El cuerpo humano revelado

Parque de las Ciencias Granada

Explora los asombrosos modelos anatómicos que nos ayudan a estudiar y comprender nuestro cuerpo.

Escultura de escayola, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada
Estudiar el cuerpo
Una de las mejores herramientas para la correcta comprensión de la anatomía del cuerpo humano en la formación médica es la utilización de modelos anatómicos. Para su realización, los departamentos de anatomía humana dispusieron en plantilla escultores anatómicos. Auténticos artistas fuera y dentro de las universidades. El pabellón "Viaje al Cuerpo Humano" del Parque de las Ciencias de Granada cuenta con una buena representación de ellos.
De humani corporis fabrica, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

De humani corporis fabrica

Con la obra de Andrés Vesalio, se introduce la anatomía moderna como base de la medicina actual.

De humani corporis fabrica, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Para sus descripciones, se basó en disecciones regladas, corrigiendo algunos errores anteriores.

Médula espinal, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Segmento de médula espinal en papel-maché

A mediados del siglo XIX los modelos anatómicos que reproducen diferentes órganos y partes del cuerpo humano, se consolidan como herramientas muy útiles para su estudio. Fueron célebres los realizados en papel-maché por el Dr. Auzoux, en Francia.

Escultura de escayola, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Escultura en escayola

Otra técnica utilizada para la realización de modelos anatómicos fue la escultura en escayola. La que vemos aquí, fue realizada en la segunda mitad del siglo XIX y pertenecen a la colección de Pedro González de Velasco, de Madrid. A su muerte, ésta fue repartida entre las universidades españolas.

Escultura de escayola, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

En este modelo se representa a la distribución vascular de las arterias de cabeza y cuello, ramas de las arterias carótida externa y subclavia.

Ceroplastia, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Ceroplastias

También se utilizaron modelos de cera (ceroplastias). Este material fue muy útil, no sólo en la reproducción de regiones anatómicas, sino también para mostrar las peculiaridades de las enfermedades de la piel.

Ceroplastia, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Los departamentos de anatomía contaban con escultores en su plantilla para desarrollar estos modelos de cera.

Ceroplastia, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Estos modelos permitían observar los detalles de las lesiones cutáneas. Aquí podemos ver las causadas por el acné necrótico en cara, cuello y espalda.

Galvanoplastia, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Galvanoplastia

Las galvanoplastias permitieron a mediados del siglo XX hacer reproducciones de órganos en metal, mediante la técnica de deposición eléctrica.

Galvanoplastia, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Esta galvanoplastia corresponde a un corazón. Se aprecian la salida de la arteria pulmonar con su válvula, el nacimiento de la arteria coronaria izquierda directamente de la aorta y la llegada de las venas pulmonares izquierdas a la aurícula izquierda. Fue realizada por el prof. Guirao Pérez, sobre 1950, en la Facultad de Medicina de Granada.

Mano de plástico, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Mano de plástico

El siglo XX trajo un material maleable, resistente y económico: el plástico. Pronto se convirtió en el más común para la realización de los modelos anatómicos didácticos. Generalmente se componían de varias piezas desmontables lo que incrementaba su valor docente.

Mano de plástico, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

En esta mano de plástico se localizan la gran cantidad de músculos gracias a los cuales podemos realizar precisos movimientos y adquirir infinitas posturas. Además, se observan la distribución vascular y nerviosa correspondiente.

Mano de plástico, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Como detalle resaltamos la posición lateral de los vasos de los dedos lo que nos permite asir cosas sin miedo a presionarlos. Recordemos que la mano es el instrumento de la prensión.

Cuerpo de plástico, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Cuerpo de plástico

En este modelo se observa el contenido visceral en sus correspondientes continentes torácico y abdominal. Además vemos elementos cervicales y el encéfalo en su estuche craneal.

Cuerpo de plástico, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Este tipo de modelos es muy útil para la docencia anatómica y muy asequible a todo tipo de público, sea cual sea su edad.

Corazón conservado en alcohol, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Corazón en formol

Para los estudios anatómicos es muy útil el manejo de piezas humanas. El problema es su conservación en el tiempo; el formaldehído lo permitió durante el siglo XX.

Corazón conservado en alcohol, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Observamos un corazón con la salida de sus dos grandes vasos: arterias pulmonar y aorta, y ésta emitiendo sus correspondientes ramas para cuello, cabeza y miembro superior.

Cerebro y médula espinal, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Encéfalo y médula espinal

En este recipiente de cristal observamos el sistema nervioso central conservado en alcohol. Arriba, el encéfalo y, a continuación, la médula espinal, que se aloja en la columna vertebral y que lleva los impulsos nerviosos a todo el cuerpo.

Cerebro y médula espinal, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

El encéfalo y la médula espinal, sumergidos en el líquido cefalorraquídeo, están envueltos por las meninges. Este líquido transparente, junto con las propias meninges, actúa como un amortiguador protegiéndolos de golpes y contusiones.

Corazón plastinado, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada
La plastinación
La toxicidad del formaldehído provocó la búsqueda de otras técnicas para la conservación de órganos y tejidos. Una gran innovación llegó en la década de los 70, de la mano del profesor Gunther Von Hagen y la técnica de la plastinación. En ella se eliminan los líquidos y lípidos, y se sustituyen por un polímero, en condiciones de vacío y congelación. Se logra mantener así la estructura de los órganos y obtener unas piezas anatómicas de gran valor para la docencia en medicina.      

La plastinación paso a paso

En este vídeo podemos ver cómo es todo el proceso de preparación de los órganos para su conservación, dentro de un laboratorio de plastinación.

El fumador, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

El fumador

Este personaje es un cuerpo humano completo plastinado, en donde podemos ver el sistema esquelético del lado izquierdo del cuerpo, el sistema muscular del lado derecho y algunos órganos internos que están protegidos por huesos como el cráneo, la caja torácica o la pelvis.

El fumador, De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Entre los muchos detalles anatómicos que se pueden apreciar en este tipo de piezas, destacamos el pulmón izquierdo fácilmente reconocible a través de los espacios intercostales, que está oscurecido debido a los años de consumo de tabaco.

Sistema circulatorio (completo), De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Sistema circulatorio completo

El sistema circulatorio está compuesto por arterias, que llevan oxígeno y nutrientes; venas, que traen anhídrido carbónico y productos de deshecho y capilares, punto de unión entre venas y arterias.

Sistema circulatorio (completo), De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

En este sistema arterial humano obtenido por corrosión se puede observar la compleja distribución de los vasos por todo nuestro organismo. ¡No hay un rincón olvidado!

Sistema circulatorio (brazo), De la colección de: Parque de las Ciencias Granada

Sistema circulatorio (brazo)

En este modelo observamos la distribución arterial de un miembro superior derecho. El sistema circulatorio humano que transporta nuestra sangre es una red extensísima de vasos de unos de 100.000 km. de longitud (2,5 veces la vuelta al mundo).

Parque de las Ciencias de Granada
Créditos: reportaje

Colección:
Departamento de Anatomía de la Universidad de Granada
Parque de las Ciencias

Fotografías:
Ramón L. Pérez
Miguel Ángel Molina

Textos:
Miguel Guirao
Parque de las Ciencias

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil