Oct 27, 2016

Tesoros de Granada

Museo Arqueológico de Granada

Obras Singulares del Museo Arqueológico de Granada.

MAEGR - HISTORIA DE UNA INSTITUCIÓN

En 1879, el Museo Arqueológico Provincial de Granada es uno de los primeros museos provinciales fundados en España. Sus primeras colecciones reunían las obras de arte, procedentes de conventos desamortizados en 1835, y material arquitectónico de edificios demolidos con la Reforma Interior Urbana de Granada del siglo XIX.

Hasta mediados del siglo XX compartió local con el Museo de Bellas Artes. Sufrió un largo peregrinaje por distintos edificios de la ciudad como el Convento de Santa Cruz la Real, unos bajos del Ayuntamiento, y un edificio en la Calle Arandas. Es en 1919, cuando se ubica en la Casa de Castril, con una primera exposición estrictamente arqueológica.

En 1974, gracias a la profesionalización de la arqueología y a la innovación metodológica en las excavaciones arqueológicas, se realizó una nueva instalación permanente abarcando desde los orígenes del poblamiento humano en la provincia hasta la conquista cristiana de 1492.

Desde 1984, con las transferencias en materia de cultura del estado a la Junta de Andalucía, la exposición del Museo se ha visto revisada parcialmente en su montaje, al que se le han ido añadiendo objetos arqueológicos recuperados en excavaciones o hallazgos casuales más recientes, así como diversos recursos didácticos.

En la actualidad, se ha iniciado por parte de la Administración Pública, un proceso de remodelación global en el que se contemplan como ejes básicos la exposición y la valoración singular de sus piezas, atendiendo a la mejora de su conservación, a la nueva didáctica y a la aplicación de nuevas tecnologías.

Paleolítico y Neolítico
Hace 10 millones de años los primeros homínidos aparecen en la parte oriental del continente africano. En el camino de su evolución emigraron hacia Europa y Asia. Tradicionalmente se ha tenido la idea de que vivían al día, tomando de su alrededor los recursos más disponibles y desplazándose cuando éstos no les era ya suficientes. Hoy sabemos, que su economía y vida cotidiana se basaban en un programa más complejo del que formaban parte el uso de los recursos, el emplazamiento de los asentamientos y la ordenación demográfica. En este sentido, el estudio de la Prehistoria en la provincia de Granada nos da las claves de esta afirmación, siendo un sitio único para explicar la evolución del hombre, con una importancia arqueológica que atestigua la presencia del ser humano desde hace 1,7 millones de años.

El ÚLTIMO REFUGIO DEL NEANDERTAL

Por sus características físicas -el gran espesor de los huesos, el torus supraorbital desarrollado, las órbitas oculares cuadrangulares- este fósil corresponde al frontal de un niño de unos siete años de edad, del tipo neandertal. Vivió hace 75.000 años, en la Cueva de la Carigüela, muy cerca del actual municipio de Piñar.

Los neandertales, se mantuvieron sin cambios notables hasta una fecha muy tardía, cuando ya aparecen las primeras culturas del Paleolítico Superior en el resto del continente. Esto significa que el sur de la Península Ibérica había sido tal vez su último refugio ante el avance de los hombres anatómicamente modernos, el Homo sapiens.

Se trata de una estela funeraria realizada en pizarra, donde lo más destacable es la representación antropomórfa central.

Sandalias de esparto localizadas en La Cueva de los Murciélagos (Albuñol) en 1831 por un vecino del lugar. Destacan por su excepcional estado de conservación, siendo uno de los escasos restos orgánicos prehistóricos conservados en la toda la Península Ibérica.

La diadema de la Cueva de los Murciélagos es una cinta de oro fina realizada mediante la técnica de batido.

Según el relato de Manuel de Góngora, la diadema estaba colocada sobre el cráneo de un esqueleto masculino, que formaba parte de un enterramiento colectivo. Aunque este relato es difícil de creer no deja de sorprendernos la factura de este elemento.

Del Calcolítico a la Edad del Bronce
El gran cambio que se produce en el Calcolítico es la aparición de la minería y la metalurgia. En el sur peninsular, no se introduce en todas partes al mismo tiempo; mientras que en el alto Valle del Guadalquivir hay una presencia de objetos de cobre entre el 3.750 -3.500 a.n.e., en las comarcas centrales granadinas este proceso, se manifestará más tarde. Conocemos varios poblados fortificados con bastiones circulares al estilo de los Millares. De este tipo son El Malagón (Cúllar), Cerro de la Virgen (Orce) y Las Angosturas (Gor).

Esta pieza representa un ídolo femenino del asentamiento Calcolítico del Malagón (Cúllar).

Se trata de un ídolo articulado realizado en marfil, al que le falta la cabeza y tal vez los brazos, de poco más de 16 cm. de altura.

LA CULTURA DEL ARGAR

Durante la Edad del Bronce se desarrolla en el sureste de la península ibérica la llamada Cultura del Argar, desarrollado aproximadamente entre el 2250 y el 1575 a.n.e

Se conoce un gran número de poblados argáricos normalmente ubicados próximos a los recursos como valles fluviales, tierras de cultivo y filones de mineral de cobre.

Estaban integrados por viviendas rectangulares con alzado de piedra y cubierta de madera. En ellas se producían y se consumían los bienes de primera necesidad: se molía el grano, se hilaba el tejido y se fabricaban tejidos y herramientas.

Aparece ahora la costumbre de practicar los enterramientos en el subsuelo del interior de las viviendas, dentro de una gran vasija o pithos. Esto se ha interpretado como un intento de legitimación de la propiedad de la vivienda y del derecho a vivir en el poblado.

La sepultura que se muestra pertenece a un enterramiento infantil en urna del poblado de Fuente Amarga en Galera.

Esta fuente parece proceder del Cerro de los Infantes en Pinos Puente, donde existió un asentamiento del Bronce Final caracterizado por grandes cabañas de planta oval cuyo espacio interior no estaba compartimentado pero sí especializado en zonas de distintas tareas domésticas y artesanales.

Colonizadores e Íberos.
En los primeros siglos del 1er milenio a.n.e. se producen grandes transformaciones en las sociedades autóctonas del Bronce Final del sureste la Península Ibérica debido tanto a su propia dinámica interna como a la llegada de diferentes pueblos del mediterráneo central y oriental —fenicios, cartagineses y griegos — que se asientan en nuestra costa mediterránea. Así, en la provincia de Granada coexisten dos zonas culturales que funcionan de manera un tanto diferente: La zona de influencia fenicio-púnica, en la costa y la zona de influencia indígena ibérica, en el interior.

LAS URNAS DE ALABASTRO EGIPCIAS

En la necrópolis de La Laurita se hallaron 22 urnas cinerarias de alabastro que fueron traídas desde Egipto, y procederían probablemente del saqueo de las tumbas de los faraones. Varias de ellas tienen cartelas e inscripciones jeroglíficas de
los faraones Orsorkon II, Takelot II y Chechonq III, de la XXII dinastía libia egipcia, datadas en los siglos IX y VIII a.n.e., excepto una más antigua.

Las urnas funerarias de alabastro contenían los restos humanos incinerados, acompañados por objetos personales del difunto más o menos quemados, como anillos, brazaletes, colgantes y amuletos.

El texto jeroglífico dice lo siguiente:

"... Tu corazón se embriagará para hacer lo que place constantemente a tu corazón. Embriágate hasta la eternidad. Sé feliz estando sobrio. Lo que ella ama constantemente es la embriaguez. Trenza una corona y colócala sobre tu cabeza (después que) ella se haya untado con incienso. Actúa constantemente de acuerdo con tu corazón Protege en Bubastis al Ka de Osor(cón)..." .

Bubastis es un lugar situado en el Delta del Nilo; Osorcón fue un personaje relacionado con la familia real bubastita que debió vivir en la época de los reyes libios, entre los siglos IX-VIII a.C.

En este escarabeo se representa a Harpócrates sentado sobre la flor de loto.

Las piezas que ves aquí formaban parte del ajuar depositado en las tumbas. Muchos son objetos de lujo de origen oriental tan solo al alcance de las clases sociales más altas, en este caso los primeros colonos fenicios de Sex.

Llama la atención el uso del huevo de avestruz en el ritual funerario fenicio. El huevo de avestruz tiene un carácter sagrado y en las necrópolis adquiere una función apotropáica, que aleja el mal, y como germen de vida y de recuperación.

EL BANQUETE ÍBERO

Estas piezas de cerámica griegas aparecieron enterradas en una fosa junto a otros objetos de lujo importados: numerosos vasos de cerámica griega, ungüentarios de vidrio polícromos, fusayolas, objetos de metal y marfil, conchas y una cáscara de huevo de avestruz. Se relaciona con un depósito ritual tras la celebración de un banquete y ceremonias relacionadas con el uso de perfumes y ungüentos.

Los ungüentarios ocupan un lugar destacado dentro de los objetos de tocador. Este tipo de ungüentarios, junto con marfíles y cerámicas áticas, son considerados productos de lujo que llegan a los asentamientos por medio del comercio. Suelen aparecer en las necrópolis formando parte del ajuar del difunto y también en santuarios, dentro de urnas votivas y raramente en contextos de hábitat.

La presencia de esta coraza en el sur de la Península Ibérica asocia esta zona al comercio del Sur de Italia y de Sicilia desde las últimas décadas del siglo V y a lo largo del IV a.C.

Bajo el poder de Roma
La romanización es la adopción paulatina de las formas de vida romanas, por parte de los pueblos iberos. Este proceso comienza a finales del siglo III a.n.e. tras la victoria de los ejércitos romanos en la Segunda Guerra Púnica contra los cartagineses por el control del sur de la Península Ibérica y llega hasta el siglo I d.n.e. cuando las poblaciones ibéricas están plenamente integradas en la administración romana. En este tiempo se transforman las ciudades, el territorio, la sociedad y las creencias de las poblaciones fenicio-púnicas e ibéricas de la provincia de Granada, y también su cultura material.

ACEITE, VINO Y CONSERVAS


Estas ánforas servían para almacenar y transportar aceite, vino y conservas. El pivote que tienen en la base facilitaba su colocación en los barcos. Las ánforas tenían tapaderas de corcho o cerámica y luego se sellaban con una capa de cal y arena donde se grababa el nombre o sello del propietario. En la ciudad fenicia y luego romana de Sexi – Almuñécar– se elaboraban las mejores conservas de pescado o salazones que se comercializaban en todo el Mediterráneo.

EL ALFAR ROMANO DE CARTUJA

Este alfar romano se localiza dentro del recinto de la iglesia de la Cartuja, en las inmediaciones de Granada. Está compuesto de cinco hornos cerámicos.

En estos alfares se producía tejas y ladrillos, grandes vasijas, tinajas o dolia, vajilla fina de mesa y cerámica de lujo de barro rojo, barnizado y brillante llamada terra sigillata, que se fabricaba con moldes estandarizados, por lo que puede relacionarse con el mayor centro de producción cerámica de la Bética, los Villares de Ándujar (Jaén), del que probablemente el granadino fue una sucursal.

Esta escultura de Ganímedes procede de la Alhambra, donde estuvo desde el siglo XVI. Es el fragmento de una escultura de tamaño natural que originariamente debió estar trabajada en dos piezas, de las cuales sólo se conserva la superior.

La pieza del Museo Arqueológico de Granada es una copia romana de un original griego de época clásica, siglo IV a.C.

Esta escultura de bronce es un retrato de un importante personaje del que se ha querido destacar su papel civil, tanto por el gesto de la mano como por la ostentación de los anillos, símbolos de poder y prestigio.

Venus, la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, tiene infinitas representaciones en al historia del arte. Aquí destaca la factura del manto, semitransparente, el cual queda ceñido al cuerpo por una cinta, dejando un pecho descubierto.

LA ANTIGÜEDAD TARDÍA

El lento transcurso de disolución del mundo romano en los siglo IV y V, por las continuas crisis y la amenaza de invasiones, fue un momento turbulento para las provincias hispanas, lo que se tradujo en una sociedad menos organizada.

Muchas personas se marcharon al campo a vivir, lo que supuso un retroceso en el urbanismo de las ciudades, pero éstas siguieron manteniendo la capitalidad, la administración judicial y las funciones religiosas.

Uno de los cambios más transcendentales que se produjo durante estos siglos fue la cristianización paulatina de la sociedad.

El primer concilio que se celebró en la Hispania Betica por la iglesia cristiana, tuvo lugar en la ciudad de Ilíberi, a principios del siglo IV. En él estuvieron representadas 37 iglesias de toda Hispania.

Los temas que se trataron fueron de excepcional importancia y pondrían las bases de lo que habría de ser la gran iglesia católica.

Al-Andalus
La presencia del Islam en España duró ocho siglos (desde 711 –fecha de la invasión musulmana de la Península Ibérica–, hasta 1492 –momento de la toma de Granada por los Reyes Católicos–). El periodo de esplendor del califato cordobés, durante los primeros 300 años, tuvo su fin en una etapa de fragmentación o de taifas a la que le seguirían nuevos intentos de unificación durante el imperio almorávide y almohade. Así, tras la ruptura del poder almohade, una última dinastía musulmana, la nazarí, elegiría Granada como capital de su Reino a partir del año 1237. El Museo Arqueológico y Etnológico de Granada custodia piezas de arte hispanomusulmán de notable valor artístico, en las que se pone de manifiesto la labor de los artesanos de Al-Andalus que, buscando unas veces la sencillez y otras el lujo, utilizaban la repetición para llenar de simbología religiosa todo su entorno, desde el espacio arquitectónico hasta la decoración de objetos de uso cotidiano.

El conocido como Ataifor del Caballo, es una gran fuente de cerámica vidriada con decoración pintada en verde y negro (cobre y manganeso), denominada en el argot científico "verde manganeso".

Iconográficamente, la figura del caballo como soporte de un caballero es frecuente en el arte oriental, si bien es menos común la imagen de un caballo cabalgado por un ave.

En el mundo islámico también se van a producir importantes avances en el estudio de los astros.

El Astrolabio es un instrumento de precisión, usado por los científicos, astrónomos y navegantes para localizar los astros, observar sus movimientos y orientarse.

El astrolabio de Granada es uno de los cuarenta que se conservan en el mundo.

Los elementos arquitectónicos también se decoran, ya sea con epigrafía o con motivos animales o vegetales -hojas, palmetas- en este ejemplar vemos un original sistema en solucionar la decoración.

Museo Arqueológico de Granada
Credits: Story

Tesoros de Granada

Organiza:
Museo Arqueológico de Granada
Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía

Comisariado: Museo Arqueológico de Granada y Servicio de Innovación Cultural.

Textos: Museo Arqueológico de Granada, Recopilación. Exposición "Tesoros de Granada". 2012, Servicio de Innovación Cultural y MUSARAÑA. Gestión Integral de Museos. s.l.
Fotografía: Javier Algarra, Vicente del Amo Hernández, Rafael Gómez Benito y Archivo Dirección General de Bienes Culturales y Museos.
Montaje digital: Servicio de Innovación Cultural.

Museo Arqueológico de Granada.

Credits: All media
The story featured may in some cases have been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile