Latinas en Los Ángeles

Condé Nast Archive

Fotografiado por Stefan Ruiz

Introducción

Sailor Gonzales describe su estilo como "jodidamente dramático". Gonzales, de 20 años, es especialista en diseño de modas y estudios chicanos. Además, trabaja en una tienda de patines en Long Beach, California, aunque creció en la zona de Wilmington de Los Ángeles. "Me fascina todo lo que mi mamá usaba en la preparatoria", comentó recientemente a Vogue. "Me encanta el maquillaje dramático alrededor de los ojos, típico del estilo cholita, que usaban mi mamá y mis tías. Me gusta cuando la gente siente nostalgia al mirar mi atuendo".

En el sudoeste, y especialmente en Los Ángeles, las referencias retro siempre fueron un elemento fundamental del estilo de las latinas. Sin embargo, los estilos de antaño no son meras colecciones en el gran reciclaje de épocas, cortes y proporciones de la industria de la moda. "Muchos chicanos jóvenes quieren conectarse con su historia", explicó John Carlos De Luna, un comerciante de ropa retro y propietario de Barrio Dandy Vintage, una tienda en Boyle Heights. "Por naturaleza, buscan conectarse con un capítulo de Estados Unidos que no los aceptaba, que los menospreciaba. Transmite mucho poder hacer propia esa historia".

El estilo chicano comenzó con la subcultura de los pachucos de las décadas de los treinta y cuarenta. Los pantalones cónicos y los peinados pompadour de la era "zoot-suit" "son el origen de nuestra identidad", comentó De Luna. No es casualidad que durante este período también hubo una persecución explícita de los mexicanos-estadounidenses en Los Ángeles, que fueron el blanco de la serie de ataques racistas conocidos como los Disturbios del Zoot-Suit. A partir de ese momento, se mantiene y relata una narrativa compartida a través de la moda.

En la actualidad, las mujeres jóvenes hacen alusiones a las décadas de los setenta, ochenta y principios de los noventa, otra época tumultuosa para la comunidad latina en Los Ángeles, cuando la violencia de bandas arruinó la vida de muchos latinos y acabó de manera temprana con la de tantos otros. "Hacen referencia al encarcelamiento masivo", dijo De Luna con respecto al resurgimiento de la década de los noventa. "A fin de cuentas, lo que dicen es 'No quiero ser un número'". Se trata de una época que Dorys Araniva, una diseñadora de ascendencia salvadoreña de 37 años, vivió y busca mantener con vida. "Mi estilo está en sintonía con mi crianza y cultura", comentó Araniva. "En Los Ángeles, los primeros años de la década de los noventa fueron muy crudos, pero a la vez hermosos. Aún hoy me atormentan de forma positiva".

Independientemente del período, las referencias retro son una afirmación de orgullo y un acto de esperanza, afirmó De Luna. "Viajamos en el tiempo para que las nuevas generaciones sepan que existimos, que estuvimos aquí" .

Latinas en Los Ángeles

Salina Zazueta-Beltrán, Isabella Ferrada y Victoria Valenzuela en East Hollywood.

"Mi estilo es un tributo a mi cultura y a los modelos originales que me anteceden", comenta Gabriela Medina, quien aparece en esta fotografía con su hija Aubrey en la tienda Barrio Dandy en Boyle Heights, Los Ángeles.

Theodore Roosevelt High School en Boyle Heights, Los Ángeles.

Isabella Ferrada es artista, modelo y aspirante a cineasta. Su maquillaje y estilo están inspirados en la cultura drag, en su madre y sus tías en las décadas de los ochenta y noventa, y en sus amigos, a quienes describe como "un grupo de artistas jóvenes, queer y de piel morena".

Usa una blusa de Mujerista Market diseñada por su amiga, Salina Zazueta-Beltrán. Fotografía tomada en Westlake, Los Ángeles.

Vista desde el Parque Ascot Hills en la zona este de Los Ángeles.

Amber Rose Comacho posa frente a un santuario a la Virgen de Guadalupe en el estacionamiento de El Mercado de Los Ángeles en Boyle Heights.

El espacio de trabajo en Westlake, Los Ángeles, de la diseñadora de moda chicana Salina Zazueta-Beltrán, de 20 años, que confecciona a mano cada prenda de vestir que vende en su tienda en línea Mujerista Market.

Maritza Amezcua y Sailor Gonzales se conocen desde la escuela secundaria.

Maya Martinez

Dorys “Dee” Araniva

Dorys creció en la zona centro sur de Los Ángeles y es madre de tres hijos (el más grande presta servicio en el ejército de EE.UU.). Hace dos años, fundó la empresa textil "DXCollective" como una manera de expresar su lado artístico. Los diseños representan su amor por el grafiti, el arte del tatuaje y la cultura chicana y de Los Ángeles.

Dora Araniva

Dianna Araniva

Melissa Hurtado, modelo, artista y curadora de revistas se identifica como chicanx y de género no binario. En ocasiones, su trabajo abarca el feminismo interseccional, los mecanismos de afrontamiento y la seguridad de la mujer.

Vista del centro de Los Ángeles desde el Parque Ascot Hills en la zona este de Los Ángeles.

Aubrey Camila gravitó naturalmente hacia el estilo pachuca que usaba su madre y espera motivar a otras muchachas a que sean ellas mismas sin temor.

Fotografía tomada en la tienda Barrio Dandy en Boyle Heights, Los Ángeles.

Ofelia Esparza y su hija Rosanna Esparza Ahrens frente a su casa en la zona este de Los Ángeles. Rosanna, la quinta de nueve hijos, es una artista y diseñadora a cargo de Tonalli Studio junto a su madre. Ofelia vivió en este barrio toda su vida. En un principio, su madre vivía en esta casa, que queda a cuatro cuadras del lugar donde nació Ofelia y al frente de su escuela secundaria.

Angeles Zeron se llama así en honor a la ciudad de Los Ángeles. Escribe poesía, se inspira en Alice Bag y está orgullosa de su familia y su historia. "No quiero que exploten mi cultura ni que sea una moda", sostiene.

Se la fotografió en Crenshaw.

Ofelia Esparza, de 85 años, es una creadora de altares experta, que vivió toda su vida en la zona este de Los Ángeles. Como artista y educadora, dedicó su vida a la comunidad y continúa las tradiciones que aprendió de su madre. Es conocida por las ofrendas públicas que crea todos los años para la celebración del Día de Los Muertos.

Se la fotografió en Tonalli Studio, un espacio de arte que dirige con su hija, Rosanna, en Old Town Maravilla, en la zona este de Los Ángeles.

Un altar a María Félix de Dorys “Dee” Araniva en Westchester, Los Ángeles.

Créditos: Historia

Visual Director: Suzanne Shaheen
Editor: Alessandra Codinha
Designers: Fernando Dias De Souza and Sara Jendusa
Producer: Maleana Davis
Photo Producer: Ashley Solomon
Engineer: Gregory Kilian
Research and Sittings editor: Olivia Horner
Text by ABBY AGUIRRE
Photographed by STEFAN RUIZ

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil