Audrey Hepburn y Salvatore Ferragamo

Museo Salvatore Ferragamo

La historia de una mujer extraordinaria, mito y símbolo de elegancia

"Los pies largos y finos de Audrey Hepburn están perfectamente proporcionados con su altura. Audrey es una artista nata y una auténtica aristócrata. Siempre se muestra natural y espontánea, tanto si está actuando como si compra zapatos o bolsos. Puede conversar sobre filosofía, arte, astronomía y teatro de forma inteligente y con conocimiento".
Salvatore Ferragamo
Vacaciones en Roma
Cuando se estrenó "Vacaciones en Roma" (1953), de William Wyler, en seguida se hizo evidente que había nacido una estrella. Su nombre era Audrey Hepburn. Tenía unos ojos grandes, oscuros y llenos de vida, que reflejaban travesura e inocencia al mismo tiempo. Su sonrisa era cómplice, alegre y dulce, y su físico, casi el de una adolescente. Por su forma delicada de moverse, parecía que no tuviera cuerpo.

El nacimiento de un icono

Representó un tipo de mujer completamente nuevo en el cine estadounidense, que, por aquel entonces, estaba familiarizado con la voluptuosa mujer fatal o la honesta chica de al lado. Durante décadas, millones de mujeres de todo el mundo intentaron imitar su estilo, su forma de vestir, su peinado y su maquillaje, pero ninguna lo consiguió. Audrey Hepburn era inimitable. Su encanto no tenía nada de artificial, ya que sus cualidades únicas como ser humano hablaban por si solas, cualidades que adquirió a lo largo de una vida marcada en parte por un éxito innegable, pero también por penas y decepciones.

Los primeros años

Vivió su infancia durante la ocupación nazi en los Países Bajos y, desde bien joven, se formó como bailarina de ballet clásico. Más tarde, debutó con un éxito asombroso en Broadway, donde Colette la eligió para interpretar el papel de Gigi.

Audrey Hepburn gana el Óscar a la mejor actriz (Premios Óscar de 1954)

Gracias a la maravillosa acogida que tuvo "Vacaciones en Roma" en todo el mundo, Audrey ganó un Óscar y le ofrecieron varios papeles en grandes películas dirigidas por los mejores directores estadounidenses. Sin duda, tenía la fama de su lado y se ganó la admiración de un amplio público y de sus compañeros de profesión. No obstante, destacó realmente por su dedicación al trabajo y a la sociedad en su conjunto. Dejó el cine pronto para poder consagrar todo su tiempo a la protección de los niños del tercer mundo, con una determinación y un entusiasmo intachables.

Audrey Hepburn y Salvatore Ferragamo
Salvatore Ferragamo era conocido como el "zapatero de las estrellas" y creó varios zapatos para Audrey Hepburn cuando esta empezó su carrera en los años 50. Estos zapatos son el fruto de la artesanía más meticulosa y reflejan la máxima capacidad técnica, práctica e imaginativa de un artista que era consciente en todo momento de su entorno cultural.

"La elegancia es la única belleza que nunca se desvanece".

Audrey Hepburn

"La belleza de una mujer debe verse en sus ojos, ya que son la puerta de su corazón, el lugar donde reside el amor".

Audrey Hepburn

"La belleza no tiene límites, al igual que el diseño no tiene puntos de saturación y lo material no tiene fin…"

Salvatore Ferragamo

"¿Que cómo resumiría mi vida? Creo que he tenido mucha suerte. ¿Eso tiene algo que ver con la fe? Solo sé que mi madre siempre decía: 'Las cosas buenas no caen del cielo. Dios es muy generoso, pero primero tienes que cumplir con tu parte del trato'. Tienes que esforzarte. Después de una mala racha o de haber trabajado muy duro, siempre he acabado recibiendo, por decirlo de algún modo, una recompensa. Mi vida es una prueba de ello".

Audrey Hepburn

"Desde bien pequeña, decidí aceptar la vida de forma incondicional. Nunca esperé nada especial y, sin embargo, conseguí mucho más de lo que jamás habría soñado. En la mayoría de los casos, me sucedía sin siquiera buscarlo".

Audrey Hepburn

"Nunca me he visto como un icono. Que los demás lo piensen no quiere decir que yo lo piense también. Simplemente soy yo misma".

Audrey Hepburn

"La elegancia y la comodidad no son incompatibles, y cualquiera que diga lo contrario simplemente no sabe de lo que habla".

Salvatore Ferragamo

"Me encanta la gente que me hace reír. Sinceramente, creo que es lo que más me gusta. Es la cura de un sinfín de enfermedades y, probablemente, la cualidad más importante de una persona".

Audrey Hepburn

"Es esa antigua y gran idea de que hay que poner a los demás por delante de ti. Me criaron con esos valores. Los demás son más importantes, así que ponte cómoda, que lo tuyo puede esperar".

Audrey Hepburn

"Si alguna vez necesitas que te echen una mano, recuerda que tienes una al final del brazo y, con los años, acuérdate de que tienes otra; la primera es para ayudarte a ti y, la segunda, para ayudar a los demás".


Audrey Hepburn

"Por el tamaño de tus pies también puedo saber cómo eres. He clasificado a las mujeres que me han venido en tres categorías: cenicienta, venus y aristócrata. […] Normalmente, la venus es una mujer de una gran belleza, glamurosa y sofisticada. Sin embargo, bajo esta aura de brillo, se esconde una persona hogareña, a la que le gustan las cosas más simples. Dado que son dos características totalmente opuestas, la venus es una mujer incomprendida. La gente la acusa de frívola y critica su amor por el lujo excesivo".

Salvatore Ferragamo

"No todos los días se presentan oportunidades, así que cuando se presente una, no la dejes escapar".

Audrey Hepburn

"Nada es imposible; la propia frase implica que es posible".

Audrey Hepburn

Créditos: reportaje

Créditos

Museo Salvatore Ferragamo
Florencia (Italia)
http://www.ferragamo.com/wps/wcm/connect/019a61cb-29fe-494f-a5a7-27102d76d135/cs_audrey_en.pdf?MOD=AJPERES

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil