La escultura fue una de las disciplinas de arte más importantes durante el Virreinato del Perú, muy influenciada por el barroco sevillano.

Este ejemplo confirma la permanente influencia entre los artistas locales del sevillano Juan Martínez Montañés, quien creó escuela a la distancia; y, además, demuestra que la imaginería no sólo recoge lo dramático sino también el hecho histórico.

Se representa a San Cristóbal, el santo patrón de los viajeros, en el momento de atravesar las aguas con el niño Jesús sobre la espalda y llevando invariablemente en la mano la palma que le servía de báculo. Con el correr del tiempo se han perdido ambos símbolos en esta imagen.

La técnica de la talla y la decoración dorada de la madera –el material preferido– permanecieron invariables durante todo el período virreinal.

Este tema del Cristo Resucitado es poco común en su representación. A diferencia del Cristo llagado y martirizado que agonizó en la cruz, muestra una imagen serena en la Resurrección. Por haber perdido los brazos no aparece con la bandera blanca y cruz roja, que constituye la característica de su actitud triunfante.

Se puede observar el valor esencial que tiene la policromía como expresión, no sólo porque da armonía y contraste a la talla, sino, sobre todo, porque matiza el gesto o expresión y hasta subraya los valores plásticos.

También llegaron al Perú diversas obras escultóricas de otros importantes talleres españoles, que por su calidad, consiguieron llamar la atención de los vecinos.

La obra que aquí se reproduce y la anterior (San Joaquín) están inspiradas en la obra del escultor español Gregorio Fernández, aunque no tiene el mismo tratamiento de paños.

A pesar de que la madera fue el material preferido, el maguey fue usado comúnmente en los talleres de escultura andinos.

Adán ha sido representado con cierto aire de virilidad, al igual que Eva cuyo cuerpo, siguiendo la costumbre, no inspira seducción ni halago femenino.

El maguey forma el cuerpo de las figuras. El acabado de la talla, según costumbre, está hecho con pasta de tiza, material que al secarse puede ser tallado.

Museo Pedro de Osma
Créditos: Historia

Museo Pedro de Osma

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil