2016

Sigmund Freud: Una vida dedicada al psicoanálisis

Freud Museum London

Comisariada por el Freud Museum de Londres con motivo del 160º aniversario del nacimiento de Freud.

Sigmund Freud (1856-1939) fue el creador del psicoanálisis, una teoría sobre el funcionamiento de la mente y un método para ayudar a las personas que sufren problemas mentales.

Freud fue uno de los pensadores más influyentes y polémicos del siglo XX.

Desarrolló una nueva visión de la existencia humana.

But in doing so he undermined deeply cherished cultural values and aroused immense hostility.

El 7 de diciembre de 1938, Freud grabó un breve resumen de su carrera para un programa de la BBC.

Escuchar la grabación de la BBC de la voz de Freud

BBC recording of Freud’s voice
LOS PRIMEROS AÑOS DE SU VIDA
Sigmund Freud nació el 6 de mayo 1856 en Freiberg, Moravia (hoy Příbor, República Checa). Fue el primero de los ocho hijos de Jacob y Amalia Freud.

En ese momento, Freiberg era parte del vasto imperio austrohúngaro.

Poco después del nacimiento de Freud, el negocio de lana de su padre quebró y la familia se vio obligada a salir de Freiberg.

En 1860, se trasladaron a la gran metrópolis de Viena.

La Viena de Freud era un crisol de culturas, un lugar donde se estaba produciendo una explosión de ideas en el arte, la música, la literatura y la ciencia.

Existía un sentimiento antisemita bajo su superficie, pero aun así era un momento de gran optimismo.

En esa época convivían prominentes vieneses como Gustav Mahler, Ludwig Wittgenstein, Arthur Schnitzler, Gustav Klimt y Egon Schiele.

En la sociedad vienesa, el sexo era omnipresente: la "represión social" de la sexualidad a través de la moralización excesiva solo sirvió para llamar la atención sobre ella en todas las esferas de la vida.

"En su constante ansiedad pudorosa, no cesaba de anhelar inmoralidad [...], con el resultado de que, de hecho, se veía obligada a morar en lo inmoral."
Stefan Zweig

EL JOVEN CIENTÍFICO
Mucho antes de desarrollar el psicoanálisis, Freud ya era un ilustre investigador científico y médico.

Freud se matriculó en la Universidad de Viena en 1873 para recibir clases de anatomía, química, botánica, fisiología y física.

Quería ser biólogo. Era una época de enormes progresos científicos y Freud era un gran admirador de Charles Darwin, cuyo descubrimiento de los procesos evolutivos había revolucionado la biología.

Pronto se convirtió en un experto en neuroanatomía. Su trabajo estaba a la vanguardia de la investigación neurológica y publicó varios estudios sobre el sistema nervioso de los peces.

Este es uno de los bocetos de Freud de las células nerviosas de la columna vertebral de una lamprea marina.

También escribió libros importantes sobre la parálisis cerebral infantil y la afasia (trastornos del lenguaje), así como una monografía sobre las propiedades anestésicas de la cocaína.

EL DESARROLLO DEL PSICOANÁLISIS
En 1882, Freud conoció a Martha Bernays y se enamoró inmediatamente de ella. Se comprometieron en secreto dos meses más tarde, pero no se casaron hasta 1886. Para poder mantener a su familia, dejó su puesto de investigación para formarse como médico.

Estableció su consulta médica privada en 1886, especializada en los trastornos nerviosos.

Esta es su tarjeta de visita de 1891.

Durante sus estudios de medicina, Freud obtuvo una beca para estudiar en París con el neurólogo francés Jean-Martin Charcot.

Charcot era conocido por sus demostraciones teatrales en las que hipnotizaba a pacientes histéricos ante el público y manipulaba sus síntomas través de la sugestión.

Estas demostraciones provocaron que Freud se preguntara si los síntomas físicos podrían tener una causa psicológica.

Uno de los amigos y mentores de Freud fue el médico Josef Breuer. Breuer había hablado a Freud acerca de una paciente, Bertha Pappenheim, que había enfermado mientras cuidaba de su padre moribundo.

Había descubierto que cada uno de los síntomas de Pappenheim parecían estar conectados a un recuerdo traumático que había olvidado. Bajo la hipnosis, pudo recuperar estos recuerdos y esto hizo que los síntomas desaparecieran.

Breuer llamó a esta técnica el método catártico. Pappenheim la llamó la curación mediante la palabra.

Bajo la influencia de Charcot y Breuer, Freud comenzó a tratar de utilizar la hipnosis de manera terapéutica, pero en poco tiempo desarrolló una técnica diferente.

Invitaba a sus pacientes a reclinarse en su sofá y a decir todo lo que les pasara por la cabeza, sin retener ningún pensamiento o recuerdo por desagradable, trivial o ridículo que pareciera.

Llamó a esta técnica asociación libre.

A través de la asociación libre, se desarrollaban cadenas de pensamiento inesperadas, que a menudo conducían a sus pacientes a partir de fragmentos aparentemente sin valor de la vida cotidiana para desembocar en sus pensamientos y anhelos más íntimos.

La asociación libre es fundamental para el psicoanálisis. En este vídeo, el psicoanalista Astrid Gessert muestra un ejemplo de su uso.

La aplicación del método de asociación libre en los sueños, lapsus linguae y los síntomas llevó a Freud a proponer la existencia de un inconsciente dinámico, que contiene las ideas que la mente lucha activamente por mantener a raya, pero que siguen regresando a la conciencia en formas encubiertas.

Uno de los pacientes más famosos de Freud fue Sergei Pankejeff. La pesadilla de la niñez que contó a Freud y que más tarde se representó en este dibujo le valió el apodo de "Hombre lobo".

Su interpretación a través de la libre asociación abrió un mundo oculto de deseos infantiles y de ansiedades.

UNA ARQUEOLOGÍA DE LA MENTE
Freud a menudo comparaba el psicoanálisis con la arqueología. Él mismo era un apasionado coleccionista y poseía más de 2.500 objetos de antiguas civilizaciones.

"Imagine que un explorador llega a una región poco conocida donde la existencia de unas ruinas ha despertado su interés. Probablemente lleve consigo picos, palas y picas, y pedirá a los habitantes locales que trabajen junto a él con estas herramientas. Junto a ellos comenzará con las ruinas, limpiando la basura y, partiendo de los restos visibles, descubrirá lo que está enterrado."
Sigmund Freud

EXCAVANDO EN EL INSCONSCIENTE
Las excavaciones de Freud en el inconsciente desenterraron algunos hallazgos sorprendentes.

Freud descubrió en sus pacientes complejas actitudes emocionales hacia los padres y hermanos, lo cual hizo que viera la infancia como una época de intensos sentimientos de amor, odio, envidia y miedo.

Describió esta situación de la infancia como el complejo de Edipo, basándose en el mito griego de Edipo, que inconscientemente mató a su padre y se casó con su madre.

Uno de los descubrimientos más sorprendentes de Freud fue la importancia de la sexualidad como una fuerza impulsora en la vida de sus pacientes.

Pero se dio cuenta de que la sexualidad no solo estaba vinculada al placer, sino que también lo estaba a la ansiedad.

El significado de la sexualidad para Freud era muy diferente a las definiciones tradicionales.

Descubrió componentes de sexualidad en todo el cuerpo, y la retrotrajo a un punto mucho más temprano en la infancia de lo que comúnmente se piensa que comienza a emerger.

Observó que la primera experiencia de satisfacción de un bebé se produce en el pecho de su madre.

Freud acude a menudo a Eros, el dios griego del amor, para dar forma a su teoría de la libido, que abarcaba la sexualidad en un sentido mucho más amplio que las definiciones convencionales, que la limitan a un instinto de reproducción.

"El lenguaje ha llevado a cabo una unificación totalmente justificable en la creación de la palabra "amor", con sus numerosos usos."
Sigmund Freud

Freud llegó a referirse al grupo de mecanismos que presionan para obtener satisfacción como el ello. Comparó la relación que el yo consciente tiene con el ello inconsciente con la de un jinete y su caballo:

"Con demasiada frecuencia, en las relaciones entre el yo y el ello se encuentra una imagen de la situación menos ideal, en que el jinete se ve obligado a conducir su caballo en la dirección en la que este último quiere seguir."
Sigmund Freud

Gracias a su comprensión de la fluidez de la sexualidad, Freud tenía una visión muy iluminada sobre la homosexualidad.

Sus opiniones sobre la homosexualidad se evidencian en esta carta a la angustiada madre de un hombre homosexual.

"La homosexualidad ciertamente no es una ventaja, pero no es nada de qué avergonzarse, no es un vicio, no es degradación; no puede ser clasificada como enfermedad; la consideramos una variación de la función sexual, producida por cierto freno en el desarrollo sexual. Muchos individuos altamente respetables de tiempos antiguos y modernos han sido homosexuales, incluyendo muchos de los hombres más grandes. [...] Es una tremenda injusticia el perseguir la homosexualidad como un crimen. Y una crueldad también."

Esta carta es propiedad del Instituto Kinsey.

LOS HALLAZGOS DEL PSICOANÁLISIS
El psicoanálisis señala un panorama preocupante para los seres humanos. Revela una mente dividida contra sí misma, que carece de autoconocimiento y regida por impulsos instintivos ingobernables.

Debido a sus inquietantes implicaciones, Freud comparó sus descubrimientos con los del astrónomo Nicolás Copérnico, quien descubrió que el Sol no gira alrededor de la Tierra.

Así como Copérnico demostró que el hombre no es el centro del universo, Freud demostró que ni siquiera estamos a salvo en nuestra propia mente.

"El yo no es el amo en su propia casa"
Sigmund Freud

EL EXILIO
En 1933, los nazis llegaron al poder en Alemania. Los nazis consideraron que el psicoanálisis era repugnante, sobre todo porque Freud era judío.

"¡Contra la glorificación de la vida instintiva que degrada el alma y por la nobleza del espíritu humano, entregamos a las llamas las obras de la escuela de Sigmund Freud!"

Declamación en la quema de las obras de Freud

"Estamos progresando. En la Edad Media me habrían quemado y ahora se conforman con quemar mis libros."

Sigmund Freud

Cuando los nazis entraron en Austria en 1938, Freud y su familia se vieron obligados a huir.

Esta fotografía muestra una esvástica colgada sobre la puerta de entrada al apartamento de Freud, donde vivió y trabajó durante más de 40 años (ahora el Museo Freud de Viena).

Los nazis dificultaron extremadamente la huida de los judíos.

Impusieron un "Impuesto de refugiado" de 31.329 marcos alemanes sobre Freud, aproximadamente el equivalente de 150.000 £ en la actualidad.

El impuesto fue pagado por la acaudalada amiga y colega de Freud, Marie Bonaparte.

Después de luchar durante casi tres meses para obtener sus papeles, Freud y su familia finalmente huyeron a Londres en el Orient Express el 4 de junio de 1938.

Cuatro de sus hermanas no tuvieron tanta suerte. Pauline, Adolfine, Marie y Rosa Freud no consiguieron escapar y más adelante murieron en campos de concentración nazis.

Freud pasó el último año de su vida en el número 20 de Maresfield Gardens, en Londres, ahora El Freud Museum de Londres.

MUERTE
Freud era un fumador empedernido y se le diagnosticó cáncer de mandíbula y de boca en 1923. Sufrió la enfermedad los últimos 16 años de su vida. Se le extirpó parte de la mandíbula y se vio obligado a llevar una dolorosa prótesis.

El 23 de septiembre de 1939, tres semanas después de la Segunda Guerra Mundial, Sigmund Freud murió en su casa del número 20 de Maresfield Gardens, en Londres.

"En el fondo, nadie cree en su propia muerte, o, lo que viene a ser lo mismo, en el inconsciente cada uno de nosotros está convencido de su inmortalidad. Hacia la persona que ha muerto solemos adoptar una actitud especial, algo casi como admiración por alguien que ha logrado una tarea muy difícil."

Sigmund Freud, "Pensamientos para el Times en De guerra y de muerte"

EL LEGADO
La biblioteca de Sigmund Freud, su colección y su mundialmente famoso sofá para las consultas psicoanalíticas se encuentran todavía en su último hogar en el número 20 de Maresfield Gardens, en Londres, pero el psicoanálisis está lejos de ser una pieza de museo.

A pesar de su muerte, el legado de Freud sigue estando muy vivo en nuestro tiempo.

El psicoanálisis fue una de las teorías más influyentes del siglo XX. En la actualidad, lo practican miles de médicos de todo el mundo.

El legado de Freud va mucho más allá del sofá. Se extiende a través de distintas disciplinas, desde la psicología hasta la literatura y el arte. Sus ideas siguen influyendo en la comprensión que tenemos de nosotros mismos, y proporciona una herramienta fundamental para dar sentido a un mundo cambiante y turbulento.

"Sigmund Freud dio forma a la idea del siglo XX de lo que una es una persona; no podríamos reconocernos a nosotros mismos sin él.

Su influencia repercute en Henry James y Virginia Woolf, Alfred Hitchcock y David Lynch, el arte del surrealismo y el reclamo de la publicidad.

Las historias de Freud se han convertido en nuestras historias, su mapa en nuestro mapa, sus preguntas en nuestras preguntas".

Marina Warner

"para nosotros, no es solo una persona
sino toda una corriente de opinión
en la cual basamos nuestras diferentes vidas".

W. H. Auden, del poema "En memoria de Sigmund Freud"

El Freud Museum de Londres
Créditos: reportaje

Comisariada por el Museo Freud de Londres
www.freud.org.uk

El Museo Freud de Londres es el último hogar de Sigmund Freud.

Freud pasó la mayor parte de su vida trabajando en el número 19 de Berggasse, en Viena, ahora el Museo Freud de Viena.

La "Carta a la madre de un hombre homosexual" de Freud ha sido generosamente proporcionada por el Instituto Kinsey.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil