La herbología es el estudio y el conocimiento popular de las plantas. Los botánicos suelen recoger e identificar diferentes especies de plantas para preparar pociones y remedios. Esas colecciones se conocen como «herbarios». La Biblioteca Británica de Londres alberga hoy algunos de los herbarios más importantes, incluidos A Curious Herbal (Un herbario insólito) de Elizabeth Blackwell —creado por pura devoción— y el extraordinario Temple of Flora (Templo de Flora).

«Tres veces por semana iban a los invernaderos de detrás del castillo a estudiar Herbología, con una bruja pequeña y regordeta llamada profesora Sprout, y aprendían a cuidar de todas las plantas extrañas y hongos y a descubrir para qué debían utilizarlas».
Harry Potter y la piedra filosofal

El herbario de Culpeper
Nicholas Culpeper fue un «brujo de cerco»: un boticario sin licencia que no era del agrado de la profesión médica. Según parece, en 1642 fue incluso juzgado (y finalmente absuelto) por practicar la brujería. Publicado en un principio como The English Physitian (El médico inglés), El herbario de Culpeper incluye una lista completa de hierbas medicinales autóctonas, además de prescribir los tratamientos más efectivos e indicar cuándo administrarlos.

J.K. Rowling recurrió al herbario recopilado por Nicholas Culpeper en busca de inspiración para poner nombre a sus hierbas y pociones.

El recolector de plantas
Gherardo Cibo fue un naturalista italiano que elaboró este diario visual para documentar sus excursiones en busca de plantas. A diferencia de otros botánicos, que se sirvieron de artistas, él realizó sus propias ilustraciones. El hecho de que Cibo anotara también el lugar, el día y la hora en que recogió las hierbas es especialmente importante.

En esta página se ve a dos hombres (uno de los cuales podría ser el propio Cibo) recogiendo muestras en una ladera en Italia, equipados con un azadón (o una podadera), una hoz y un saco.

Herramientas de jardinería con un toque mágico
Estos instrumentos de jardinería, hechos de hueso y asta, se usaban específicamente para la siembra y la recolección. Muchas plantas se recogen no solo por sus propiedades medicinales, sino también por sus supuestos poderes sobrenaturales. Por tanto, los rituales asociados a su recolección son de gran importancia.

Se cree que las herramientas talladas en asta conectan la tierra con el más allá. Puesto que las astas se caen y crecen de nuevo cada año, simbolizan la magia de la regeneración y la renovación.

John Evelyn es más conocido actualmente como diarista, pero también fue un botánico aficionado. Pasó gran parte de su vida escribiendo una enciclopedia de jardinería que jamás llegaría a publicarse. En 1645 creó este álbum de muestras de plantas secas tomadas del jardín botánico de Padua, el más antiguo de Europa.

«A Harry le llegó el olor de la tierra húmeda y el abono mezclados con el perfume intenso de unas flores gigantes, del tamaño de un paraguas, que colgaban del techo».
Harry Potter y la cámara secreta

La lengua del diablo
Tradicionalmente, la fitoterapia china tuvo su origen con el mítico emperador Shen Nong (el «granjero divino»). Este manuscrito ilustrado describe plantas venenosas y medicinales.

Esta es la lengua del diablo, también conocida como konjac, lirio del vudú o palma de serpiente. En la actualidad, se usa en la elaboración de suplementos para perder peso y productos para masaje facial. Pertenece al mismo género que el aro gigante, la planta más maloliente del mundo, cuyo hedor recuerda al de la carne podrida.

Remedios para la mordedura de serpiente

La mordedura de serpiente
Un remedio para la mordedura de serpiente es la centaura. Según este herbario medieval, las plantas centaura mayor y centaura menor deben su nombre a Quirón, que no solo fue el mejor centauro, sino también un reconocido médico y astrólogo.

En este dibujo, Quirón entrega estas plantas a Asclepios, el dios de la medicina y la curación. Una serpiente se desliza huyendo bajo sus pies.

La raíz de serpiente
Este herbario tan exquisitamente ilustrado se realizó en Lombardía, en el norte de Italia, sobre el año 1440. Cada una de sus páginas contiene dibujos realistas de varias plantas, además de notas breves que explican sus nombres. Aquí se muestra la raíz de serpiente, con diferentes denominaciones, como dragontea, serpentaria y viperina, que hacen referencia a sus propiedades para curar la mordedura de serpiente.

«En lugar de raíces, surgió de la tierra un niño recién nacido, pequeño, lleno de barro y extremadamente feo. Las hojas le salían directamente de la cabeza».
Mandrágoras en Harry Potter y la cámara secreta

La recolección de las mandrágoras
Según la sabiduría medieval, la mandrágora curaba el dolor de cabeza, el de oído y la demencia, pero sus raíces tenían forma humana y gritaban al ser arrancadas.

Este manuscrito del siglo XV muestra la manera más segura de recolectar esta planta: amarrando un extremo de una cuerda a la planta y el otro a un perro. Se animaba al perro a avanzar con el ruido de una bocina o tentándolo con un trozo de carne, de forma que arrastrara la mandrágora con él. Las manos amputadas en los tallos de la mandrágora denotan su uso como anestésico durante las amputaciones.

The dog would be encouraged to move forward by sounding a horn or by enticing it with meat, dragging the mandrake with it.

The severed hands on the mandrake’s stems denote its use as an anaesthetic during amputations.

La mandrágora macho y la mandrágora hembra
Este manuscrito iluminado contiene una traducción al árabe de los escritos de Pedanio Dioscórides, un médico del ejército romano. Dioscórides fue uno de los primeros en establecer la diferencia entre las mandrágoras macho y hembra (quizás deberíamos cambiarles el nombre a mandrágoro y mandrágora). Lamentablemente para los más románticos, la ciencia moderna determina que esta denominación es incorrecta. Hay más de una especie de mandrágora autóctona del Mediterráneo, y no dos sexos de la misma planta.

El estudio de las mandrágoras de Jim Kay
Este boceto preliminar hecho por Jim Kay muestra una mandrágora joven junto a una adulta. Este dibujo parece estar sacado de la vida real: anteriormente, Jim Kay trabajaba en el Real Jardín Botánico de Kew (Londres).

Las raíces de la planta se distribuyen armoniosamente formando el cuerpo de la mandrágora adulta, con hojas que le crecen de la cabeza.

A ojos de Kay, la raíz forma la espina dorsal de la mandrágora joven.

Herbarios famosos

El herbario de Gerard
John Gerard fue un herborista inglés cuya obra más conocida fue The Herball, o Generall Historie of Plantes (El herbario, o Historia general de las plantas). Gerard cultivaba su propio huerto en Holborn (Londres), donde tenía toda clase de plantas, incluidos especímenes exóticos como la patata. Su obra Herball contiene más de 1800 ilustraciones grabadas en madera, la mayoría de las cuales se sacaron (sin la correspondiente mención) de un libro impreso poco antes en Alemania.

The Garden of Eichstätt (El jardín de Eichstätt)
Este libro es un referente en ilustración botánica. En su época (1613), fue el texto más extenso y detallado sobre plantas que existía. Cataloga las plantas que crecían en el jardín del palacio del príncipe-obispo de Eichstätt (Baviera) y contiene 367 grabados coloreados a mano, entre ellos el Helleborus niger (eléboro negro), expuesto aquí.

«Añadir polvo de ópalo, remover tres veces en sentido contrario a las agujas del reloj, dejar hervir a fuego lento durante siete minutos y luego añadir dos gotas de jarabe de eléboro».
Harry Potter en Harry Potter y la Orden del Fénix

A Curious Herbal
He aquí la increíble historia que se atribuye a A Curious Herbal (Un herbario insólito): Elizabeth Blackwell ilustró, grabó y pintó a mano este libro para recaudar fondos y poder sacar a su esposo, Alexander, de la prisión del deudor. Alexander Blackwell ayudó a identificar las plantas que ella había dibujado en el Jardín Botánico de Chelsea (Londres), hasta que esta hubo saldado la deuda. Una vez puesto en libertad, recompensó la amabilidad de su esposa marchándose a Suecia para ponerse al servicio del rey Federico I, donde fue ejecutado por su implicación en una conspiración política.

La propia Elizabeth Blackwell escribió las anotaciones de esta emotiva copia de A Curious Herbal de su puño y letra.

The Temple of Flora
Este complejo libro a punto estuvo de arruinar a su autor, Robert John Thornton. Su título original era The New Illustration of the Sexual System of Linnaeus (La nueva ilustración del sistema sexual de Linneo), pero pasó a ser más conocido como The Temple of Flora (El templo de Flora). Thornton contrató a equipos de maestros grabadores y coloristas para reproducir veintiocho pinturas de plantas de diferentes partes del mundo. La dragontea, a veces llamada «flor de la muerte», emula el olor de la carne podrida para atraer a las moscas a polinizar.

Créditos: reportaje
Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil