de la tradicional. También está hecha de seda fina, pero tiene una decoración intricada que le confiere un mayor peso y un aspecto más recargado. En cambio, la prenda tradicional dhara es más sencilla, está cosida a mano y tiene patrones en los bordes. Desafortunadamente, cooperativas Nongtluh, situada en el distrito Ri-Bhoi, son escasas y están alejadas entre sí, por lo que no pueden satisfacer la gran demanda. En consecuencia, el volumen de producción de la prenda benaras dhara industrial es mucho mayor que el de la artesanal.

Las costureras de la tribu Khasi aprenden algunos de los patrones de las líderes de la cooperativa o, en muchos casos, los crean ellas mismas. Este aspecto es importante, ya que no solo son trabajadoras, sino también artesanas y emprendedoras.

Estas costureras no solo adquieren destreza para continuar con sus tradiciones, sino para innovar y crear nuevos métodos y patrones que duren, en contra de la creencia popular, más que las prácticas insostenibles actuales. Aunque muchos dicen que estas tradiciones desaparecerán, en este caso está ocurriendo todo lo contrario. Mientras que la producción en masa se vuelve más descuidada y escatima en calidad y materiales, la de prendas hechas a mano crece gracias a la artesanía, la destreza y la precisión.

Muchos de los patrones diseñados aquí reflejan los de la naturaleza, como el de los cerezos en flor, que aquí no florecen en primavera, como en Japón, sino con las lloviznas frescas de noviembre. Contrasta con los colores terrosos y oscuros que evocan la propia naturaleza.

Es especialmente conocida por su tela de eri (un hilo de seda) hecha a mano en colores tradicionales.

La cooperativa está formada por cincuenta y tres artesanas y costureras de la tribu Khasi. Estas seis están en proceso de formación con la líder de la cooperativa. Su hija podría continuar con este proyecto de sostenibilidad en el futuro. La cultura y la tradición de la costura con seda y la producción de seda fina con telares tradicionales cada vez se acepta y se aprecia más en la región de Ri-Bhoi. Sin embargo, las costureras todavía necesitan una mayor aceptación de su destreza y ser reconocidas como artesanas. Además, sus prácticas sostenibles, como los tintes naturales, y su compromiso con la ayuda y la formación de las trabajadoras necesita crecer a nivel mundial. No solo permiten salvar nuestro precioso entorno, sino ofrecer a las mujeres la oportunidad incrementar su dignidad y su orgullo a través de la creación de productos hechos cuidadosamente.

"La desaparición de las tradiciones artísticas es común a lo largo de la historia y amenaza especialmente las prácticas de las culturas minoritarias cuando se dejan de transmitir las destrezas de una generación a otra. A partir de ese momento, las escuelas tienen que fomentar la continuidad. Al mismo tiempo, deben conseguir que los artistas jóvenes puedan participar en la estética mundial regida por las innovaciones tecnológicas". Hans Guggenheim. Hasina fundó Impulse Social Enterprise, una empresa de Shillong, que dio a los productos de las mujeres de la zona el nombre "Empower". La empresa social de Hasina colabora con boutiques para que estos productos hechos a mano se promocionen fuera de la región. El plan de futuro es que la empresa crezca para que formen parte de ella más de cinco mil artesanas de zonas rurales. De esta forma, se garantizaría que las costureras y artesanas tuviesen un empleo y que recibiesen los ingresos que genere la venta de sus productos. Se pueden movilizar los recursos de las comunidades originales para incrementar la sostenibilidad sin tener que ceder a las presiones externas no deseadas que dominan el mercado. Es importante tener en cuenta que Social Enterprise acoge a aprendices para que, como decía Guggenheim, estas artesanas puedan participar en la estética mundial regida por las innovaciones tecnológicas.

Aquí, Hasina, la fundadora de Impulse Enterprises, camina con personas de la tribu Assamese de Muhuramukh. Hasina Kharbhih, que pertenece a la tribu Khasi, trabaja con tres mil artesanas de ocho estados del noreste a través de la iniciativa social www.impulsepower.com. Cada tribu tiene un patrón textil tradicional y una historia.

Aquí, Hasina habla con la tribu Mishing de Panbari Assam. Participa activamente en la creación de la empresa de cada tribu para que las artesanas puedan ganarse la vida usando las técnicas tradicionales que suelen aprender en casa. Hasina les ayuda combinando estas empresas con soluciones híbridas que reciben subvenciones gubernamentales y, a la vez, funcionan como empresas que fabrican productos rentables, tanto a nivel local como internacional, en las pasarelas y en los comercios de todas las principales ciudades.

Aquí, Hasina camina junto a las personas que forman parte de la dirección y del equipo de la empresa social. Es consciente de que no solo importa el sustento económico de las mujeres, sino también la conservación de su historia de forma moderna e innovadora. Estas mujeres pueden usar una tecnología de producción moderna y un diseño contemporáneo para contribuir de forma activa al crecimiento del ecosistema, mantener sus tradiciones y modelar su propio futuro sin estancarse en el pasado.

El festival de Nongkrem y los trajes de boda de gala
El festival Nongkrem es uno de los más importantes de la tribu Khasi.

El festival Nongkrem es uno de los más importantes de la tribu Khasi. En él, las mujeres se engalanan con prendas tradicionales, como dharas o jainesms. Esta última está formada por dos telas que contrastan entre sí y se colocan sobre los hombros. La novia también lleva una corona el día de la boda. Está hecha de oro o plata y lleva un pico en la parte trasera.

El vestido de boda en la boda tradicional de Meghalaya es único y la ornamentación es intrínseca a la cultura de Meghalaya.

La mujer lleva un dhara o jainesms como se conoce en la lengua local. Tradicionalmente, una parte del traje de boda de la novia, así como la joyería, es ofrecida por el novio. Para el día de la boda, la novia se viste con un vestido tradicional de ceremonia Khasi que destaca con rojos y naranjas brillantes.

La novia también lleva una corona el día de la boda. Está hecha de oro o plata y lleva un pico en la parte trasera.

Una de las piezas más importantes de joyería es un colgante de oro conocido como Kynjri Ksiar. La colocación de un ornamento en la cabeza es una tradición importante para las mujeres en las ceremonias Meghalaya.

Los hombres llevan un lymphong y un sarong. Este atuendo de ceremonia también se usa en bodas.

Juventud Khasi
En Shillong hay una cultura juvenil con mucha energía que se ha movilizado con motivo del festival de floración de los cerezos. La juventud de Shillong y Meghalaya está comprometida y protege el medio ambiente de forma activa. Para ello, aprende todo lo que puede sobre el ecosistema que la rodea para poder continuar las actividades sostenibles intrínsecas a su cultura Khasi.

"Un mundo de dolor y pena, las flores florecen, incluso entonces"
- Kobayashi Issa.

El año pasado Shillong organizó su primer festival de sakura o de flor de cerezo y el lago Ward se convirtió en un lugar parecido a los evocados por George Seraut en Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte. En Japón, la contemplación del hanami o flor de cerezo es una delicia anual que atrae multitudes que celebran la fugaz delicadeza de la vida.

Sin embargo, a diferencia de Japón, Shillong organizó su festival el 14 de noviembre en la fresca niebla de otoño. Las tradiciones de Khasi creen que la naturaleza es su biblioteca y así cuando Dinabandhu Sahoo, director de IBSD y responsable de la conceptualización del festival, dijo que dicho acontecimiento prepararía el escenario para el 2017, declarado por la ONU como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, estaba perfectamente en línea con el mantenimiento de la cultura de la tribu Khasi, pero también con el espíritu del internacionalismo, influido por la cultura japonesa y su base en el sintoísmo, que celebra la importancia de la humanidad entrelazada con kami. Los kami son espíritus que pueden ser elementos del paisaje o fuerzas de la naturaleza: estar en contacto con la naturaleza es una idea compartida por la tribu Khasi.

Iniciativas artísticas de moda sostenible
Créditos: reportaje

Worldview Impact y Thinc

Fotografía: Ebor Tariang
Dirección y producción del documental: Jessica White y Ebor Tariang
Cámara: Sawdamut Kharbuki
Edición: Oliver S. Gardiner

Gracias a Hasina Kharbhih, Impulse Enterprises www.impulsempower.com y www.impulsengonetwork.org.

Gracias a Bremley Lyngdoh por su investigación y ayuda.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil