Agatha Ruiz de la Prada: 15 modelos emblemáticos

Fundación Agatha Ruiz de la Prada

Más de 30 años han pasado desde que Agatha Ruiz de la Prada presentó su primer desfile, desde entonces no ha parado de crear temporada tras temporada diseños contemporáneos, abstractos, pop, surrealistas, alegres y sobre todo positivos. Para la primavera-verano 2013 se planteó el reto de diseñar una colección que desarrollara sus formas clásicas; aros, escaleras, michelines, pianos, autorretratos, taca-tacas, gallos, etc. 30 años de experiencia al servicio de una misma idea, optimismo a través del arte y del diseño.

Vestido Aro
Ha vestido a los posmodernos, a la generación pegamoide y más allá. Agatha inventó en 1983 un juego de niños y mayores para vestir... ¿muñecas? ¿Cintura de avispa? Algunos buscaban esculpir su body con el hula hoop, otros se pasaban el día «bailando y los vecinos mientras tanto no paraban de molestar». El aro de Agatha es sexy; sube y baja picarón, avispado; permanece intacto, algo juguetón y nada posh. De los 80 a la primera salida de su desfile de primavera-verano 2013. Porque como ella dice «causaba sensación en las cenas burguesas». El discurso, tejido durante 30 años, es redondo. 
Michelín
Museo del Ferrocarril, concierto-rock-desfile, tres en uno y un hallazgo creativo que permanece para siempre como herencia de la aguja canalla: la familia michelín. Presenta el «show» Paco Clavel, y anuncia: «música en vivo y en directo». Tiempos en los que la «Bola de Cristal» agita en la pequeña pantalla a un grupo musical que saluda aquel día de 1985 en la pasarela y a golpe de guitarreo: «somos los Nikis y somos muy simpáticos». Cantan aquello de «soy una chica muy formal» y las modelos pasean miles de frunces en vestidos cortos, «tops» y palabras de honor. «Con los Austrias y con los Borbones perdimos nuestras posesiones…», gritan desde el micrófono y el michelín de Agatha se levanta como estandarte porque nuestros nietos se lo merecen, para que la historia se repita varias veces.  
Ensaimada
Recuerdos dulces de la infancia, de veranos enrollados en la isla de la calma, donde Agatha se comía la vida con una dieta a base de proteínas y sueños. Quizás fueron esas las primeras ensaimadas, las segundas las presentó en Osaka, Japón, en el 90/91. En 2013 son amarillas, como el limón o la vainilla y se hIlan en una espiral transparente como si de un mechón de cabello de ángel se tratara.
Corazón
«Agatha for president», título del desfile que presentó al primer corazón de su carrera en la vida. El primero en tela, el primero cosido a golpe de máquina, con el ritmo acelerado que marcaba el pedal de mitad de los 80. Entró como una locomotora en el Museo del Ferrocarril. Era tamaño XXL, de pies a cabeza, como para dejar claro que es el símbolo que lo inunda todo. Lleva toda una vida haciéndolos. El símbolo del para siempre, del sí quiero.
Flotador
Fue la pionera. La primera que nos regaló un traje salvavidas para poder chapotear sin miedo a hundirnos entre algas. Rei Kawakubo  siguió el estilo libre iniciado por Agatha, pero le faltaba el patito de goma. 
Dinosaurio
Dicen que la recta más directa es la curva. Para Agatha se convierte en una sucesión de escalones, renglones dibujados con buen pulso que ascienden entre costuras, vertebrados en fucsia y a juego con unas bermudas. El patrón en zigzag que domina la tela y desafía el orden establecido, se impone en una sociedad, a veces, demasiado rectilínea. 
Gallos
El patchwork existe desde que Agatha es Agatha. Convirtió los retales en una primera falda gallo de corral, en 1993. El mismo año cacareaba ante los flashes un vestido por encima de la rodilla de la misma especie, lucido por ella, en primera persona, posaba junto a Bofill, con corte de pelo a lo garçon y gafas de sol de pantalla plana. En el 2008 se lo dejó a Minnie, que se puso de gala en el 80 aniversario de Mickey. 
Menina
Tan español como el jamón serrano, el aceite de oliva o la tortilla de patata, la Menina es el icono ibérico y pictórico por excelencia. La única que lo ha plasmado en tela ha sido Agatha. ¡Olé!
Piano
Se pasa al lado oscuro, sólo una vez con teclas, y en 1994. Con el negro estás desterrado para siempre de Agathilandia. El nuevo vestido piano tiene cola y renace en color burdeos, en 2009. ¡Tócala otra vez Sam!
Autorretrato
Todo el mundo se autorretrata. El ego se convierte en arte. Yo me autorretrato en mis trajes. Dice Olivier Saillard que soy la única diseñadora que va vestida de sí misma. Más influencia POP.
Taca-taca
El vestido taca-taca nació con ella, creció en Agathilandia y se desarrolló entre sus clientas: «Al traje le creció una pata y un mecánico me prestó su última rueda de repuesto. Algunos invitados pusieron los vasos encima y la tertulia se desplazaba de un lugar a otro». Palabras de Agatha de su libro «La Moda Cómoda». ¡Lo mejor es ir sobre ruedas!
Escalera
Del suelo al cielo. Porque comenzó siendo un pantalón en 1989, luego se llenó de interruptores, por si se iba la luz, y en el 2001 apareció en la colaboración con el interiorista Luis Galliussi. Ahora llega como una barra de helado de nata y fresa. 
Paraguas
El vestido paraguas data del 89. Pep Guerrero lo utilizó como lienzo en 1999 y diez años más tarde aparece invertido, es un traje de chaqueta paraguas donde llueve por dentro; llora y las gotas cuelgan mientras los cascabeles se esconden para imitar el sonido del agua. El último es muy distinto, más poético y menos surrealista. 
Tarta
Dulce y a todo color, la primera experiencia como pastelera fue en 1994. Tenía pisos como las tartas de boda. La revista Amica inmortalizó el modelo en una producción de moda publicada en abril de 1995. El resto es historia contemporánea en naranja y limón.
Flores
Dicen quienes estuvieron en aquel desfile parisino que fue mágico. Un sueño hecho ahora imágenes, porque las flores naturales se desperdigaron. Me recuerda al que hiciera Alexander McQueen años después, también en París. Para los que quieran seguir jugando al «me quiere, no me quiere» hay un nuevo modelo en 2013, largo, con margaritas y pétalos de tela. 
Fundación Agatha Ruiz de la Prada
Créditos: reportaje

Agatha Ruiz de la Prada: 15 modelos emblemáticos

Textos
Agatha Ruiz de la Prada
Teresa Iturralde

Fotografías
Estudio Agatha Ruiz de la Prada

Vídeo
Elle.es

Fundación Agatha Ruiz de la Prada

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil