CUIDADO DE CRIATURAS MÁGICAS

The British Library

Desde tiempos inmemoriales, se ha creído en la existencia de criaturas mágicas. Los bestiarios medievales incluían numerosas descripciones de criaturas con características peculiares, como unicornios, dragones o fénix. Hay algo reconfortante al ver estas imágenes, un recordatorio del poder de la imaginación humana y el deseo de creer en animales con talentos extraordinarios (y, a veces, peligrosos).

«Ningún hogar de magos está completo sin un ejemplar de Animales fantásticos».
Profesor Dumbledore en Animales fantásticos y dónde encontrarlos

¿Gigantes? Quizás...

Un gigante subterráneo
A Athanasius Kircher se le ha descrito como un gigante entre los eruditos del siglo XVII. Parece oportuno que en su obra Mundus Subterraneus (El mundo subterráneo) asegurara que, en el siglo XIV, se había descubierto un esqueleto descomunal en una gruta siciliana.

Supuestamente, el gigante medía noventa metros y aquí se le compara con un humano normal, con el gigante bíblico Goliat, con un gigante suizo y con uno mauritano.

Sirenas y más sirenas

Sirenas encantadoras
En la mitología griega, la sirena es una criatura con cabeza de mujer y cuerpo de ave. Atraía a los navegantes con sus dulces cantos y su voluptuosa figura para hacerlos naufragar y devorar su carne.
En francés, sirène —como sirena en español— también hace referencia al ser con cola de pez, tal como se muestra en este manuscrito de la Francia medieval.

En la orilla se encuentra un onocentauro, con el cuerpo de un hombre hasta el ombligo, y el cuerpo de un asno abajo.

Un librojuego con sirenas
Este maravilloso librojuego pudo ser elaborado como una prueba de amor. Mediante el uso de dobleces en el papel, se podían crear diferentes criaturas mezclando partes del cuerpo de bestias míticas y animales reales.

Aquí se ve a una sirena a la que se le pueden poner piernas para convertirla en mujer, o una cabeza de hombre para convertirla en un hombre pez.

«El dragón, probablemente la más famosa de todas las criaturas mágicas, es también de las más difíciles de ocultar».
Animales fantásticos y dónde encontrarlos

Dragones etíopes
La obsesión de Ulisse Aldrovandi por los dragones le llevó a escribir el éxito de ventas Historia serpenta et draconi (La historia de serpientes y dragones). Aldrovandi tenía en su posesión un espécimen de un «dragón monstruoso» que se había encontrado en las proximidades de Bolonia (Italia) en 1572. El cuerpo conservado del dragón estuvo expuesto en su museo privado y, más de cien años después, aún se le podía visitar.

Estas páginas ilustran dos tipos de dragón etíope, que se diferencian por la cresta del lomo.

Arañas

Tarántulas pajareras
Maria Sibylla Merian fue una naturalista pionera y la primera mujer que lideró una expedición científica a Surinam entre 1699 y 1701.

Fue durante ese viaje cuando descubrió esta gigante araña que se alimenta de aves. Por desgracia, algunos de sus colegas del sexo contrario la acusaron de fantasiosa y hubo que esperar hasta 1863 para que se aceptara finalmente la existencia de esta araña.

Aragog
Este diseño preliminar de Jim Kay captura todos y cada uno de los espeluznantes detalles de Aragog, la araña carnívora con la que Harry Potter y Ron Weasley se encuentran en el Bosque Prohibido.

Al fondo, cientos de patas de arañas se funden con los troncos llenos de púas que los rodean.

Los hilos de las telarañas resplandecen pálidos bajo la luz de la varita de Harry.

Hipogrifos

Un caballero y su hipogrifo
Ludovico Ariosto fue el primero en describir el hipogrifo en su poema épico Orlando furioso (1516).

En esta ilustración, el caballero —Ruggiero— ha amarrado su hipogrifo a un árbol. Lo que él no sabía era que, en realidad, el árbol era otro caballero al que una hechicera malvada había transformado.

Buckbeak
Esta bonita pintura de Jim Kay nos muestra a Buckbeak el hipogrifo tumbado en la cama de Hagrid, con un refrigerio de hurones muertos bajo sus garras. Kay dibujó el interior de la cabaña de Hagrid usando como modelo el pequeño cobertizo del jardinero de la abadía de Calke, en Derbyshire.

Los toques de azul vivo nos transportan a los bosques de Calke, donde crecen campanillas de este color.

«Apareció de repente un pájaro carmesí del tamaño de un cisne, [...] Tenía una cola dorada y brillante, tan larga como la de un pavo real, y brillantes garras doradas...».
Harry Potter y la cámara secreta

Resurgir de entre las llamas
Este bestiario del siglo XIII ofrece una minuciosa descripción del fénix. Según el manuscrito, el nombre de esta ave mítica se debe a que su color es el de la púrpura de los fenicios, es autóctono de Arabia y puede llegar a vivir quinientos años.

Se dice que los fénix de edad avanzada crean su propia pira funeraria con ramas y hojas antes de avivar las llamas con sus alas para ser consumidos por el fuego. Pasados nueve días, renacen de sus cenizas.

Un fénix francés
¿Sabía que el autor francés Guy de la Garde dedicó un estudio completo al fénix titulado L’Histoire et description du Phoenix (Historia y descripción del fénix)? La copia de este libro en la Biblioteca Británica está impresa en vitela e incluye una imagen pintada a mano de un fénix que asciende de un árbol en llamas.

Un simurg
Tradicionalmente, el simurg se representaba con cabeza de perro, orejas puntiagudas y cola de pavo real. En la literatura persa se le suele retratar en pleno vuelo con unas fantásticas plumas arremolinadas en la cola. En este bestiario, el autor describe al simurg como un ser fuerte capaz de arrollar a un elefante, y se dice que pone un huevo una vez cada trescientos años.

El fénix de Jim Kay
Este estudio preliminar de Jim Kay captura los brillantes colores de las plumas del fénix. El ave de la imagen parece planear por la superficie de la página.

El dibujo recoge también detalles del huevo, el ojo y una sola pluma de fénix; todos ayudaron al artista a componer las piezas de la ilustración final.

«El unicornio era de un blanco tan brillante que a su lado la nieve parecía gris».
Harry Potter y el cáliz de fuego

Un unicornio feroz
En la mitología había unicornios de todo tipo.

Un poema del escritor bizantino Manuel Philes describía al unicornio como una criatura salvaje con un mordisco peligroso: tenía cola de jabalí y boca de león.

Cinco especies de unicornio
Pierre Pomet, un farmacéutico parisino, identificó hasta cinco especies de unicornio, incluidos el camphur (un asno enastado procedente de Arabia) y el pirassoipi (un unicornio con dos cuernos, lo que es un contrasentido en sí mismo). Pomet declaró que el cuerno de unicornio era muy utilizado, dadas las excelentes propiedades que se le atribuían, principalmente contra el veneno.

A la caza del unicornio
A la sangre, el pelo y el cuerno de unicornio siempre se les han atribuido supuestas propiedades medicinales. Esta ilustración de la matanza y desolladura de un pirassoipi, un unicornio con dos cuernos, se encuentra en un estudio de Ambroise Paré, cirujano de la Corona francesa. Paré tenía intereses muy dispares. Dedicó otros capítulos de este libro a fenómenos como las momias egipcias y el veneno.

«...las lechuzas ululaban, los gatos maullaban y el sapo de Neville croaba debajo de su sombrero».
Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Un gato astuto
Los gatos siempre han estado vinculados con la brujería. Conrad Gessner, un naturalista suizo del siglo XVI, dijo que poseen un carácter astuto y que se sabe de hombres que incluso se han desmayado al ver un gato. Edward Topsell, que hizo la primera traducción al inglés de la obra de Gessner, señaló que los espíritus familiares de las brujas se suelen manifestar en forma de gatos, lo cual constata que la criatura entraña peligro para cuerpo y alma.

Una lechuza fuera de lo común
Esta ilustración pintada a mano de una pareja de lechuzas blancas forma parte del colosal Birds of America (Pájaros de América), que retrata todas las aves originarias de Norteamérica a tamaño real. El ejemplar terminado tiene una altura de un metro y es el libro impreso más caro jamás subastado. Las lechuzas blancas proceden de las regiones árticas de Norteamérica y Eurasia.

La hembra, en primer plano, tiene más motas negras en el plumaje.

Un sapo tóxico
Los sapos son parte del folclore mágico desde hace siglos. Sus usos van desde predecir el tiempo a traer buena suerte, y son frecuentes en los remedios caseros. Por ejemplo, se decía que restregar un sapo en una verruga la eliminaba, pero solo si se empalaba al animal y se le dejaba morir.

El sapo de caña que muestra la ilustración es de gran tamaño y se le puede identificar por sus manos y pies no palmeados. Las glándulas que producen su veneno sueltan una secreción lechosa tóxica.

Créditos: reportaje
Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil