Del abril de 1942 al julio de 1943

ANTES DE QUE MUERAN...

Auschwitz-Birkenau State Museum

Deportación de judíos de Zagłębie Dąbrowskie a Auschwitz

Una caja con una colección única de fotografías se encontró en las ruinas de Birkenau después de la liberación, probablemente en la zona conocida como Canada, donde se clasificaba el equipaje de los judíos que fueron asesinados en las cámaras de gas. Miles de rostros: sonrientes, felices, reflexionando profundamente, alegres, melancólicos. Bodas, nacimientos, vacaciones con familias y amigos. Un mundo que ya no existe inmortalizado para siempre en cintas. El mundo de los judíos polacos antes del Holocausto. La mayoría de las aproximadamente 2400 fotografías inmortalizan a familias de judíos de Zagłębie: de Będzin, Sosnowiec y las zonas aledañas. Muchas de ellas representan a las mismas personas fotografiadas en diferentes lugares, diferentes situaciones y diferentes épocas del año, en compañía de sus seres queridos y amigos. Incluyen fotografías amateur y fotografías tomadas por fotógrafos profesionales; instantáneas y postales. Los fotógrafos perpetuaron lo que querían recordar: una luna de miel, reuniones familiares, pero sobre todo, escenas de la vida diaria: caminando en la calle, niños jugando y el placer de los momentos sin prisa. Es posible que las fotos hayan sido llevadas al campo por personas de una misma familia, o incluso por personas que vivían en la misma casa, y definitivamente por personas que fueron deportadas juntas en el mismo transporte. Es muy probable que los prisioneros que trabajaban en "Canada" las hayan puesto en una caja o maleta, y que simplemente hayan sido olvidadas.

LAS FAMILIAS BRODER Y KOHN

Los Broder, junto a sus seis hijos Bronka, Lejb, Eli Aron, Hadasa, Chenoch e Idka, vivían en Będzin en el número 52 de la calle Małachowskiego. En este lugar, también se ubicaba su tienda de farmacia, tabaco y papelería.

En los años veinte, los Broder estuvieron organizando un viaje a Palestina. "Nuestro padre tenía una destilería en Jaffa. Ya teníamos todo listo. Sin embargo, poco antes de partir, nuestra madre recibió un telegrama de nuestro padre: mientras él estaba trabajando, un barril de hierro cayó en su pierna y le causó una lesión severa. Él tuvo que quedarse en un hospital en Tel Aviv por seis semanas", recuerda Eli Broder, el único miembro de la familia que sobrevivió al Holocausto.

Fajgla Broder y los niños se quedaron en Będzin. El padre vendió su negocio en Jaffa y regresó a Polonia.

A inicios de los años treinta, la hija mayor, Bronka, se casó con Majer Kohn cuyos padres, Nahum y Dina Kohn, eran propietarios de una tienda de ropa para mujeres en Sosnowiec, en la calle Modrzejowska. Ellos solían pasar sus vacaciones en Krynica.

Bronka y Majer Kohn tuvieron dos hijos: David y Renia. Las vidas de los niños fueron inmortalizadas en una serie de fotografías tomadas durante paseos por la ciudad y vacaciones. Sin embargo, no incluyen ninguna foto tomada por un fotógrafo profesional. Eli Broder, quien contó la historia de su familia, era un ávido fotógrafo. En la colección completa de 2400 fotografías, encontró aquellas que tomó y dijo: "Yo tomaba muchas fotografías, tenía una cámara Volkländer y luego una Leica. Tomé la foto de Hudka (Hadasa) y Bronka con los niños cuando me encontré con ellos al volver a casa del trabajo; la revelé en casa y luego se la entregué a ellos". Los Broder y los Kohn eran familias religiosas y sus hijos asistieron a escuelas judías en Będzin. Eli Broder recuerda su niñez: "Mientras vivía con mi familia, fui religioso y estudié en una yeshivá. Pero mi relación con mis padres no era buena. Mi padre era muy estricto. Una vez, escondí patines para hielo debajo de la bañera y, cuando mi padre los encontró, se los dio a otro niño".

La crianza de los niños en familias religiosas se centraba en llevar una vida devota. Los hijos debían continuar las tradiciones de sus padres y asistían a escuelas donde aprendían el Talmud y los preparaban para vivir de acuerdo a las reglas religiosas. Eli Broder era un ávido ciclista, pero el deporte y los ejercicios no pertenecían a los ideales de una educación ortodoxa. Eli recuerda que a menudo, esto era una causa de conflicto entre él y su estricto padre.

En 1937, Eli Broder se casó. Sus padres se opusieron a este matrimonio ya que su esposa no era de una familia rica, y sus hermanos eran comunistas.

Después del ataque de Alemania en Polonia, Eli Broder y su esposa huyeron a la Unión Soviética.

Su familia permaneció en Bedzin. El siguiente de los hermanos, Lejb Broder, se casó con Fajgla Rypsztajn al inicio de la guerra. En 1941, Hadasa Broder se casó con David Szlezyngier.

En 1941, Nahum y Majer Kohn fueron colgados en la plaza del mercado en Sosnowiec.

Lejb Broder fue disparado por miembros de las SS durante el cierre del gueto entre el 22 y el 26 de junio de 1943. David Szlezyngier fue deportado a un campo de trabajo forzado y luego fue asesinado. Otros miembros de la familia fueron deportados a Auschwitz y ninguno sobrevivió al Holocausto.

Eli Broder y su esposa viven en Israel.

Fajgla Broder y sus hijos: Hadasa, Fajgla, Idka, Lejb, Chenoch y Eli. Esta foto fue tomada para un pasaporte antes del viaje planeado a Palestina. La hija mayor, Bronka, que ya estaba casada, no aparece en la fotografía. Będzin, 1926.
Dina y Nahum Kohn. Krynica, los años veinte.
Dina y Nahum Kohn. Krynica, los años veinte.
Nahum Kohn con sus hijas. Polonia, los años treinta.
Majer Kohn frente a la tienda de sus padres, en la calle Modrzejowska en Sosnowiec. Sosnowiec, los años treinta.
Renia y David Kohn. Rajcza, 1939.
David Kohn. Polonia, 1936.

"Yo tomaba muchas fotografías, tenía una cámara Volkländer y luego una Leica. Tomé la foto de Hadasa y Bronka con los niños cuando me encontré con ellos al volver a casa del trabajo; la revelé en casa y luego se la entregué a ellos".

Eli Broder, el único miembro de la familia que sobrevivió al Holocausto.

La última foto de la familia tomada por Eli Broder. Primera fila de izquierda a derecha: David Kohn, Hadesa Broder, Renia Kohn; segunda fila: Bronka Kohn y la niñera. Będzin, 1939.
La boda de Fajgla Rypsztajn y Lejb Broder. Primera fila, de izquierda a derecha: Hadasa Broder, David Kohn, Renia Kohn, Fajgla Broder, Idka Broder; segunda fila: Bronka Kohn y Fajgla Broder. Będzin, 1941. Fotógrafo: J. Goldcwajg
Fotografía del compromiso de Hadasa Broder y David Szlezyngier. Będzin, después de 1939.

LA FAMILIA MAŁACH

Chana Pesia y Aron Josef Małach eran de Maków Mazowiecki, una ciudad pequeña cerca de Varsovia, que dejaron en 1905 junto a sus ocho hijos, para mudarse a Będzin. Ahí, tres de sus hijos establecieron una fábrica que producía pieles para salchichas a partir de intestinos de vaca, para los productores de fiambres polacos.

El cuarto hijo, Welwel, vendía materias primas para la producción de pegamento. Estas incluían sangre de vaca, que compraba en un matadero y luego vendía a otros productores. Antes de la guerra, dos hermanos se fueron a Palestina. En 1939, uno de ellos regresó a Polonia, ya que no tuvo éxito profesionalmente en Palestina.

Rafael Małach, el siguiente de los ocho hijos de Chana Pesia y Aron Josef Małach, se casó con su prima, Malka Ruchel Blum. Juntos se mudaron de Będzin a Dąbrowa Górnicza, una ciudad industrial cercana en una región dominada por la industria de extracción.

Ahí, junto a su amigo, Rafael Małach estableció una fábrica "kischke" similar como sus hermanos; sin embargo, la compañía quebró y Rafael volvió al negocio familiar. Rafael y Malka Ruchel Małach tuvieron siete hijos: Icchak, Zysze, Frymet, Syma, Estera, Wolf (ahora Ze'ev) y Abraham.

Ze'ev Małach, que actualmente vive en Israel, cuenta la historia de su familia: "Éramos una familia con muchos niños. Cuando nos reunimos durante la fiesta de Purim en la casa de nuestra abuela, Chana Pesia, éramos muchos. La abuela dirigía la familia como un dictador; se aseguraba de que los hermanos a los que les iba bien ayudaran a los hermanos más pobres o empobrecidos como mi padre. Cada tarde, la familia entera se reunía en la casa de nuestra madre en Bedzin. Mi padre iba a pie tres o cuatro veces por semana para visitarla. Mi abuelo estaba en muy buena forma; Raschi leía sin anteojos, aún tenía todos sus dientes y asistía al ritual de baño diario. Solo su cabello estaba un poco gris. Después del mikveh comía arenque y lo acompañaba de vodka. Esto le daba una satisfacción completa".

Zysze e Icchak, los hijos mayores de Rafael y Malka, eran muy habilidosos para reparar cosas. Ze'ev recuerda que antes de la guerra, Icchak construyó solo una cámara fotográfica a partir de piezas diferentes. Es de suponer que también tomara muchas fotos familiares.

Todos los hermanos eran miembros de diferentes organizaciones políticas: Icchak y Zysze eran comunistas, Estera pertenecía a Haschomer Hacair, Frymet estaba activo en Gordonia, Syma en Bund, y Ze'ev en Haschomer Hadati. Ze'ev relata: "En casa teníamos cinco partidos, pero a pesar de eso aún éramos una familia sin ninguna guerra ideológica interna". Algunos de los hermanos entraron en conflicto con las autoridades polacas debido a su participación política. Icchak Małach fue arrestado una vez por mostrar una bandera roja. En 1937, Syma tuvo que huir de Polonia con su esposo, David Krauze, un comunista activo en Dąbrowa Górnicza, porque él corría peligro de ser arrestado. Vivieron de manera ilegal en Francia por dos años. En 1934, Icchak Małach se casó con Sara Ruda y se mudaron a Będzin.

En 1937, nació su hijo Abraham.

La familia de Sara era de Varsovia, donde su padre trabajaba como comerciante de pescado en el barrio judío.

Sara Małach era una partera y trabajaba en el hospital judío "Bikur Cholim" en Będzin.

Al inicio, Icchak Małach trabajó en la imprenta de su tío Aba, y luego junto a su cuñado, estableció su propia empresa. Ze'ev relata: "En cuanto a mí, mi padre quería que fuera un comerciante. Trabajé en un negocio textil desde los 14 años, pero no me gustaba, así que empecé a arreglar todos los cierres de la tienda. También tenía un buen sentido del color; cuando las mujeres iban a la tienda, me pedían que les aconseje. Después de eso, trabajé en la imprenta de mi tío". Ze'ev se casó con Itka poco después de que estalló la guerra y huyeron a la Unión Soviética.

Icchak, Sara y Abraham Małach se quedaron en Będzin y no sobrevivieron al Holocausto.

La abuela, Chana Pesia, murió antes de la guerra, y Aron Josef fue asesinado después de 1939. El lugar es desconocido.

Poco antes de la guerra, Syma Małach y David Krauze fueron expulsados de Francia a Polonia, y luego huyeron a la Unión Soviética. Ze'ev relata: "Syma murió en 1943 en mis brazos en Samarkand, a causa de un embarazo ectópico. Al escapar de los alemanes, Itka y yo llegamos a Taschkumir en Siberia; ahí, trabajé en una mina. Cuando me enteré de que Syma estaba enferma, solicité una licencia y , corriendo un gran peligro, fui a verla. Syma murió en Samarkand y fue enterrada ahí".

En 1939, Zysze Małach huyó a la Unión Soviética, y regresó a Polonia en 1945. Ze'ev, Itka y los niños regresaron a Polonia en 1946. La única persona que lograron encontrar ahí de su familia de 178 miembros fue Zysze. Decidieron abandonar Polonia y emigrar a Palestina.

Zysze murió en Israel en 1985.

Ze'ev e Itka viven en Herzliya.

Chana y Aron Małach con sus hijos. Primera fila, de izquierda a derecha: Jankiel David, Aron Józef, Chana Pesia, Rafael Hirsz, Chana Pesia, Rafael Hirsz; segunda fila: Aba, Icchak Mordechai, Welwel Benjamin, Mosze Pinkas, Lajb, Jechi’el. Będzin, 31 de octubre de 1928.

"Éramos una familia con muchos niños. Cuando nos reunimos durante la fiesta de Purim en la casa de nuestra abuela, Chana Pesia, éramos muchos. La abuela dirigía la familia como un dictador; se aseguraba de que los hermanos a los que les iba bien ayudaran a los hermanos más pobres o empobrecidos como mi padre. Cada tarde, la familia entera se reunía en la casa de nuestra madre en Bedzin. Mi padre iba a pie tres o cuatro veces por semana para visitarla".

Wolf (ahora Ze'ev) Małach

Malka Ruchel y Rafael Małach con sus hijos. Primera fila de izquierda a derecha: Wolf, Malka Ruchel con Abraham sobre su regazo, Rafael Hirsz, Syma, Frymet; segunda fila: Estera, Icchak, Zysze. Polonia, los años veinte.

"En casa teníamos cinco partidos, pero a pesar de eso aún éramos una familia sin ninguna guerra ideológica interna". Wolf (ahora Ze'ev) Malach.

Icchak, Sara y Zysze Małach con sus amigos. En la parte delantera, el primero de la izquierda es Itche Gutman y la segunda es Sara; en la parte trasera, los cuartos desde la izquierda son Adela Schneiberg y Wowa Reichkind; a la derecha se ubica Icchak. Polonia, los años treinta.
Sara Małach mientras trabaja en el hospital.
Sara y Abraham Małach en la sala de maternidad.
La familia Malach: Sara con Abraham sobre su regazo, al lado de ellos se ubican los padres de Sara, Rafael Hirsz e Icchak.
Sara, Icchak y Abraham Małach. Będzin, 29 de diciembre de 1942.
Abraham Małach. Będzin, 1943.

LA FAMILIA KOPLOWICZ

Aron Koplowicz y su esposa, Rywka, tuvieron siete hijos: Judl, Mirele, Helcia, Szlomo, Roza, Cesia y Sara. Aron Koplowicz era un comerciante adinerado, propietario de un negocio textil en la antigua Plaza del mercado en Będzin. Los Koplowicz eran una familia devota; Aron pertenecía a Gerer-Rabbi Chassidim, un grupo de jasidismo en torno a un tzaddik del Monte del Calvario y fue un miembro respetado de la comunidad judía.

Los hijos de Aron y Rywka fueron criados de manera estrictamente religiosa.

El negocio de la familia en la antigua Plaza del mercado estaba a cargo de la hija mayor, Mirele, quien murió joven. Después de su muerte prematura, Szlomo asumió el cargo del negocio.

Los Koplowiczs viajaban con frecuencia a sus destinos vacacionales favoritos como Kamińsk, Krynica y Rabka, o a Łódź, donde su segunda hija, Helcia Zajdman, vivía con su familia. Chana Koplowicz, una pariente, aún recuerda su boda, que se llevó a cabo en Będzin. "En esta época, yo estaba sorprendida con las hermanas Zajdman, quienes vinieron a la boda desde Łódź con zapatos de oro, vestidos largos y pelucas rubias muy elegantes. Lo recuerdo muy bien hasta ahora". También las hijas de Aron Koplowicz siempre estaban vestidas de manera elegante y a la moda, en claro contraste con la vestimenta y el comportamiento estrictos de su padre. Muchas de las fotografías retratan a Roza Koplowicz como una mujer joven moderna, llena de alegría. Después de que los alemanes ocuparon Polonia, la hija mayor, Helcia Zajdman, regresó a Będzin con su esposo y sus hijos. La familia completa vivió en condiciones reducidas: "Esta familia numerosa, de casi 30 personas, ocupaba tres cuartos pequeños en el gueto. Helcia y sus hijos, su hermano mayor Judl con sus siete hijos, los padres y los hermanos vivían ahí, en una casa pequeña de un solo piso". El negocio textil de los Koplowicz fue confiscado y asignado a un supervisor alemán.

Debido a la arianización de las empresas y negocios judíos, los propietarios no solo perdieron sus propiedades sino que muchos judíos también perdieron sus trabajos e ingresos. Roza y Cesia Koplowicz trabajaban en un negocio que fue tomado por los "arios". Esto los protegió de la deportación por un tiempo. Chana Koplowicz vuelve a narrar los esfuerzos de las personas para tratar de sobrevivir en el gueto: "Los supervisores en la calle Małachowskiego necesitaban contadores. Conocí a un supervisor de uno de nuestros vecinos judíos que solía ser el propietario de una ferretería. Este supervisor era un hombre de las SA y su nombre era Völkel. Él era responsable de cinco negocios judíos, así que puse a un miembro diferente de la familia a cargo de cada uno de estos negocios. De esta manera, ellos podían obtener permisos especiales de oficiales especiales de las SA responsables del trabajo de los extranjeros. Las personas que no tenían estos permisos eran enviadas a campos de trabajo forzado". Muchas parejas se casaron en el gueto porque esto protegía temporalmente a los hombres de ser deportados. Al mismo tiempo, estas bodas eran un testimonio del esfuerzo que se ponía en crear una apariencia de vida normal en estas condiciones inhumanas. Roza Koplowicz se casó a inicios de 1943. Chana también se casó en el gueto. Ambas tuvieron hijos, pero no sobrevivieron al Holocausto. Mientras se estaba cerrando el gueto, Chana y su esposo se escondieron en un búnker. Después de unas semanas sus provisiones de alimentos se terminaron. "Decidimos dejar el escondite. Podíamos lavarnos y descansar un poco gracias al supervisor para el que trabajaba en el gueto. Él nos contó que cada mañana un guardia alemán conducía a un grupo de 50 a 60 judíos, del orfanato al gueto, pasando por su casa, y que en la noche los conducía de regreso. Ellos eran judíos que trabajaban en el llamado 'Aufräumungskommando', limpiando el gueto abandonado. El supervisor les entregó una nota de mi parte en la que les pedí que nos acepten en su grupo. En ese momento, después de la 'limpieza' de los judíos, habían dos opciones: buscar refugio en el lado ario con una persona no judía amistosa, o ser aceptado en el Aufräumungskommando. Nos sugirieron que nos unamos discretamente a la cuadrilla cuando las personas eran llevadas al gueto. Nuestra llegada tenía que ser coordinada, teníamos que ocupar el lugar de aquellos que habían decidido escapar. La lista de nombres de los supervisores alemanes tenía que coincidir, no podía faltar nadie y no podían aparecer nombres adicionales. Con el tiempo, el grupo se redujo y solo quedaron las personas con conexiones. A mí me llevaron a un campo de trabajo forzado". La mayoría de los miembros de la familia Koplowicz fueron deportados a Auschwitz y luego fueron asesinados. Chana Koplowicz relata: "La familia de mi tío Aron Koplowicz fue deportada durante la 'limpieza' del gueto. Los únicos a los que vi después fueron Gelcia, su esposo y sus hijos. Ellos se escondieron en un búnker y me encontré con ellos mientras trabajaba en el Aufrämungskommando. No sé qué les sucedió después, pero probablemente lo mismo que a los otros; fueron enviados a Auschwitz". Cesia fue la única hija de Aron y Rywka Koplowicz que sobrevivió al Holocausto. Después de la guerra ella emigró a Israel y murió en Jerusalén en los años ochenta. De manera similar, Chana Koplowicz abandonó Polonia y vivió en Israel hasta su muerte en 1997.

Ryfka Koplowicz y sus hijos. De izquierda a derecha: Cesia, Sara y Roza; segunda fila: Szlomo, Rywka, Mirele y Gelcia. Kamińsk, 1928.
Delante del negocio textil de Koplowicz en la antigua Plaza del mercado en Będzin. Roza Koplowicz en la entrada. Będzin, los años treinta.
Roza Koplowicz (primera desde la izquierda) y Cesia (tercera desde la izquierda). Es muy probable que el niño sea uno de los hijos de Gelcia Zajdman. Polonia, los años treinta.
Rywka y Aron Koplowicz. Krynica, los años treinta.
Roza Koplowicz con su madre. Krynica, 1937.
Roza Koplowicz (a la derecha). Polonia, los años treinta.
Roza Koplowicz. Polonia, los años treinta.
Roza Koplowicz. Krynica, 1937.
Boda de Roza Koplowicz. Będzin, 1943.

"La familia de mi tío Aron Koplowicz fue deportada durante la 'limpieza' del gueto. Los únicos a los que vi después fueron Gelcia, su esposo y sus hijos. Ellos se escondieron en un búnker y me encontré con ellos mientras trabajaba en el Aufrämungskommando. No sé qué les sucedió después, pero probablemente lo mismo que a los otros; fueron enviados a Auschwitz". Chana Koplowicz (apellido de casada Zuberman), una pariente.

LA FAMILIA HUPPERT

Todo lo que se sabe de los Huppert es lo que se pudo reproducir a partir de las fotografías y los saludos y notas que los propietarios escribieron en estas. No se encontró a nadie que recuerde a la familia.

Los Huppert vinieron de Cieszyn, una ciudad en la frontera polaca-checa. Roza y Josef tuvieron seis hijos: Arthur, Adolf, Ferdynand, Mizzi, y un niño y una niña cuyos nombres se desconocen hasta ahora. La familia era adinerada y llevaba un estilo de vida glamoroso. Las fotografías de los años veinte no solo muestran escenas individuales de la vida de la familia, sino que también expresan el ambiente especial que los rodeaba. Arthur Huppert y su esposa Grete se casaron el 9 de enero de 1938, en Opava. Después del nacimiento de su hijo Peter en 1938, vivieron en Olomouc. Arthur tomaba fotografías a su hijo con frecuencia y las enviaba con descripciones detalladas a sus padres.

Arthur, Grete y Peter Huppert fueron asesinados en el verano de 1944.

El 29 de abril, la familia entera fue transportada de Theresienstadt a Baranowicze, y todos murieron ahí.

Rosa y Josef Huppert con sus hijos (el nombre del niño en la parte delantera es desconocido). En el centro de la parte trasera se encuentra Mizzi, con sus hermanos a ambos lados: Adolf, Arthur y Ferdynand, el nombre del cuarto hermano es desconocido. Cieszyn, los años treinta.
Adolf Huppert. Checoslovaquia, los años treinta.
Arthur Huppert. Checoslovaquia, los años treinta.
Mizzi Huppert. Cieszyn, 1933.
Boda de Mizzi Huppert. Checoslovaquia, los años treinta.
Foto de la boda de Ferdynand e Hilda Huppert. Checoslovaquia, los años treinta.
La boda de Arthur y Grete Huppert. Opava, 1938. Fotógrafo: Robert Spurny, Opava
Peter, hijo de Arthur y Grete Huppert. Cieszyn, 1939. Fotógrafo: Elsner, Cieszyn.
Arthur y Peter Huppert. Olomouc (Checoslovaquia), alrededor del año 1940.
Arthur, Peter y Grete Huppert. Olomouc (Checoslovaquia), 1940.
Peter Huppert. Olomouc (Checoslovaquia), 1940.
Créditos: Historia

Teksty zaczerpnięto z książki "Zanim odeszli... Fotografie odnalezione w Auschwitz" pod red. Kersten Brandt, Hanno Loewy, Krystyna Oleksy.
Curator — Dr Maria Martyniak
Curator — Agnieszka Juskowiak-Sawicka
Excerpts taken from the book "Zanim odeszli... Fotografie odnalezione w Auschwitz" ("Before they perished... Photographs found in Auschwitz") by Kersten Brandt, Hanno Loewy, Krystyna Oleksy.
Curator — Dr Maria Martyniak
Curator — Agnieszka Juskowiak-Sawicka

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil