1616 - 2016

Miguel de Cervantes: de la vida al mito

Acción Cultural Española, AC/E

Miguel de Cervantes es un hombre de su tiempo. Un hombre de un tiempo excepcional para España como lo fueron los siglos XVI y XVII, que conocemos como los Siglos de Oro. Siglos en que se fue conformando un nuevo modelo de sociedad, un nuevo modelo de cultura. Y en medio, un Miguel de Cervantes que se fue construyendo siguiendo el guión establecido de una época que es necesario rescatar para conocer un poco mejor al Cervantes hombre. *Todas las obras que componen esta exposición pertenecen a la Biblioteca Nacional de España.

Tour virtual 360º por la exposición en la Biblioteca Nacional de España (Madrid, 2016).

UN PERSONAJE LLAMADO MIGUEL DE CERVANTES
Todos creemos saber cuál es el verdadero rostro de Miguel de Cervantes. Pero, ¿cuál es el rostro que recordamos? ¿El que el propio autor esculpió con palabras al inicio de sus Novelas ejemplares en 1613, que no es otro que el de Cervantes personaje? ¿O los centenares de retratos y representaciones que se han ido sucediendo desde 1738 hasta nuestros días, que han ido dando forma al Cervantes mito?

Miguel de Cervantes, en un estilo tan propio de jugar con costumbres editoriales de su época, incluye al inicio del prólogo de las "Novelas ejemplares" (1613) un retrato de palabras donde era costumbre hacerlo con líneas y punzones. Un particular retrato donde destacan los detalles realistas, como la pérdida de la mayoría de los dientes o su espalda encorvada. Este retrato en palabras se convertirá en imagen en la edición del Quijote de 1738.

Encontrar el “verdadero” retrato de Miguel de Cervantes se ha convertido en una obsesión desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Y a pesar de las diferentes propuestas que se han ido sucediendo, recogidas todas ellas por primera vez en esta exposición, bien podemos hoy afirmar que solo conocemos el retrato del Cervantes personaje, pero no del Cervantes hombre.

Ante la dificultad de encontrar un retrato verdadero de Cervantes (“por más solicitud que se haya puesto”, como se dice en 1738), Lord Carteret, el impulsor de la primera edición de lujo del Quijote, propuso al pintor inglés William Kent que pasara a imagen el retrato de palabras que escribiera Miguel de Cervantes en el prólogo de las Novelas ejemplares (1613). De ahí el "por él mismo" que aparece en el título.

En esta edición de 1739 de las "Novelas ejemplares" se incluirá una versión del dibujo de William Kent realizado por el grabador Jacob Folkema, donde el fondo con los personajes de don Quijote y Sancho se sustituirá por una biblioteca. Esta imagen es la que será copiada una y otra vez en decenas de ediciones, fijando un determinado imaginario cervantino a partir del siglo XVIII.

Esta estampa forma parte de la serie de "Retratos de los españoles ilustres con un epítome de sus vidas", que se imprime en 1791, y en su realización están presentes dos de los artistas más renombrados del momento: el pintor Gregorio Ferro y el grabador Fernando Selma. Su representación es el triunfo del Cervantes mito como escritor: “ingenio original, admirable en el habla castellana”.

¿Cuántos autógrafos de Cervantes, es decir documentos escritos por él mismo, se conservan? Tan solo once. Y casi todos ellos vinculados a su vida profesional como recaudador de impuestos por diferentes pueblos de Andalucía. Nada que ver con su vida literaria y, mucho menos, con detalles personales.

Como sucede con este autógrafo, el único conservado en la Biblioteca Nacional de España. Uno de los grandes problemas del cobro de impuestos –y causa de que Cervantes conozca la cárcel- será el de las fianzas, las peticiones continuas de los contadores de nuevas fianzas.

Cervantes pone como aval su crédito y el hecho de estar casado en la villa: “yo no tengo más fianzas y que son bastantes cuatro mil ducados, y ser yo hombre conocido, de crédito y casado en este lugar”.

MIGUEL DE CERVANTES: VIDA Y OBRA
Cervantes es un hombre al que veremos alzarse desde su origen alcalaíno, en busca de un oficio con el que poder vivir (secretario, soldado o funcionario); un hombre que será testigo excepcional de su época, desde la atalaya de su cautiverio en Argel y de los años posteriores siguiendo la estela de la corte en Madrid y en Valladolid. La escritura en todas sus facetas (teatro, novela, romances, premios y academias) será el espacio donde podrá hacer realidad todos los sueños que la vida le va a negar.

Hasta 1752 no se supo dónde había nacido Cervantes. En este año, se descubrió el apunte del libro de bautismos de la Iglesia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares.
El “natural de Alcalá de Henares” que aparece en varios documentos ahora tiene una fecha: 9 de octubre de 1547. Dado que el día de San Miguel es el 29 de septiembre, los estudiosos consideran que esta puede ser tenida como la fecha de nacimiento de nuestro autor.
Ver libro completo >

Casi cinco años estuvo Cervantes en los tercios italianos ascendiendo en una prometedora carrera militar. El recuerdo constante en su obra de su participación en la Batalla de Lepanto (1571), a la que llegó como soldado bisoño, ha dejado en un segundo plano su carrera militar posterior.

El 7 de octubre de 1571 es la fecha de la Batalla de Lepanto, “la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes ni esperan ver los venideros”, según feliz expresión de Cervantes en el prólogo de la segunda parte del Quijote. Una batalla de dimensiones colosales, que fue creciendo en la literatura propagandística, como en esta magnífico códice manuscrito, que contiene un poema de tono épico dedicado a Felipe II.
Ver libro completo >

A las vistas de las costas catalanas, la galera el Sol donde iba Miguel de Cervantes con su hermano Rodrigo, fue capturada por corsarios argelinos. Cinco años pasó Cervantes en Argel, en esa particular ciudad que nada tiene que ver con la Europa conocida por nuestro autor. Cinco años de mil aventuras que conocemos en detalle gracias a un documento que, para algunos críticos, fue escrito por el mismo Cervantes: "La Información de Argel" (1580), así como en los datos esparcidos en los versos de la "Epístola a Mateo Vázquez"(1577). Primeras piedras sobre las que se va construyendo el Cervantes personaje.

Con sus más de 47 indicaciones en la parte inferior (escritas en italiano) que precisan los edificios, construcciones y calles más importantes de la ciudad, uno puede hacerse cargo de la complejidad de Argel en el momento en que llegó allí Cervantes cautivo. Por aquellos años, Argel era mucho mayor que Roma o Palermo, con una población estimada de 120.000 habitantes, de las más de cincuenta por ciento era renegados. Tierra de oportunidades. Tierra de posibilidades.
Ver libro completo >

Antonio de Sosa fue hecho cautivo en Argel en abril de 1577. Compañero de Cervantes, bien puede decirse que es su primer biógrafo (e incluso hagiógrafo) pues relatará en el Diálogo de los mártires el segundo de los intentos de fuga que Cervantes protagonizó en Argel, el de 1577. La obra de Antonio de Sosa, que será editada por Diego de Haedo en 1612, tiene una clara voluntad de conmover al lector para que apoyara a los cautivos en Argel y que animaran al rey a completar el dominio del Mediterráneo que había comenzado en la Batalla de Lepanto.
Ver libro completo >

Cervantes llega a la corte en 1580 después del cautiverio en Argel con una idea: conseguir una “merced”, es decir, un puesto de funcionario en el laberinto burocrático de la corte de Felipe II. Y desde un principio, desea uno de los puestos vacantes en América, como le escribe al secretario Antonio de Eraso en 1582. En esta carta autógrafa, ya confiesa llevar muy adelantada la escritura de "La Galatea", su libro de pastores, que solo verá la luz tres años después.

A partir del 13 de marzo de 1585 (fecha de la "tasa" donde se estipula el precio de venta del libro) pudieron adquirirse los primeros ejemplares de la Galatea, este particular libro de pastores, el primero que publica Miguel de Cervantes. Además de los cantos y aventuras amorosas que protagonizan diferentes personajes, en el Libro VI se va a incluir el conocido como “Canto de Calíope”, que es un catálogo y elogio en verso de cien poetas, un verdadero retrato de la vida literaria del momento, en la que Cervantes desea triunfar.
Ver libro completo >

"El Quijote" que se pone a la venta en los primeros meses de 1605 en la librería de Francisco de Robles –tanto en Madrid como en Valladolid, donde se encuentra la corte desde hacía un año- es el gran éxito editorial de Miguel de Cervantes. El que más pudo disfrutar y en que cifró nuevas ansias de cambiar de vida, que solo se hicieron realidad en las existencias de papel de sus personajes. "El Quijote" es uno de los mejores libros de caballerías jamás escritos.

"El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha"estaba llamado a ser un best-seller. Así lo había soñado el librero Francisco de Robles, que es quien escribe la petición de licencia y privilegio de la obra, que firma Cervantes. Y así se hizo realidad. En el mes de abril de 1605 se comienza a imprimir la segunda edición de "El Quijote" en Madrid, ahora con privilegio para Aragón y Portugal. Un éxito relativo: en la reedición de 1608, todavía quedaban ejemplares de esta segunda edición en la librería de Francisco de Robles.
Ver libro completo >

¿Recordaríamos hoy, cuatrocientos años después, a Miguel de Cervantes si su vida literaria se hubiera acabado en este momento? Un libro de pastores, un libro de caballerías, varias obras de teatro y centenares de versos es un pobre balance para un autor en una época conocida como los Siglos de Oro. Será la vida en papel que se empeña en publicar ocho años después del triunfo de su primer Quijote la que le permite alzarse por encima de los escritores de su tiempo, la base para la construcción del mito Miguel de Cervantes.

Ocho años tardó Miguel de Cervantes en publicar su siguiente obra después del éxito de la primera parte del Quijote. Uno de tantos misterios que rodean la vida de Cervantes. ¿No hubiera sido lo normal haber aprovechado el tirón del éxito de ventas del Ingenioso hidalgo para escribir en poco tiempo su continuación? ¿No es lo lógico que así lo hiciera Cervantes teniendo en cuenta que tan solo un mes después de llegar a su aldea comienzan las aventuras de la segunda parte? Y Cervantes vuelve a la imprenta con una obra singular: un conjunto de “novelas”, sin marco narrativo que inaugura con "La gitanilla", una de sus obras más fascinantes y sorprendentes.

Miguel de Cervantes es un magnífico poeta y a la poesía dedicará gran parte de su vida. Y este libro, escrito en un momento crucial de su vida, con sus aspiraciones de formar parte de la academia literaria del Conde de Lemos en Nápoles, es buena prueba de ello. Un libro lleno de ironía, como lo muestran los privilegios, ordenanzas y advertencias con que acaba el libro:

"Es el primero, que algunos poetas sean conocidos tanto por el desaliño de sus personas como por la fama de sus versos.

Ítem, que si algún poeta dijere que es pobre, sea luego creído por su simple palabra, sin otro juramento o averiguación alguna."
Ver libro completo >

Miguel de Cervantes nunca volvió a ver representadas sus obras en los corrales de comedias después de la llegada triunfal de Lope de Vega, “monstruo de naturaleza”. Pero al final de su vida, como ya había impuesto Lope, sí que va a publicar las comedias y entremeses que había ido escribiendo, algunos tan particulares e ingeniosas como la "Gran sultana", donde vuelve la vista a sus escenarios árabes, que él tanto conoce y domina.
Ver libro completo >

Si el "Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha" de 1605 es un particular libro de caballerías, que coloca el humor en el centro de la fábula; la segunda parte, que verá la luz en 1615, es “algo más”, ese algo más, que dialoga a un tiempo con su primera parte (y sus lectores), pero también con el "Quijote apócrifo" de Alonso Fernández de Avellaneda de 1614.

Un prodigio narrativo que, sin duda, es la mejor de sus obras literarias, la que le permitió ahondar más en los límites de la ficción, la que pone las bases de la novela moderna.
Ver libro completo >

Hasta el último momento de su vida, Cervantes no dejó de escribir, no dejó de perfilar su vida en papel. Emociona pensar que “con un pie en el estribo” todavía prometa nuevas obras, nuevas criaturas de su ingenio. Escribir es vivir y vivir solo parece tener sentido cuando uno se vuelca en la escritura, en la vida real de esos personajes de ficción que creó Cervantes a lo largo de su vida. Los trabajos de Persiles y Sigismunda solo verán la luz un año después de su muerte.

Esta es la última de las obras escritas por Miguel de Cervantes, que puede ponerse a la venta a finales del 1616, según se indica en la tasa: “En Madrid, a veinte y tres de diciembre de mil y seiscientos y diez y seis años”. Emociona pensar que el “manco sano”, el “regocijo de las musas”, como él mismo se describe en el prólogo, siga prometiendo al Conde de Lemos nuevas obras: “Todavía me quedan en el alma ciertas reliquias y asomos de "Las semanas del jardín" y del famoso Bernardo. Si a dicha, por buena ventura mía, que ya no sería ventura, sino milagro, me diese el cielo vida, las verá, y con ellas fin de "La Galatea", de quien sé está aficionado Vuesa Excelencia”.
Ver libro completo >

UN MITO LLAMADO MIGUEL DE CERVANTES
Gracias a los escasos datos biográficos que conocemos de Cervantes hombre y a las continuas referencias que Miguel de Cervantes fue esparciendo en sus obras literarias –además de las diferentes “informaciones” conservadas-, se pusieron las bases para la creación de Cervantes personaje. Solo era cuestión de tiempo que se fuera configurando sobre estos cimientos el Cervantes mito. Un mito que comienza en la lecturas inglesas que rescatan al escritor, que lo sitúan como modelo de una nueva forma de entender la narrativa; y que terminará por ser expresión del “genio nacional” a partir del siglo XIX, donde la “vida heroica” del personaje se destaca para difundir un determinado modelo de conducta.

“Written in imitation of the manner of Cervantes”. Con estas palabras Henry Fielding destaca la estrecha dependencia de su novela Joseph Andrews con la manera de ficción ideada por Cervantes. Será en Inglaterra donde el modo de escribir cervantino se imponga sobre la fuerza avasalladora del personaje don Quijote, que es el que triunfa en el resto de Europa. Será desde Inglaterra que se reivindique a Cervantes como un maestro de la escritura.

"El Quijote" es la obra literaria más traducida, llegándose a 146 variedades lingüísticas a las que ha sido volcada desde 1612 hasta nuestros días. Precisamente será el inglés la primera de las lenguas en la que se podrán leer las aventuras quijotescas: la que vio la luz en Londres en 1612 realizada por Thomas Shelton. De creer lo que nos dice en el prólogo, la traducción fue realizada en 1606 o 1607, y tardó en hacerla 40 días “forzado por la insistencia de un amigo muy querido que ardía en deseos de conocer el argumento”.
Ver libro completo >

Gregorio Mayáns y Siscar termina de escribir en 1737 la primera de las biografías cervantinas, con un estudio del Quijote, que se publica al año siguiente. Tan solo unas escasas páginas para dar cuenta de un hecho: la escasez de datos históricos y la abundancia de referencias literarias sobre Miguel de Cervantes. Sobre estos dos pilares se construyeron las primeras biografías cervantinas, todas ellas nacidas para encabezar las ediciones de lujo y canónicas del Quijote durante el siglo XVIII.

En la edición de lujo de "El Quijote" que se imprime en Londres en 1738, auspiciada por Lord Carteret, se imprimirá la primera biografía cervantina, que será firmada por Gregorio Mayáns y Siscar. Este es uno de los 25 ejemplares que Mayans imprimió para enviarle a Lord Carteret, base del texto que se imprime en Londres, siguiendo una de sus costumbres: no fiarse de los manuscritos y de las interpretaciones que de su letra harían los cajistas.
Ver libro completo >

En enero de 1773, cuando la Real Academia Española comienza el proyecto de una edición canónica de "El Quijote", el coronel Vicente de los Ríos leyó ante la corporación un "Elogio de Cervantes", base de su futura biografía cervantina, que verá la luz en 1780, un año después de su muerte. El proyecto de una biografía cervantina arranca unos años antes como pone de manifiesto esta carta autógrafa, donde Vicente de los Ríos establece con el editor Antonio de Sancha las condiciones para la publicación de las "Memorias de Miguel de Cervantes Saavedra, sacadas de sus escritos originales, de documentos auténticos y de autores contemporáneos".

Frente al modelo editorial de una edición anotada, que seguirá el reverendo John Bowle en su edición del Quijote de 1781 y que luego retomará Juan Antonio Pellicer en la suya de 1797-1798, la Real Academia Española prefiere seguir el modelo de la edición de lujo de Londres de 1738, por lo que incluirá al inicio de la obra una nueva biografía, acompañada de un meticuloso análisis literario de "El Quijote". La de Vicente de los Ríos será una de las biografías cervantinas más seguidas y respetadas hasta que llegó la de Martín Fernández de Navarrete en 1819.
Ver libro completo >

Martín Fernández de Navarrete ostenta el título de ser el biógrafo más influyente de Cervantes, al menos durante todo el siglo XIX y buena parte del XX. Gracias a una red de bibliotecarios, archiveros, académicos y amigos, pudo acceder a 31 documentos inéditos, que ofrecieron luz sobre aspectos muy particulares de la vida de Cervantes hasta entonces desconocidos o muy debatidos. Por su forma de trabajo, bien puede decirse que es un “biógrafo de gabinete”, pues nunca vio los documentos originales; trabajó con las transcripciones que le enviaban sus amigos o corresponsales.

En 1819 la Real Academia Española publica su cuarta edición de "El Quijote". Como gran novedad, incluirá una nueva biografía de Cervantes, firmada por Martín Fernández de Navarrete, que constituye su quinto tomo, de 644 páginas, al que se la acompaña la transcripción de los nuevos documentos encontrados. Son tantas las noticias nuevas aportadas en esta biografía, que Navarrete bien puede afirmar orgulloso “haber dado tanta luz y novedad a los sucesos de Cervantes, que parece la vida de otro sujeto diferente si se compara con las [biografías] anteriormente publicadas.”
Ver libro completo >

La búsqueda de nuevos documentos cervantinos a partir de la biografía de Martín Fernández de Navarrete se va a convertir en una obsesión. Colecciones documentales como las recopiladas por José María Asensio (11 documentos), Cristóbal Pérez Pastor (161) Francisco Rodríguez Marín (más de 122), José de la Torre y del Cerro (40)… serán la base de buena parte de las biografías actuales. Jerónimo Morán incorporará en su biografía cervantina 17 nuevos documentos, casi todos ellos procedentes del Archivo General de Simancas.

Entre otros, la "Provisión de los alcaldes de Casa y Corte mandando prender a Miguel Cervantes condenado en rebeldía por haber herido a Antonio Segura datado en Madrid el 15 de septiembre de 1569, que había sido enviado a la Real Academia de la Historia en 1840, que no lo tuvo en cuenta porque consideraban que un duelo podía “manchar” el honor de Cervantes".
Ver libro completo >

Miguel de Cervantes, que murió y fue enterrado en el convento de las Trinitarias casi en soledad, no ha dejado de vivir desde entonces a partir de sus obras, a partir de sus personajes. En especial, a partir de su don Quijote, cuya representación se ha convertido casi en espejo del propio Cervantes. Los dos muertos en el lecho. Uno recuperado de la locura por la lectura continua de los libros de caballerías. El otro enloquecido de palabras, de todas las que nunca pudo escribir, de todas las que le daban la vida.

Miguel de Cervantes vivió los últimos años en Madrid en una casa alquilada en la calle León, esquina con la calle Francos (hoy calle Cervantes).

Mesonero Romanos se lamenta un 23 de abril de 1833 las prisas que se dieron en destruir esta casa, último vestigio del paso de Cervantes por Madrid:
"-¡La casa de Cervantes…! […] ¡Es posible!-, exclamó con resolución. ¿Y quién se atreve a profanar la morada del escritor alegre, del regocijo de las musas?
-El interés, míster, el interés sin duda".
Ver libro completo >

Acción Cultural Española
Créditos: reportaje

Organizado por
Biblioteca Nacional de España
Acción Cultural Española (AC/E)

Comisario
José Manuel Lucía Megías

Montaje y programación digital
Raquel Mesa (AC/E)

Traducciones Español-Inglés
Jenny F. Dodman

Más info >

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil