1960 - 2010

La moda imposible: moda de vanguardia en el Museo del Traje

Museo del Traje. CIPE

Explora la fascinante dicotomía entre lo posible y lo imposible en la moda de la mano de los diseñadores más importantes del último medio siglo.

La moda imposible
La exposición se centra en las creaciones más innovadoras de la moda del último medio siglo presentes en las propias colecciones del Museo. Durante las décadas centrales del siglo XX se fraguó la eclosión definitiva de la modernidad, tanto en el campo de la creación como en lo social. A partir de entonces comenzó una época de revoluciones y contrarrevoluciones, de arte conceptual y de expresiones antiartísticas, de individualismo a ultranza y de movimientos culturales de todo sesgo, que marcó un antes y un después también en el desarrollo de la moda.

Aunque las dos últimas décadas del siglo se caracterizaron por un mayor conservadurismo que determinó una “llamada al orden”, en el ámbito creativo se puede apreciar la asunción de una libertad conceptual y formal que queda reflejada en el trabajo de un buen número de artistas. De esta manera, aunque las últimas vanguardias se agotan históricamente en la década de 1970, podemos encontrar multitud de propuestas que continúan ahondando en los aspectos más transgresores de la moda.

El objetivo de la muestra es transmitir la idea de la vanguardia creativa como motor de cambio y renovación de criterios estéticos a través de las colecciones de moda contemporánea del Museo.

Final Home
Kosuke Tsumura, 1997

Materia
El diseño, el confort y hasta la funcionalidad de una prenda dependen en gran medida de los materiales empleados en su elaboración. Además de las fibras naturales, a lo largo del siglo XX han ido apareciendo las fibras químicas: rayón, acetato, nylon, poliester, elastano... protagonistas de esta exposición.

Vestido
Rei Kawakubo, 1991

Rei Kawakubo, creadora de la marca Comme des Garçons, consigue que sus diseños provoquen casi siempre un fuerte impacto visual, por sus líneas arquitectónicas y su color metalizado.

Vestido
Walter Van Beirendonck, 1990

Vestido construido en PET, un tipo de plástico muy empleado en envases de bebidas y textiles. Este vestido es un guiño a las prendas profesionales desechables que se confeccionan con este material.

Vestido collage
Paco Rabanne, 1970

En 1965, Paco Rabanne registra el material Rhodoia (plástico que tiene como base el acetato de celulosa). Este material en forma de placas sirve para construir este vestido.

Pantalón
Mariuccia Mandelli (Krizia), 1983

Krizia, histórica de la moda italiana más vanguardista, trabajó a partir de los 70 con materiales poco convencionales, como el caucho, el corcho o la anguila (este pantalón está justamente confeccionado con piel de anguila), empleados de forma audaz, lo que le vale el apodo de "Crazy Krizia".

Chaqueta
Mariuccia Mandelli (Krizia), 1982

Los tonos metalizados de esta chaqueta de Krizia, dorados y cobres, son novedosos. Se trata de una prenda de forma un tanto andrógina menos las mangas con volumen curvilíneo que le aportan cierta feminidad. El tejido en nylon y poliéster le concede gran liviandad.

Color
Estampados atrevidos, abstractos y de colores psicodélicos nos acompañan. Combinaciones inusuales, y a veces hasta discordantes, impregnadas de estilo Kitsch y Pop Art. Los reflejos metalizados, propiedad hasta entonces de la Alta Costura, son recuperados por la juventud para entrelazarlos con el elastano y conseguir la estética "negra"discotequera de los años 80.

Vestido
Valentino, 1965

Fiel a su estilo, Valentino construye un diseño elegante, de patronaje perfecto y bambula de seda vaporosa que lo convierten en un arco iris en movimiento. Tanto los colores escogidos como la manera de agruparlos responde a diseños de la India, impensables en Occidente.

Vestido
Emiliano Pucci, 1970

Las fibras elásticas junto con los estampados originales, se convirtieron ya desde los 50 en la marca distintiva de Emilio Pucci. En su visión de la moda se puede percibir su vinculación con el mundo del deporte.

Camisa
Missoni, 1971

La decoración en zigzag es una de las formas más reconocibles de la marca Missoni, que comenzó a utilizarla en sus prendas en 1962, cuando empezaron a trabajar con la máquina Raschel Capae, capaz de hacer estos dibujos.

Pantalón
Missoni, 1971

La manera especial de trabajar el punto y el empleo de tanto color le obligó a construir prendas de cortes lineales y sencillos para evitar distorsiones, como se demuestra en este pantalón.

Estructura
Paralelamente a la evolución donde prima la funcionalidad del diseño, multitud de propuestas se abren a la extravagancia. Modas Maximalistas con volúmenes imposibles, patronajes dados al virtuosismo, asimetrías, nuevas proporciones, deconstrucción, minimalismo radical, elementos decorativos que pasan a ser constructivos... una búsqueda incesante de la que resultan los patrones más innovadores.

Vestido
Marimekko, 1963

La minifalda llegó a la moda en los 60 para convertirse en una de las prendas más icónicas del siglo. La simplificación radical de líneas que encabezaron los diseñadores más jóvenes como Marimekko, condujo a un minimalismo estructural.

Vestido
Rei Kawakubo (Comme des Garçons), 1983

Apostando por materiales básicos y por una paleta de color que apenas se aparta del negro riguroso, Comme des Garçons propone en los 80 una nueva lectura del vestir. El volumen se desarrolla con independencia de convencionalismos.

Vestido
Yamamoto, 1989

Yamamoto esconde una profunda reflexión tras la aparente sencillez de este vestido. La asimetría domina toda la composición sin hacerse evidente en la impresión del conjunto.

Mensaje
El libre juego de significados de la indumentaria se ha convertido en una característica única de la moda contemporánea. Los significados se vuelven ambiguos y nacen nuevos ámbitos de elitismo: se crean códigos de moda entre sectores de jóvenes que sólo son aceptados o comprensibles para ellos. De ahí toman los diseñadores la inspiración para sus propuestas más explícitas, aquellas en las que la palabra escrita, los símbolos, la iconografía pop o conceptos provenientes del arte y la política se alían con la indumentaria.

Pantalón
Yamamoto, 1985

El cromatismo epatante, propio de la estética Kabuki, demuestra que con las propuestas de Yamamoto, la tradición cultural japonesa y la cultura pop anglosajona se hibridan en un mensaje abiertamente humorístico.

Vestido
The Scott Paper Company, 1967

Los vestidos de papel tuvieron un breve y fulgurante éxito a finales de los años 60. Es el caso del Souper Dress, seguramente el más famoso de los vestidos de papel de la época. Sintonía entre la moda y el arte Pop, pues muestra la famosa lata de sopa de Andy Warhol.

Abrigo
Agatha Ruiz de la Prada, 1982

Desde sus inicios en los años 80, Ágatha Ruiz de la Prada apostó por una moda altamente significante, explosiva en lo cromático, desbordante en lo formal, plagada de alusiones a elementos más o menos ajenos a la indumentaria.

Chaqueta
Moschino, 1994

Chaqueta de Moschino Couture. El traje sastre se transforma en sus manos en un acertijo. La rejuvenece al dotarla de un componente provocador, osado, incluso. La interpretación del mensaje queda en manos del observador.

Falda
Moschino, 1994

Falda elegante y femenina que queda trastocada con su mensaje provocador.

Moda a la carta
Bajo esta sección hemos querido ejemplarizar de manera sucinta tres de las tendencias más significativas que la moda ha tomado de la calle. El look, el vintage y el DIY ("Do It Yourself"), representan esas conductas que en algún momento nacieron como decisión individual y que con el paso del tiempo han sido absorbidas y reconceptualizadas por la moda. Diseñadores y consumidores se alían en comunión estética para llevar la creatividad en el vestir siempre un paso más allá, en un juego de retroalimentación constante, un perpetuum mobile que es la metáfora de nuestro tiempo fracturado e impersonalizado.

Cuerpo
Domenico Dolce and Stefano Gabbana, 1998

La difusión del concepto multimarca y el reposicionamiento del diseño de prêt-à-porter amplía las posibilidades de crear un look propio. Los diseñadores entendieron la necesidad de ofrecer prendas sueltas para configurar imágenes personalizadas. En la imagen, un cuerpo diseñado por Dolce&Gabanna.

Falda
Yves Saint Laurent, 1990

La falda de Saint Laurent Rive Gauche, combina con el cuerpo de Dolce&Gabanna para crear un look personalizado al gusto de las clientas más deseosas de crear conjuntos personales.

Vestido
Ossie Clark, 1971

Este vestido de Ossie Clark de 1971 será reproducido por La Maison Martín Margiela en 1995, siguiendo la moda vintage y el estilo retro, una tendencia contemporánea que desmitifica el pasado y revisa formas históricas anteriores.

Vestido
Paco Rabanne, 1966

Vestido de 1966 de Rhodoïd y acero de Paco Rabanne. Ligeras placas circulares en dorado que se montan con anillas de acero permiten crear un vestido que la propia clienta podía montar en su casa.

Museo del Traje
Créditos: reportaje

La moda imposible: moda de vanguardia en el Museo del Traje

Comisario: Juan Gutiérrez
Asesora científica: Lucina Llorente

Museo del Traje

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil