La Colección del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá permite hacer una lectura de los rostros de nuestra sociedad; las caras no siempre son las que imaginamos y la mayoría de las veces se escabullen de los límites que tratamos de imponerles

Ideal y realidad
Toda representación pasa por un proceso de síntesis, allí se descartan muchos elementos y se magnifican otros.

Acuña cincela con pequeñas pinceladas sus figuras para darles un aspecto martillado.

Los rostros afroclombianos expresados con planos se vinculan a las propuestas postcubistas.

Este rostro expresado con zonas de color plano es propio del arte pop.

Un rostro aparentemente infantil, casi abocetado, hace referencia al retrato cambiante de Dorian Gray.

zonas de color activan en nuestra mente la forma de un rostro.

Manchas y líneas cruzadas, construyen desde el plano diversos rostros.

Las texturas, los planos y el contraste, son el marco de referencia de este rostro.

Un rostro deformado propio de la figuración expresionista.

Cuando el torso es lo mas destacado el rostro se vuelve anónimo.

A veces hay rostros que no queremos ver, como el rostro de la muerte.

El rostro indígena ha sido revalorizado por el artista urbano Guache con sus intervenciones de ciudad y sus pinturas.

Selección : Gustavo A. Ortiz
Créditos: Historia

Nada mas significativo que el rostro humano, a través de estas obras de la colección permanente del Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá podrá apreciar la diversidad de técnicas y de lenguaje plástico al representar la figura humana.
Selección y tetos: Gustavo A. Ortiz

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil