1884 - 1887

EL NACIMIENTO DE LA TORRE EIFFEL

Eiffel Tower

Una utopía realizada

Aquí se muestra la cúspide de la Torre Eiffel, una plataforma con aproximadamente 300 m de altura y desde la cual se domina todo París.

¿Sabía que en 1889, en el momento de la inauguración de la Torre Eiffel, esta cúspide actualmente visitada cada año por muchos millones de personas tenía un aspecto bastante diferente del actual?

En particular, la cúspide se utilizaba como laboratorio de medidas y experimentos científicos. En ella estaban instalados numerosos aparatos (barómetros, anemómetros, pararrayos…).

Además, Gustave Eiffel tenía reservado un despacho en la cúspide desde el que realizaba observaciones de astronomía y fisiología. Eiffel había instalado también un laboratorio de meteorología.

Fue esta utilidad científica de la Torre, prevista por Gustave Eiffel desde la presentación de su proyecto en 1886, la que la salvó de la destrucción. De hecho, la Torre Eiffel, construida con ocasión de la Exposición Universal de 1889, debía haber sido destruida ¡tan sólo 20 años después de su nacimiento!

Con ocasión de la Exposición Universal de 1889, año en el que se conmemoraría el centenario de la Revolución Francesa, se anunció un gran concurso en el Journal Officiel, el boletín oficial del Estado francés.

Como genuinos escaparates tecnológicos e industriales de las naciones, estas exposiciones universales atestiguaban los progresos alcanzados en el transcurso de la revolución industrial.

El objeto del concurso es «estudiar la posibilidad de erigir en los terrenos del Campo de Marte una torre de hierro de base cuadrada, 125 metros de lado y 300 metros de altura».

El Campo de Marte y la Escuela Militar desde el alto del Trocadéro antes de la construcción de la Torre Eiffel

Entre 107 proyectos, el elegido es el del empresario Gustave Eiffel, los ingenieros Maurice Koechlin y Emile Nouguier y el arquitecto Stephen Sauvestre.

Ingeniero de formación, Eiffel fundó y vio crecer una empresa especializada en estructuras metálicas.

La Torre Eiffel es el momento culminante de su carrera. Dedica los treinta años siguientes de su vida a actividades de investigación experimental.

Este ingeniero apasionado y realmente genial supo rebasar sus propios límites para legarnos monumentos como la cúpula del observatorio de Niza, la estructura metálica de la Estatua de la Libertad o incluso el puente de ferrocarril de Burdeos.

Fueron numerosos los proyectos de torre de 300 m en liza con ocasión del concurso organizado en el marco de la Exposición Universal de 1889.

Uno de los proyectos competidores más serios del proyecto de Gustave Eiffel fue el del arquitecto del Palacio del Trocadéro, Jules Bourdais. 

Este último había imaginado una torre de 300 m realizada enteramente en piedra.

Los dos principales ingenieros de la empresa de Eiffel, Émile Nouguier y Maurice Koechlin, tuvieron en junio de 1884 la idea de una torre de gran altura concebida a modo de una gran torreta.

Constaba de cuatro vigas de celosía, separadas en la base y coincidentes en la cúspide, entrelazadas por vigas metálicas dispuestas a intervalos regulares.

Se trataba de una audaz extrapolación hasta la altura de 300 metros –es decir, el equivalente de la cifra simbólica de los 1000 pies– del principio de pilares de puente que la empresa dominaba perfectamente en aquel momento.

Con la idea de hacer el proyecto más aceptable para la opinión pública, Nouguier y Koechlin piden al arquitecto Stephen Sauvestre que dé forma al proyecto.

El 18 de septiembre de 1884, Eiffel consigue la patente «para una nueva disposición que permite construir pilares y torretas metálicas con una altura que puede rebasar los 300 metros».

Sauvestre reviste los pies de los pedestales de mampostería, conecta los cuatro montantes y la primera planta mediante arcos monumentales, emplaza grandes salas acristaladas en las plantas, diseña una cúspide con forma de bulbo y embellece el conjunto con diversos ornamentos.

1ª planta - Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

2ª planta - Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

La cúspide - Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel

Las antenas - Reproducción de las ilustraciones originales de Gustave Eiffel.

Los primeros golpes de pala se dieron el 28 de enero de 1887 y marcaron el pistoletazo de salida de la construcción de la Torre Eiffel.

Créditos: reportaje

Conception — Société d'Exploitation de la Tour Eiffel
Iconographie — Parisienne de photographie et Collection tour Eiffel

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil