CUZCO - SIGLO XVIII

Museo Pedro de Osma

Este período se caracterizó por la gran productividad de los talleres cusqueños y por el alto nivel de calidad que alcanzaron gracias a la habilidad de maestros como Marcos Zapata, Basilio Pacheco y Mauricio García.

La escena representa al Niño, acompañado por sus padres, quien bendice el pan bajo una ramada y en un fondo de paisaje, ante una mesa circular.

Es interesante señalar que entre las frutas ofrecidas está la granada que pertenece a la iconografía medieval de la Virgen por ser el símbolo de la abundancia de dones, y cuya cáscara representa también al templo porque alberga a las semillas, que son los fieles cristianos.

En la mayoría de estas obras se hace evidente un creciente gusto por el uso del dorado como rasgo de culto y decoración.

La presencia del oro en los lienzos religiosos respondía a las preferencias del mercado colonial, pero también a la carga simbólica que tuvo en el Antiguo Perú.

Figuras como la de María interpretada como una niña ocupada en trabajar el huso y la lana, a la usanza andina, se convirtieron en composiciones difundidas y contaron con el favor de los mecenas que las solicitaron a los maestros pintores para sus respectivos ritos de culto particular.

La Virgen aparece ataviada con una capa sujeta por un prendedor que al centro tiene el monograma de María, coronado. Una vincha retiene el cabello dejando pasar un bucle que se convertiría, junto con los anillos, aretes y pulseras que completan el vistoso atuendo, en un aspecto clásico de su representación.

Un ejemplo significativo también es el Señor de los Temblores, que recoge una tradición de fe popular de la imaginería cuzqueña.

Es el Señor de los Temblores, patrón tutelar del Cuzco desde el terremoto de 1650, cuyos rasgos, propios de un crucifijo tallado, fueron desde entonces copiados en pintura a lo largo y ancho de todo el territorio virreinal hasta el siglo XIX.

El pan de oro también se empleó para dorar los retablos, que cumplieron una función importante en la devoción cristiana al ostentar imágenes de culto.

Un ejemplo de ricos dorados se puede observar en este altar de Cristo Crucificado.

Museo Pedro de Osma
Créditos: Historia

Museo Pedro de Osma

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil