IMAGEN. MODA. REDES.

Foto Museo Cuatro Caminos

Fotografía mexicana de moda en páginas de revista

Los vestidos se alejan de los patronajes básicos, lo mismo el maquillaje, la pose y por ende, la imagen.

La manera de hacer imágenes tiene que ver con avatares construidos por un lado en el mundo, en la representación y en lo digital.

Maquillaje y apariencia sólo existen en la falsedad de las pantallas.

Lo que alguna vez caracterizó a la fotografía: su veracidad, en el caso de la moda siempre es: su artificialidad.

Usando pocos recursos a la hora de la toma, el modelo posa.

Pero a través de la tecnología digital se convierte en algo nunca antes visto

La imagen final sale de la imaginación del fotógrafo, no de la realidad limitada de la toma.

El patronaje y ensamble se extienden al rostro, la cara vacía es como un maniquí, un títere, un avatar.

Se habla de que en México somos mestizos.

Es cierto pero no sólo de dos ramas, lo español y lo indígena / sino que tenemos una tercera raíz: la piel negra.

Y aún nos falta mucho para que deje de parecernos ajena la diversidad.

Pero no sabemos si somos crisol o si aceptamos lo múltiple, las mil estéticas.

La aventura de un nuevo personaje, a partes iguales, latina, gran modelo y entrenadora de gatos.

Pero es la imagen de una generación empoderada por el internet que descubre que su voz es fuerte amplificada por las redes.

Los recursos verdaderos de la imagen pueden ser mínimos, los resultados la hacen una imagen poderosa.

La imagen insignia de esta exposición.

Un rostro nos recuerda el performer Leigh Bowery, quien se tiraba en la calva la cera ardiendo de colores de un cirio.

Esta exposición no define territorios, muestra una fotografía de moda en México hoy.

Consciente de lo que pasa afuera y que sale de los terrenos manoseados de un mundo ‘editorial-moda’ demasiado conservador

Una foto sexy, que en atisbos intuye otros tipos de belleza y juega un poco con géneros e identidades pero tiene la importancia del ahora.

Issa Lish es la modelo mexicana más internacional, más importante y que ha brillado en las pasarelas planetarias de Westwood a Kawakubo.
Una belleza internacional, japonesa de raza, pero mexicana de origen.

Algunos de estos autores son la punta de lanza de la creatividad desde México para el mundo.

Han lanzado revistas independientes, desarrollan proyectos fuera del circuito del gran arte que renuevan los lenguajes de la imagen desde una perspectiva juvenil.

La manera en la que conocemos vestidos y marcas siempre es a través de la foto.

Nuestra moda –la moda mexicana- está en eterna construcción.

Y estas fotografías multiplican la promesa de un trinomio moda-editorial-imagen que busca consolidación.

Traen aire fresco a la fotografía desde otro punto de vista

y a su vez sólo aquellos fotógrafos que escapen de las imágenes soft de los medios convencionales

Serán los que puedan retar al tiempo y convertirse en nombres legendarios.

Serán parte de un imaginario mayor.en el que como siempre van de la mano foto y vestido. provocando sueños y aspiraciones en la imaginación del espectador.

Si el abanico de belleza se abre, el género se diluye, ya no es blanco o negro, hombre o mujer.

Esta generación disruptiva de la foto de la moda en México, tiene un bagaje visual con el que hace imágenes globales.

Cercanas a las tendencias de la moda juvenil europea

Rompiendo los límites tradicionales que caracterizan al medio de la moda mexa tradicional.

Cualquier identidad es la identidad del internet.

Esa construcción es una de las características que distinguen a estos autores

En POSE la impostación, hasta el disfraz es la capa de moda que cubre lo que somos

Hoy encontramos en la foto piernas encuadradas, poses no tradicionales, descansado e invitante, es la desidia millennial.

Y esos cuerpos en el espacio ya no son más un cuerpo centrado enfrente del ciclorama.

Escapar de ataduras. Es lo que hicieron Santiago & Mauricio, mexicanos que eligieron un terreno de moda más libre. Y trabajan desde Nueva York. En Modoll crean a la Pigmalion, una muñeca que cobra vida para ser la modelo perfecta.

Para nosotros es ver desde otra perspectiva.

La mujer más bella del mundo lo es, sin estacionamiento de género.

Un chico sabe que puede usar cualquier color sin que eso determine el arcoiris de su ser.

Modelos internacionales que redefinen la belleza en un mundo donde la uniformidad ya no es la regla.

La esencia de la moda: artificio, que se vuelve imaginación.

Un género fluido: ya no es el hombre fuerte y musculoso. Su imagen transgrede las nociones tradicionales de género y sexualidad

Las cuales se están desdibujando en el mundo de la moda global.

La nueva belleza rompe con los ejes, y se revela ‘la rara’.

Dreamers, soñando el perfecto sueño de una juventud perenne, que ya no es limitante sino exhortación porque ese concepto de ‘lo joven’ es multigeneracional.

Proyectos como el de CROM-magazine son lo suficientemente arrojados y tenaces para ir por modelos internacionales.

Con esta actitud CROM abre la posibilidad a la variedad y la disparidad.

Alimentándose de una creciente cultura del internet.

Más grande que la escena limitada y conservadora de la moda mexicana.

No es una revista, es una red social.

Y lo que se ve es para compartir.

Si dicen que México está de moda, es un país nuevo, cosmopolita.

Que no solo le entrega sus rosas al Tepeyac sino al mundo.

Créditos: Historia

Curaduría:
Gustavo Prado
Melissa Valenzuela

Corrección de textos:
Samantha Urdapilleta

Diseño:
Raúl Flores

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil