Sin sal, por favor

British Museum

Cómo se elimina la eflorescencia salina de un vaciado en yeso de la primera parte de un calendario maya

Esta es la parte superior de la Estela A de Quiriguá. Cuando A. P. Maudslay trabajó aquí en la década de 1880, mandó realizar un molde de la inscripción, que después fue llevado a Londres y sirvió para hacer un vaciado en yeso.

Este es el vaciado en el depósito del Museo Británico. Ahora es un anciano de 120 años que necesita algunos cuidados. Vaciados como este son el mejor recurso que tenemos para ver cómo era el monumento original, puesto que otro siglo de deterioro ha erosionado su superficie. De ahí que las labores de restauración de los vaciados resulten fundamentales para conservar detalles que, de otro modo, podrían desaparecer.

Cuando la humedad relativa del ambiente local supera el 60 %, las sales presentes de forma natural en la estructura química del yeso se vuelven solubles. Las fluctuaciones en la humedad relativa hacen que las sales se muevan hacia la superficie del vaciado, donde la humedad se evapora y se forman cristales de sal.

La formación de cristales de sal reblandece la superficie del yeso y resulta en la pérdida de definición y detalle. La superficie del vaciado se llena de pequeños cráteres allí donde los cristales de sal han desplazado al yeso.

El vaciado después de limpiarlo con un cepillo suave. Fíjese en el polvo sobre la base.

Detalle, tras la conservación.

Después de la conservación. Observe que el contraste es mayor que en las imágenes tomadas antes de la conservación. Esto se debe a la eliminación del polvo, aunque todavía existe cierta decoloración de la superficie, dando la impresión de que las partes blancas tiene más brillo.

Fijarse en los detalles de los vaciados y actualizar dibujos lineales como este ayuda hoy a los epigrafistas a ahondar en su conocimiento de la escritura maya y a descifrar sus misterios.

Créditos: Historia

Todas las imágenes © Trustees of the British Museum.
Texto y selección de imágenes: Amy Drago.
Gracias a Claudia Zehrt, Kate Jarvis y otros colaboradores de este proyecto del Museo Británico y Google Arts & Culture.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil