Artefactos de Machu Picchu

Museo Machupicchu - Casa Concha

Selección de los objetos recuperados por la expedición de 1912 en los entierros de los servidores en las cuevas que nos muestran la identidad y la vida diaria de estas mujeres, hombres y niños.

Objetos de la Vida Diaria
La hacienda real de Machu Picchu en su apogeo tuvo una población máxima de 600 habitantes durante la estación seca (mayo a setiembre). La realeza palaciega fue miembro del grupo étnico Inca del valle del Cusco, pero los artesanos y los servidores domésticos pertenecían a muchos otros grupos étnicos provenientes de todo el Tahuantinsuyu. Los servidores domésticos dedicaban sus días a preparar chicha, cocinar, limpiar, tejer y producir objetos de metal; mientras que la elite dedicaba su tiempo a celebrar, cazar y actividades religiosas. Gracias a la costumbre Inca de enterrar a los individuos con sus posesiones personales, los objetos recuperados por la expedición de 1912 en los entierros de los servidores en las cuevas nos indicaron la identidad y la vida diaria de estas mujeres, hombres y niños. Otros objetos que se perdieron o que se desecharon en el complejo arquitectónico principal arrojan luces sobre las actividades de la elite. Una amplia selección de estos materiales es exhibida aquí, por primera vez en el Cusco desde las excavaciones de Bingham.

Cerámica de los Servidores o "Yanacona" de Machu Picchu: Estilo Cusco Inca
Acompañando los enterramientos de los servidores de Machu Picchu estaban sus posesiones personales, incluyendo su cerámica doméstica.

Aríbalo
Jarra de cerámica para el transporte, conservación y servicio de cerveza hecha de maíz (chicha). Esta cerámica fue utilizada tanto en la vida cotidiana, como de ajuar para servir a los muertos.

La Cerámica de Machu Picchu: Estilo Inca Clásico
Entre los recipientes de servicio, los platos son una de las cerámicas más populares y de elaborada decoración encontrados en Machu Picchu.
Muchos de estos platos tenían asas modeladas en forma de aves u otros animales.

Fragmento de asa de un plato con la representación de un felino.

Cerámica de los Servidores o "Yanacona" de Machu Picchu: Estilo Inca Provincial
Aunque algunos de los entierros en las cuevas de Machu Picchu fueron de Cusco, la mayoría de éstas muestra estilos provenientes de diversas partes del Tahuantinsuyo. Este patrón refleja la diversidad étnica de los residentes no reales de Machu Picchu.

Este par de platos de caolín blanco procede de un entierro de tres mujeres adultas. Son un bello ejemplo del arte de la cerámica de Machu Picchu con estilo provincial inca.


La decoración pictórica es notable, mostrando dos mariposas en negro, rojo y blanco. Representación detallada de los ojos y las antenas de los insectos.

Cocina y Consumo en Machu Picchu
Ollas de cerámica fueron utilizadas para la preparación de comidas en Machu Picchu. La forma más popular es una olla con un pedestal que podía ser colocada en el interior del fogón. Las tapas de cerámica eran importantes para la cocción a 2.400 m sobre el nivel del mar.

Herramientas para la Vida Diaria
Los trabajadores en Machu Picchu utilizaron implementos de piedra y bronce para la mayoría de sus quehaceres.

Manubrio

Las hierbas salvajes eran un ingrediente importante en la cocina Inca. Los morteros fueron usados para moler las hierbas; el tamaño varía de acuerdo con las comidas preparadas.

Metalurgia En Machu Picchu
El trabajo en metal, bajo el auspicio del Sapa Inca y su familia real (panaca), fue una actividad importante en Machu Picchu. Orfebres de la costa norte del Perú y otras áreas con tradiciones metalúrgicas avanzadas fueron llevados a Machu Picchu para producir objetos de metal que pudieron ser distribuidos como regalos para reforzar el prestigio y el poder del panaca. Las investigaciones de 1912 recuperaron metal en producción, objetos en proceso y residuos sobrantes de la producción metalúrgica, así como, herramientas usadas en su producción. Excavaciones de 1990 en Machu Picchu desenterraron la cabeza de una porra de bronce, abandonada en el proceso de ser fundida. Muchos de los objetos recuperados en Machu Picchu se relacionan con la confección de objetos de estaño y bronce, una aleación de cobre asociada al Estado Inca, pero también se hicieron objetos de metales preciosos.

Objetos Incas de Metal de Machu Picchu
Las excavaciones de 1912 encontraron una amplia variedad de herramientas de metal y joyas. Aunque algunas de ellas fueron producidas en Machu Picchu por especialistas que trabajaban para la familia real de Pachacuti, otras fueron llevadas a Machu Picchu desde otras regiones del imperio inca, Tahuantinsuyo.

Evidencia de metalurgia Inca en Machu Picchu
Los trabajadores del metal utilizaban estaño y cobre para crear bronce y este proceso dejaba residuos. La mayoría de las herramientas utilizadas en el proceso de producción de metal en Machu Picchu eran martillos, morteros, moldes, y pulidores.

Manubrio - Moledor "Qollota"

Piedra de Pulir Negra

Podemos ver aquí a un orfebre iniciando el proceso de transformación de un lingote irregular de plata en una delgada lámina usada en la producción de pinzas, anillos y otros objetos. Se le muestra martillando la plata con un martillo de piedra pulida. El artesano está vestido con una túnica negra simple, sandalias de cuero de llama y una honda de lana que también funciona como una banda para sujetar el cabello.

Cuenco de Plata

Cuenco de Bronce

Deformación Craneana En Machu Picchu
Modificaciones intencionales en la forma de la cabeza, difundida en los Andes, se lograron envolviendo las cabezas de los infantes con bandas de tela, algunas veces en conjunción con cojines de telas o tablillas rígidas. Los cronistas españoles tempranos notaron esta práctica y en 1585 y 1752 se dictaron leyes en el Perú para prohibir esta costumbre.Los españoles creyeron que el Inca había impuesto esta costumbre para hacer a sus súbditos más dóciles, pero fue más como un marcador étnico y de filiación grupal. Formas particulares de cabezas pueden haber sido vistas estéticamente atractivas, como en algunas culturas modernas tales como los Shipibos de la cuenca amazónica, quienes aplanan la frente de sus infantes. Debido a que los huesos del cráneo de los infantes son delgados y flexibles, es relativamente simple deformar sus cabezas y no pone en riesgo el cerebro. Algunas veces, estas deformaciones ocurren sin intención, frecuentemente cuando los infantes son atados a una cuna de tablas o cuando duermen habitualmente en una superficie dura. Las cunas de tablas producen un aplastamiento característico en la parte posterior del cráneo que persiste en la adultez.

Las deformaciones craneales intencionales y no intencionales fueron encontradas entre los esqueletos de Machu Picchu. La forma intencional, conocida comúnmente como el estilo “Aymara” (de los ancestros de las poblaciones aymaras de lo que es ahora Bolivia y Chile), mostrada en el molde del cráneo y la reconstrucción de abajo, resultó en una forma distintiva de cabeza reconocible a simple vista. En contraste, la deformación no intencional aplanada en la parte posterior del cráneo es menos visible a un observador casual, pero claramente presente en varios cráneos hallados en Machu Picchu, probablemente nativos costeños traídos a Machu Picchu para servir en esta hacienda real.
Muchos de los cráneos recuperados durante las excavaciones de 1912 en Machu Picchu muestran formas craneales típicas de zonas fuera del Cusco. Las dos formas que se encuentran con más frecuencia se muestran aquí, en conjunción con una reconstrucción facial usando la base de uno de los cráneos mostrados.

Textiles Incas
Para los incas, los textiles fueron los bienes más preciados, más valiosos incluso que el oro y la plata. Debido a su gran valor, frecuentemente fueron utilizados como ofrendas a los dioses y a los ancestros. El Sapa Inca presentaba textiles como regalos a funcionarios destacados, generales exitosos, aliados y líderes de los recientes grupos conquistados como parte de su estrategia política imperial. Los tejidos más finos (cumbi), usualmente fueron producidos con lana de vicuña y alpaca por las mujeres escogidas (acllas) y otros tejedores especializados. La ropa fue emblema de estatus social y rango político; el Sapa Inca y su familia vistieron túnicas especiales decoradas con filas de distintivos diseños geométricos conocidos con tocapu o hechas con materiales especiales como lana de vicuña. Los cronistas españoles relataron que el uso de motivos tocapu y la fibra de vicuña estuvieron estrictamente limitados por regulaciones gubernamentales. Muchos de los textiles producidos bajo la supervisión imperial fueron estandarizados; sus diseños y significados simbólicos estuvieron relacionados a la cosmología, prestigio e identidad étnica.

Túnica Real o Unku
Las túnicas producidas para los tejedores que trabajaban para el Inca muestran un alto grado de estandarización.

Unku con Tokapu (vestido del inca decorado con cuadriláteros llenos de motivos de diferentes diseños y colores) eran populares entre los funcionarios de alto rango, sin embargo, el uso de la lana de la vicuña se restringió para la familia real posiblemente porque esta provenía de un animal salvaje en lugar de uno doméstico.

Aguja

El Quipu
El quipu es un conjunto de cordones anudados usados para conservar el registro en el imperio Inca; el nombre significa “nudo” en quechua. Hecho de algodón, fibra vegetal o lana de camélidos, la estructura está compuesta por un cordón primario del que cuelga un número variable de cuerdas. Algunas veces, se adjuntaban cordones subsidiarios a las cuerdas colgantes. La información fue registrada en los quipus con una variedad de técnicas, incluyendo el color de las cuerdas (tanto naturales como teñidas), las diferencias en la direccionalidad del hilado y la torsión de las hebras, el agregado de cuerdas al cordón principal y la elaboración de nudos en los cordones.

En la mayoría de los quipus los nudos fueron atados individualmente en grupos, en diferentes niveles, para indicar valores numéricos en base al sistema decimal Inca. La información que fue registrada en estos dispositivos incluyó data estadística de los censos y registros de tributos, así como de historia, genealogías y otros tipos de narraciones. Estos dispositivos fueron elaborados y leídos por los administradores del Inca y especialistas en mantener el registro.

Joyería
Los residentes de Machu Picchu tenían acceso a una amplia gama de objetos de metal, incluyendo varias clases de joyería. Para las mujeres, el prendedor (tupu) fue un elemento básico para el vestido estándar. La forma y la composición de los "tupus" de mujeres nos dice sobre su status social y su origen étnico. Collares, brazaletes y ornamentos que fueron cosidos a los tocados de la cabeza fueron ampliamente usados. Algunos de estos objetos como depiladores o cuchillos, también fueron perforados para ser usados como pendientes.

“Tupu” con representación de un ave

La calidad del trabajo artesanal y el material del que los tupus</> se hicieron muestra el status social de los individuos para los que fueron destinados.

"Tupu" de Plata

"Tupu" de Bronce

"Tupu" de Bronce

Machupicchu Museum - Casa Concha
Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil