23 feb. 1981

23-F: El intento de Golpe de Estado en España

Agencia EFE

El 23 de febrero de 1981 se produjo en España un intento de golpe de Estado para poner fin a la monarquía parlamentaria y la Transición democrática iniciada tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. El rey Juan Carlos jugó un papel vital para desactivar la intentona por la que 32 militares y un civil fueron procesados y la mayoría condenados a diversas penas de cárcel...

23-F en España
El 23 de febrero de 1981, España vivió 18 horas dramáticas cuando se intentó poner fin a la monarquía parlamentaria y la transición democrática iniciada tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. Ocurrió en un momento de profunda crisis política y económica, con un relevo al frente del Gobierno tras la salida del presidente Adolfo Suárez y en una España golpeada por la crisis económica, la inestabilidad del partido gobernante, Unión de Centro Democrático (UCD), y el terrorismo de ETA. El rey Juan Carlos jugó un papel vital para desactivar el golpe militar, por el que fueron procesados 33 personas (32 militares y un civil); los de mayor rango fueron los generales Jaime Milans del Bosch y Alfonso Armada. Sin embargo, la imagen asociada mundialmente con la intentona golpista fue la del teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, quien encabezó el asalto al Congreso de los Diputados al frente de un grupo de 200 guardias civiles armados.

ADOLFO SUÁREZ

Adolfo Suárez fue uno de los personajes clave de la Transición española. Nacido en 1932 en Cebreros (Ávila), era licenciado en Derecho. Fue gobernador civil de Segovia, director general de RTVE y ministro secretario general del Movimiento (el único partido que había durante el franquismo) en el primer gobierno formado tras la muerte del dictador Francisco Franco. Desde su nombramiento como presidente del Gobierno en 1976 hasta su dimisión en 1981, transformó el régimen franquista en una democracia parlamentaria con diversas reformas legales. Como líder de la Unión de Centro Democrático (UCD) ganó las elecciones legislativas de 1977 y 1979. Durante su gestión se legalizaron los partidos políticos, se aprobó la Constitución y se acordaron los denominados Pactos de la Moncloa. Su gobierno estuvo condicionado por una grave depresión económica, el terrorismo de ETA y la ordenación del naciente estado de las Autonomías. Asimismo, fue testigo de la desmembración de la UCD a causa de las luchas internas entre las distintas tendencias, factores que precipitaron su dimisión como presidente el 29 de enero de 1981. En el tiempo que permaneció en la Moncloa, superó una moción de censura y una cuestión de confianza y afrontó dos intentos de golpe de Estado, la “Operación Galaxia” y el asalto al Congreso el 23 de febrero, el mismo día en el que se disponía a transmitir el poder a Leopoldo Calvo Sotelo. Tras su salida del Gobierno, fundó un nuevo partido, el Centro Democrático y Social, pero los sucesivos fracasos electorales le hicieron retirarse de la política en 1991. Adolfo Suárez falleció el 23 de marzo de 2014.

Algunas personas siguen desde la calle el discurso del presidente Adolfo Suárez por televisión en el que comunicaba al país su dimisión.

LEOPOLDO CALVO SOTELO, el relevo de Suárez

Leopoldo Calvo Sotelo tomó el relevo al frente del Gobierno después de Adolfo Suárez, quien le propuso como su sucesor. Había sido ministro, era diputado y ocupaba la Vicepresidencia Segunda para Asuntos Económicos del gobierno de la Unión de Centro Democrático. En el pleno de la investidura del 22 de febrero no obtuvo la mayoría absoluta en la primera votación y cuando se realizaba la segunda, al día siguiente, se produjo la intentona golpista del teniente coronel Antonio Tejero.

LOS RESPONSABLES DEL GOLPE DE ESTADO


ALFONSO ARMADA Y COMYN (1920-2013)
General de división del Ejército de Tierra, era el hombre designado por los conspiradores para ocupar la Presidencia del Gobierno. Su participación en el intento de golpe de Estado fue conocida en el momento de su destitución y arresto, cinco días después de la intentona golpista. Condenado a 30 años de cárcel por su participación en la intentona golpista y desposeído de su rango militar, fue indultado por razones de salud el 24 de diciembre de 1988, tras cumplir seis años de cárcel.


JAIME MILANS DEL BOSCH (1915-1997)
Capitán general de la III Región Militar, fue uno de los principales cabecillas de la intentona golpista al imponer el estado de excepción en Valencia y sacar los tanques a la calle la noche del 23-F. En junio de 1982, fue condenado por el Consejo Supremo de Justicia Militar a treinta años de cárcel y pérdida de empleo por un delito de rebelión militar. Puesto en libertad el 1 de julio de 1990, Milans del Bosch falleció el 26 de julio de 1997 y fue enterrado en la cripta del Alcázar de Toledo, por su condición de defensor del recinto durante la Guerra Civil.


ANTONIO TEJERO MOLINA
Nació en 1932. Teniente coronel de la Guardia Civil, asaltó el Congreso de los Diputados el 23 de febrero de 1981 al frente de un grupo de agentes de este cuerpo y mantuvo secuestrado durante 18 horas al Gobierno y a los diputados. Sentenciado a 30 años de prisión por un delito de rebelión militar, fue el último de los condenados en salir de la cárcel, en la que permaneció quince años y nueve meses, la mayor parte en el castillo de Figueras (Gerona), del que era el único recluso. En la actualidad está retirado.

El asalto al Congreso de los Diputados: "«¡Quieto todo el mundo!» (Antonio Tejero)
A 18:00 horas del 23 de febrero de 1981 se procedió a la votación de la investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo como presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados. Poco después, a las 18:23 horas, empezaba la denominada operación “duque de Ahumada” por la que guardias civiles conducidos por el teniente coronel Antonio Tejero irrumpieron en el hemiciclo al grito de “¡Quieto todo el mundo!”. Con el secuestro de los poderes ejecutivo y legislativo, comenzó el golpe de Estado del 23-F.  El vicepresidente del Gobierno y teniente general Manuel Gutiérrez Mellado se levantó y ordenó a Tejero que depusiera su actitud, pero éste forcejeó con él, se reafirmó en su misión y efectuó disparos al aire. Los diputados se guarecieron en sus asientos mientras que Gutiérrez Mellado, el presidente Adolfo Suárez y el líder comunista Santiago Carrillo fueron los únicos que se mantuvieron sentados en sus escaños.  Durante las siguientes horas, el miedo y la angustia se apoderaron de los secuestrados en el Congreso, que no pudieron recuperar la libertad hasta la mañana del día siguiente.

El teniente coronel Antonio Tejero irrumpe, pistola en mano, en el Congreso de los Diputados durante la segunda votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno.

EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS TRAS LAS ELECCIONES GENERALES DEL 1 DE MARZO DE 1979

Las elecciones generales que se celebraron en España el 1 de marzo de 1979 dieron la victoria al presidente Adolfo Suárez y su partido, la Unión de Centro Democrático (UCD), que logró 168 escaños. La segunda fuerza política con representación parlamentaria fue el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Felipe González, que recibió 121 escaños. Los resultados fueron prácticamente los mismos que en las anteriores elecciones, dos años antes. Pese a ello, Adolfo Suárez y la UCD no consiguió mantener un gobierno estable. En el deterioro del gobierno del presidente Adolfo Suárez influyeron los numerosos atentados terrorista de la organización independentista vasca ETA, el fin del consenso entre partidos con el comienzo de una dura oposición por el PSOE, la llegada de los nacionalistas a los gobiernos autonómicos del País Vasco y Cataluña, la labor conspirativa de los círculos militares de extrema derecha y, en último término, la descomposición interna de la gobernante UCD.

En la foto, los diputados se levantan de sus escaños y miran hacia la puerta por la que el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, pistola en mano, acaba de irrumpir en el Hemiciclo durante la segunda votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno

El teniente coronel Antonio Tejero impone orden tras irrumpir en el Congreso de los Diputados junto con dos centenares de guardias civiles, durante la segunda votación de investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno

El teniente coronel Antonio Tejero, pistola en mano, en el Congreso de los Diputados durante los primeros momentos del intento del Golpe de Estado.

Esta imagen obtuvo el premio "World Press Photo" en 1981

GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil española, popularmente conocida como Benemérita, es un cuerpo de seguridad de naturaleza militar que forma parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
El capote verde oliva y el tricornio de color negro son un símbolo de esta institución armada creada en 1844 y que cuenta con más de 80.000 efectivos. Sus funciones comprenden desde la vigilancia fronteriza y de carreteras, hasta la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, o la protección de la naturaleza, entre otras. Tiene una doble dependencia. Por una parte, del Ministerio del Interior en cuanto a servicios, retribuciones, destinos y medios, y por otra, del de Defensa, respecto ascensos y misiones de carácter militar. De la treintena de militares procesados por el intento de golpe de Estado, la mayoría eran miembros de este cuerpo.

MANUEL GUTIERREZ MELLADO (1912-1995)

Militar y político español era vicepresidente del Gobierno y teniente general del Ejército el 23 de febrero de 1981. Se enfrentó al teniente coronel Antonio Tejero, quien le zarandeó, mientras varias ráfagas de subfusiles acribillaban la cúpula del hemiciclo. El presidente Adolfo Suárez acudió a socorrerle. Nombrado capitán general honorífico, fue una de las más destacadas figuras del proceso de transición a la democracia, que protagonizó desde que en septiembre de 1976 fue nombrado vicepresidente del Gobierno para asuntos de la Defensa. Falleció en un accidente de tráfico el 15 de diciembre de 1995, a los 83 años.

El vicepresidente y teniente general Manuel Gutiérrez Mellado se enfrenta a un grupo de guardias civiles en el momento en que el teniente coronel Antonio Tejero entra en el Congreso de los Diputados.

El vicepresidente y teniente general Manuel Gutiérrez Mellado es zarandeado por un grupo de guardias civiles en presencia del teniente coronel Antonio Tejero, mientras el presidente Adolfo Suárez intenta socorrerle.

El vicepresidente y teniente general Manuel Gutiérrez Mellado forcejea con un grupo de guardias civiles, mientras el presidente Adolfo Suárez intenta ayudarle.

SANTIAGO CARRILLO SOLARES (1915-2012)

Histórico dirigente del Partido Comunista de España (PCE), es una de las figuras relevantes de la oposición al franquismo y la Transición en España. Nacido en Gijón (Asturias), se afilió al PCE en 1936 y luchó en la Guerra Civil contra el General Franco.Fue responsable de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid en la bando republicano. Después del triunfo de Franco en 1939 se marchó de España y en 1960 fue designado secretario general de los comunistas.
Tras un exilio de 38 años, regresó a España a la muerte del general Franco y participó en la democratización del país. Con la legalización del Partido Comunista de España (PCE), fue elegido diputado en 1977. Fue uno de los tres políticos, junto a Adolfo Suárez y a Manuel Gutiérrez Mellado, que permaneció en su escaño, tras el asalto al Congreso del coronel Tejero el 23 de febrero de 1981. Abandonó la secretaria general del PCE en 1982 y tres años después fundó Partido de los Trabajadores-Unidad Comunista. Tras varios años alejado de la política, falleció a los 97 años en Madrid.

EL DECISIVO PAPEL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Los medios de comunicación tuvieron un papel fundamental durante la noche del asalto. Las redacciones trasladaron a sus lectores y oyentes las novedades sobre el intento de golpe de Estado. Además, el 23-F fue también el primer golpe de Estado narrado en directo por la radio. Esa noche, el periódico "El País" y "Diario 16" publicaron ediciones especiales informando de los acontecimientos y las principales cabeceras se posicionaron al día siguiente en favor del pueblo y la democracia. Fueron muchos los españoles que se mantuvieron informados de los acontecimientos en torno al Congreso de los Diputados por las emisoras radiofónicas. También la prensa internacional se hizo eco del golpe ofreciendo a sus lectores pormenores de lo ocurrido en España. La Agencia EFE distribuyó de inmediato entre sus abonados las fotos en exclusiva obtenidas por sus fotógrafos Manuel Pérez Barriopedro y Manuel Hernández de León del teniente coronel Tejero dentro del hemiciclo.

LOS TANQUES, EN LAS CALLES DE VALENCIA

Poco después de tomar el teniente coronel Antonio Tejero al mando de un grupo de guardias civiles el Congreso de los Diputados el 23 de febrero de 1981, el capitán general de la III Región Militar, y que comprendía Valencia, Murcia y Cuenca, Jaime Milans del Bosch, ordenó el estado de excepción en toda la zona bajo su mando y dispuso el despliegue de la División Motorizada "Maestrazgo", con 1.800 efectivos, decenas de vehículos y carros de combate, en las calles de Valencia. Las fuerzas militares se extendieron desde el puerto hasta el centro de la ciudad por lo que aquella noche la ciudad estuvo ocupada por militares con blindados y otros vehículos procedentes de las cercanas bases militares de Bétera y Paterna. Milans del Bosch intentó convencer a otros mandos militares de secundar la acción sin lograrlo.

Miembros del Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional (GEO), bajo mando de las fuerzas leales a la Constitución, vigilan el exterior del Congreso de los Diputados.

Miembros de la Policía Militar patrullan por el exterior del Congreso de los Diputados, donde guardias civiles han ocupado el edificio durante la sesión que debería votar la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo

Aspecto exterior del Congreso de los Diputados durante la noche del 23 de febrero.

El Congreso de los Diputados fue rodeado por la Policía Nacional.

MENSAJE DEL REY JUAN CARLOS EN LA NOCHE DEL 23-24 DE FEBRERO 1981

"Al dirigirme a todos los españoles con brevedad y concisión en las circunstancias extraordinarias que en estos momentos estamos viviendo, pido a todos la mayor serenidad y confianza y les hago saber que he cursado a los Capitanes Generales de las regiones militares, zonas marítimas y regiones aéreas la orden siguiente: Ante la situación creada por los sucesos desarrollados en el palacio del Congreso, y para evitar cualquier posible confusión, confirmo que he ordenado a las autoridades civiles y a la Junta de Jefes del Estado Mayor que tomen las medidas necesarias para mantener el orden constitucional dentro de la legalidad vigente.Cualquier medida de carácter militar que, en su caso, hubiera de tomarse deberá contar con la aprobación de la Junta de Jefes del Estado Mayor. La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar en forma alguna acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Constitución votada por el pueblo español determinó en su día a través de referéndum".

En la foto, a la 1,14 minutos de la madrugada del día 24 de febrero, el Rey apareció en Televisión Española, vestido con uniforme de Capitán General de los Ejércitos, para defender la Constitución española, llamar al orden a las Fuerzas Armadas en su calidad de Comandante en Jefe y desautorizar a Milans del Bosch.

GOBIERNO PROVISIONAL DE SUBSECRETARIOS

A las nueve de la noche del 23 de febrero de 1981, tras la toma del Congreso de los Diputados por guardias civiles a las órdenes de Antonio Tejero, el Ministerio del Interior informó de la constitución de un gobierno provisional con los subsecretarios de todos los ministerios, presidido por el director de la Seguridad del Estado, Francisco Laína. Este gobierno de los subsecretarios estuvo en permanente contacto con la Junta de Jefes de Estado Mayor.

Un grupo de ciudadanos siguen las novedades del asalto al Congreso del 23 de febrero de 1981, cerca de un quiosco de prensa.

EL HOTEL PALACE

El Hotel Palace se halla ubicado en la carrera de San Jerónimo frente al Congreso de los Diputados en Madrid y durante el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 se convirtió en el puesto de mando de los demócratas. Allí permanecieron autoridades, responsables políticos y muchos periodistas que siguieron expectantes el curso de los acontecimientos. El director general de la Guardia Civil, general José Aramburu Topete, y el inspector general de la Policía Nacional, el general José Saénz de Santamaría, dieron desde allí las correspondientes órdenes. Incluso el general de División Alfonso Armada, que luego fue hallado culpable como uno de los promotores del intento del Golpe, salió del Hotel Palace para negociar con el teniente coronel Antonio Tejero su rendición en la Cámara Baja.

La rendición de las fuerzas golpistas
La intervención directa del rey Juan Carlos permitió frustrar el golpe de Estado. En la noche del 24 de febrero apareció en televisión vestido de capitán general desautorizando a los conspiradores.  Pasadas las seis de la mañana, el capitán general Jaime Milans del Bosch dejó su puesto de mando en Valencia tras ordenar la vuelta de los efectivos y los carros de combate desplegados en Valencia a sus respectivas unidades. La División Acorazada Brunete, en Madrid, no se movilizó como pretendían los golpistas y las Capitanías Generales permanecieron leales al Rey y la Constitución. En el Congreso, a las nueve de la mañana de aquel 24 de febrero, el teniente coronel Tejero aceptó su rendición en el llamado "Pacto del Capó", rubricado por el general Alfonso Armada sobre el capó de un vehículo militar, en el que se establecía que no se pidieran responsabilidades de teniente hacia abajo. La petición, en la que medió el teniente coronel Eduardo Fuentes Gómez de Salazar, fue aceptada por la cadena de mando militar.

Un guardia civil, que se encontraba en el interior del Congreso, sale por la ventana de la oficina de prensa para entregarse. Desde las 9 de la mañana y tras dialogar con la Policía Nacional, muchos guardias civiles depusieron las armas.

JOSE LUIS ARAMBURU TOPETE (1918-2011)

El general Aramburu Topete era durante el 23-F director general de la Guardia Civil, puesto que desempeñaba desde abril de 1980. Se mantuvo fiel a la Constitución y como responsable de la Benemérita se hizo cargo del mando y dirección de los servicios montados tanto por este cuerpo, como por otras Fuerzas de Seguridad del Estado, para poner fin al asalto al Congreso.

JOSE SAENZ DE SANTAMARIA TINTURE (1919-2003)

Inspector general de la Policía Nacional, ordenó a sus efectivos rodear el edificio del Congreso en el que permanecían retenidos los diputados. Su declaración posterior como testigo durante el juicio a los golpistas provocó su enfrentamiento con el teniente general Milans del Bosch, cuando hizo el símil del intento golpista con un secuestro de un avión, lo que motivó la frase de Milans: "Me da asco, me voy". Nombrado teniente general en 1982, fue director general de la Guardia Civil con el Gobierno del PSOE.

El segundo jefe del Estado Mayor del Ejército, general de División Alfonso Armada (2º izq), y el director general de la Guardia Civil, general José Aramburu Topete (3º izq), en las inmediaciones del Congreso de los Diputados donde negociaron la rendición con teniente coronel Antonio Tejero.

A las 11:45 de la mañana, los diputados retenidos en el Congreso desde la tarde anterior, salen en libertad del edificio.

El presidente del Gobierno en funciones, Adolfo Suarez, entra en un automóvil, una vez puesto en libertad.

El diputado conservador Manuel Fraga (centro), abandona el Congreso de los Diputados, que había sido tomado por golpistas.

La diputada Elena María Moreno, del partido gobernante UCD, a la salida del Congreso de los Diputados.

El diputado socialista Gregorio Peces Barba, tras recobrar la libertad junto con el resto de diputados y miembros del Gobierno.

La diputada del partido gobernante UCD, Nona Inés Vilariño Salgado, es consolada después de abandonar el Congreso de los Diputados.

LAS REACCIONES INTERNACIONALES

La intenta golpista del 23-F fue condenado por los países de la entonces Comunidad Europea, con quien España negociaba su adhesión. Fueron unánimes los apoyos al Estado constitucional y la repulsa de los golpistas por la mayoría de los gobiernos. La entonces primera ministra británica, Margaret Thatcher, definió el golpe como un "acto terrorista”.

El Rey don Juan Carlos junto al presidente del Gobierno, Adolfo Suárez (1º izq), y los lideres de las principales fuerzas políticas parlamentarias del país, a quienes recibió en el Palacio de la Zarzuela tras el 23F.

El rey Juan Carlos (c) preside la reunión de la Junta de Defensa Nacional, que ha tenido lugar esta tarde en el palacio de la Zarzuela, tras el fallido intento de golpe de Estado del 23- F, a la que han asistido (i-d) el teniente general Emiliano Alfaro Arregui, miembro de la Junta de Jefes de Estado Mayor; el capitán general de Madrid, Guillermo Quintana Lacaci; el almirante Arévalo Pelluz; el presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, teniente general Ignacio Alfaro Arregui; el ministro de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún; el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez; el vicepresidente primero para Asuntos de la Defensa, Manuel Gutiérrez Mellado; el Secretario general de la Casa de SM el Rey, Sabino Fernández Campo (de pie); el ministro del Interior, Juan José Rosón; el director de Seguridad del Estado, Francisco Laina; el teniente general José Gabeiras Montero; y otros altos cargos.

Investidura de Leopoldo Calvo Sotelo como presidente del Gobierno 
El 20 de febrero de 1981 se celebró la sesión de investidura del candidato a presidente de Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, que había sustituido al dimitido Suárez y el cual necesitó de dos votaciones. Tras la presentación del programa de Gobierno y el consiguiente debate, el candidato tuvo  169 votos a favor (UCD, 165; Coalición Democrática, 3; y 1 UPN); 158 en contra, 17 abstenciones y 6 ausencias.  Al no obtener el candidato la mayoría requerida, se procedió a una segunda votación el 23 de febrero. Pero ésta fue interrumpida por el asalto al Congreso del teniente coronel Antonio Tejero y dos centenares de guardias civiles. 

INVESTIDURA COMO PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE LEOPOLDO CALVO SOTELO

Fracasado el intento de golpe de Estado, la sesión de investidura continuó el 25 de febrero y el candidato obtuvo la mayoría absoluta, por lo que Leopoldo Calvo-Sotelo fue nombrado presidente del Gobierno. Recibió 186 votos a favor (UCD, Coalición Democrática, CiU y los diputados Clavero Arévalo, Jesús Aizpún y Gómez de las Roces), 158 votos en contra (PSOE, PCE, PNV, PSA y 7 del Grupo Mixto), ninguna abstención y 6 ausencias: 2 del PSOE, 3 de HB y 1 del PSA).

Leopoldo Calvo Sotelo recibe el aplauso de los diputados tras ser elegido nuevo presidente del Gobierno, en presencia de Adolfo Suárez (dcha.), Manuel Gutiérrez Mellado (2 dcha.) y José Pedro Pérez Llorca (izda.)

Los diputados, puestos en pie, aplauden a la tribuna de prensa, para felicitar a los informadores por su labor durante el 23F

LEOPOLDO CALVO SOTELO

Investido presidente del Gobierno dos días después de la intentona golpista del 23 de febrero de 1981, durante su mandato se detuvo y enjuició a los militares considerados responsables del intento del golpe de Estado. Permaneció en el puesto hasta la elección del socialista Felipe González en 1982. Nacido en Madrid el 14 de abril de 1926, llegó a la presidencia del Gobierno después de ser ministro de varias carteras en los dos gobiernos de la UCD y vicepresidente de Asuntos Económicos. La decisión más relevante que adoptó en los 21 meses que permaneció al frente del Gobierno fue la adhesión de España a la OTAN. También debió afrontar la oleada terrorista de ETA, el caso del aceite de colza y la aprobación de la Ley del Divorcio. Retirado de la política activa en 1987, falleció en Madrid el 3 de mayo del año siguiente.

MANIFESTACIONES TRAS EL 23 F


El 27 de febrero se celebraron en todas las ciudades de España masivas manifestaciones en repudio del frustrado intento de golpe de Estado y en favor de la libertad y la democracia. La manifestación de Madrid congregó a más de un millón de personas y se convirtió en el símbolo de rechazo al golpismo. Los manifestantes se unieron detrás de una pancarta con el lema: "Por la libertad, la democracia y la Constitución".

Más de un millón de personas participan en la manifestación que, bajo el lema "Por la libertad, la democracia y la Constitución", fue convocada por las fuerzas políticas y sindicales tras el 23F. En la imagen, gran pancarta a favor del Rey Juan Carlos I.

Los líderes políticos encabezan la manifestación "Por la libertad, la democracia y la Constitución" que se celebró en Madrid tras el 23F. De izq a dcha: Nicolás Sartorius, Simón Sánchez Montero, Mugica Herzog, Joaquín Leguina, Nicolás Redondo, Santiago Carrillo, Felipe González, Calvo Ortega, Rodriguez Sahagún, Fraga Iribarne y Marcelino Camacho, Miguel Cabrera y Jorge Vestrynge (con bufanda)

Juicio del 23-F y sentencia
El 19 de febrero de 1982, casi un año después el intento de golpe de Estado, 32 militares y el civil Juan García Carrés, único civil inculpado en la causa del 23-F, se sentaron en el banquillo de los acusados, en una vista pública que concluyó el 24 de mayo posterior. La sentencia del denominado "juicio de Campamento" se hizo pública el 3 de junio y el general Jaime Milans del Bosch y el teniente coronel Antonio Tejero fueron condenados a 30 años de reclusión y pérdida de empleo. El Gobierno recurrió ante el Tribunal Supremo que, el 28 de abril de 1983, aumentó las penas a varios de los enjuiciados.  Milans del Bosch y Tejero no sufrieron variación en sus respectivas penas, pero el general de división Alfonso Armada, sentenciado en principio a 6 años, fue condenado a 30 años de cárcel por su participación en la intentona golpista y desposeído de su rango militar. El resto de los encausados hasta el grado de capitán comprobaron cómo su pena cuando menos era duplicada.  Milans del Bosh fue puesto en libertad el 1 de julio de 1990, falleciendo en 1997. Antonio Tejero quedó en libertad el 3 de diciembre de 1996 y está retirado. Alfonso Armada fue indultado por razones de salud el 24 de diciembre de 1988, tras cumplir seis años de cárcel y murió en el 2013.

Mandos militares, entre los que se halla el coordinador del servicio de Seguridad, general Urrutia, informan de los pormenores del juicio del 23F que se celebrará en Madrid.

Dibujo realizado por Javier Serrano de los procesados por el intento del golpe de Estado del 23F a la entrada de la sala del juicio en Madrid. Entre ellos, el teniente militar, Jaime Millans del Bosch (1º), los generales de división, Alfonso Armada Comyn (d), Luis Torres Rojas (2) y el teniente coronel, Antonio Tejero Molina (5º).

El magistrado ponente, Luis Vivas Marzal, da comienzo a la lectura de la sentencia definitiva de los implicados en el intento de golpe de Estado del 23 de Febrero de 1981.

MANUEL PEREZ BARRIOPEDRO

Fotógrafo de la Agencia EFE. Sus imágenes en exclusiva obtenidas en el interior del hemiciclo durante la irrupción de Tejero dieron la vuelta al mundo. Por esta labor periodística fue ampliamente reconocido con numerosos premios, entre ellos el World Press Photo 1981. Para que los guardias civiles no le requisaron el carrete, lo guardó en su zapato.

MANUEL HERNANDEZ DE LEON

Fotógrafo de la Agencia Efe. Inmortalizó en exclusiva con su cámara la intentona golpista del 23 de febrero de 1981. El exjefe de fotografía de la Agencia Efe fue ganador, entre otros, del premio Nacional de Periodismo de 1981. Protegió las instantáneas sobre los golpistas dentro de su ropa interior.

23-F: El intento de Golpe de Estado en España
Créditos: reportaje

Agencia EFE S.A.U.

Coordinador: Luis de León
Departamento de Documentación y Archivo Gráfico, Departamento Comercial y de Marketing y Departamento de Tecnología y Sistemas.

www.efe.com

Para adquirir cualquiera de las imágenes de esta colección puede ponerse en contacto con nosotros en los siguientes correos:
clientes@efe.es
archivografico@efe.es

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil