23 abr. 2016

Las aventuras de Don Quijote (I)

Acción Cultural Española, AC/E

"Rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo... hacerse caballero andante" (Quijote I,1). En esta exposición se presenta un recorrido de las aventuras que vive nuestro hidalgo en la primera parte del libro, la que Cervantes publicó en 1605.

De la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote
Ocupa los capítulos de 1 a 5 de la primera parte del libro. En ellos, Alonso Quijano, nuestro hidalgo, sale solo en busca de aventuras. Durante estas primeras aventuras es armado caballero en la venta, acompañado de dos mozas del partido que confunde con doncellas. ¡Aunque su alegría dura muy poco! Al cruzarse con unos mercaderes resbala de su rocín, y un mozo de mulas aprovecha para molerlo a palos con su lanza. Menos mal que un vecino de la aldea lo encuentra y se lo lleva de regreso a casa.

La graciosa manera que tuvo don Quijote en armarse caballero. (Quijote I,3).

El desdichado Andrés, al que don Quijote piensa haber salvado de su cruel amo. (Quijote I,4).

Del combate con los mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia, y de como don Quijote termina molido a palos por un mozo de mulas que los acompañaba. (Quijote I,4).

El regreso a la aldea con Pedro Alonso, al que don Quijote confunde con el noble marqués de Mantua. (Quijote I,5).

De la segunda salida de nuestro buen caballero
Esta vez, don Quijote sale a escondidas de su casa y es acompañado en sus andanzas por Sancho Panza, al que toma como fiel escudero. Durante esta segunda salida vive sus aventuras más recordadas: el combate con los molinos de viento, al que confunde con gigantes; el encuentro nocturno con la moza asturiana Maritornes que por error termina en su cama; y el pasaje en el que consigue el famoso yelmo de Mambrino, que en realidad es la bacía de un barbero...

La espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, a los que Don Quijote se enfrenta porque piensa que son gigantes. (Quijote I,8).

La estupenda batalla que el gallardo vizcaíno y el valiente manchego tuvieron y en la que Don Quijote sale vencedor. (Quijote I,8-9).

De lo que le sucedió a don Quijote con unos cabreros a los que recita su famoso discurso sobre la Edad de Oro. (Quijote I,11).

De lo que le sucedió al ingenioso hidalgo en la venta que él imaginaba ser castillo: la asturiana Maritornes termina en su cama por equivocación y el arriero se pone celoso. (Quijote I,16).

Don Quijote se enfrenta a los ejércitos de Alifanfarón y Pentapolín, que en realidad son dos rebaños de ovejas. (Quijote I,18).

La aventura de los batanes en la que se relata el miedo que pasaron el caballero y su escudero en la noche oscura. (Quijote I,20).

La alta aventura y rica ganancia del yelmo de Mambrino, que en realidad es una bacía de barbero (Quijote I,21)

De la libertad que dio don Quijote a muchos desdichados que, mal de su grado, los llevaban donde no quisieran ir, o La aventura de los galeotes. (Quijote I,22).

Las extrañas cosas que en Sierra Morena sucedieron al valiente caballero de la Mancha, y de la imitación que hizo a la penitencia de Beltenebros. (Quijote I,25).

La aventura de la Princesa Micomicona o cómo Dorotea se finge una princesa en apuros para sacar a nuestro enamorado caballero de la asperísima penitencia en que se había puesto. (Quijote I,30).

La brava y descomunal batalla que don Quijote tuvo con unos cueros de vino tinto pensando que estaba cortando cabezas a unos gigantes. (Quijote I,36).

Maritornes y la hija del ventero gastan una broma a Don Quijote dejándole atado de la muñeca en una ventana. (Quijote I,43).

Donde se acaba de averiguar la duda del yelmo de Mambrino y de la albarda: el barbero reclama su bacía pero don Quijote se pelea para defender sus ideales caballerescos. (Quijote I,45).

Del extraño modo con que fue encantado don Quijote de la Mancha y llevado en la carreta a su aldea. Es un nuevo engaño para alejar el caballero de sus aventuras. (Quijote I,47).

La rara aventura de los disciplinantes, en la que don Quijote toma las armas para liberar a una hermosa señora que está llorando. (Quijote I,52).

Instituto Univresitario de Investigación Miguel de Cervantes (UAH)
Créditos: reportaje

Comisarios de la exposición:
Carlos Alvar y Elisa Borsari

Colaboradoras:
Rosario Delgado Suárez, Margarita Paz Torres, Rachel Peled Cuartas, Ronda Vázquez Martí y María Jaén Castaño.

Organizado por:
Instituto Universitario de Investigación "Miguel de Cervantes" (UAH)

Actividad que se inserta dentro del proyecto I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad:
DHuMAR. Digital Humanities, Middle Ages & Renaissance. 1. Poetry 2. Translation (FFI2013-44286-P)

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil