1968 - 1997

Detenidos sin juicio en John Vorster Square

South African History Archive (SAHA)

"...la icónica institución de los años del apartheid, de los años de tortura, del reinado de la policía de seguridad, de las fuerzas locas..."
BARBARA HOGAN, ex detenida
Masacre de Sharpeville, 21 de marzo de 1960
Masacre de Sharpeville, 21 de marzo de 1960

Entre 1960 y 1990, los sucesivos gobiernos del Partido Nacional en la Sudáfrica del apartheid recurrieron ampliamente a las detenciones sin juicio como un arma para luchar contra la oposición política, la creciente resistencia y la insurrección.

Tras la masacre de Sharpeville en 1960, la posterior prohibición del Congreso Nacional Africano (ANC) y del Congreso Panafricano (PAC) y la declaración del estado de emergencia parcial, el primer ministro HF Verwoerd designó a BJ Vorster como Ministro de Justicia.

Balthazar Johannes (equivalente en afrikáans a John) Vorster, que más tarde sustituiría a Verwoerd como primer ministro, era un "verkrampte" (un nacionalista afrikaner de la línea dura) que advirtió de lo siguiente:

"...no se tolerará el desmoronamiento del estado de la ley y el orden bajo ninguna circunstancia".

El estado de emergencia duró 5 meses, durante los que se llevaron a cabo más de 11.500 detenciones. Vorster endureció rápidamente las políticas de seguridad del país, institucionalizando una tolerancia cero a cualquier resistencia contra el estado y otorgando a la División de seguridad de la policía sudafricana grandes poderes.

La División de seguridad de la policía sudafricana se estableció originalmente en la década de los cuarenta como respuesta directa a las actividades del entonces todavía legal Partido Comunista Sudafricano (SACP). Siguiendo el amplio sentimiento anticomunista posterior a la Segunda Guerra Mundial, la División de seguridad se encargó de controlar a los comunistas, a los nacionalistas negros y a las supuestas organizaciones "radicales".

Bajo la vigilancia de BJ Vorster, crecieron hasta convertirse en las "fuerzas locas", temidas en todo el país. 

Recorte del Sunday Times de agosto de 1961 donde se detalla el ascenso al poder de BJ Vorster

"Tal vez no esté de más recordarles a los honorables miembros que Wigmore, el magnífico abogado norteamericano, preguntó en cierta ocasión: 

«¿Por qué esta repentina preocupación por los delincuentes?»

Y mi pregunta es:

«¿Por qué esta repentina preocupación por los comunistas en Sudáfrica?»"

                                - BJ VORSTER dirigiéndose al parlamento en 1962
HELEN SUZMAN, activista antiapartheid y política, sobre BJ Vorster
Ley de enmienda de leyes generales de 1963
Sección 6 de la Ley antiterrorista 83 de 1967

Junto a toda una legión de leyes diseñadas para silenciar a los oponentes del apartheid, la detención sin juicio se utilizó para castigar y poder interrogar a los enemigos del régimen, además de para separarlos de sus comunidades y distritos.

La opción de detención sin juicio se incluyó por primera vez en las regulaciones de la Ley de seguridad pública de 1953, creada como respuesta a la militancia y a oposición, cada vez mayores, ejemplificadas por la Campaña de desafío.

En 1961, la Ley de enmienda de leyes generales permitía hasta 12 días de detención sin juicio en situaciones no consideradas de emergencia. Esta cantidad se amplió a 90 días de detención en 1963 como respuesta a un incremento de las actividades armadas del ANC y del PAC. Más tarde se volvió a ampliar a 180 días de detención sin juicio.

Finalmente, la imponente Ley antiterrorista de 1967 permitió la detención indefinida para poder llevar a cabo un interrogatorio.

A los detenidos se les permitían visitas de magistrados, pero se les denegaba el acceso a los tribunales y las visitas de representantes legales.  

El abogado de derechos humanos GEORGE BIZOS habla sobre los siniestros cambios de la División de seguridad bajo el mandato de BJ Vorster

"John Vorster Square era el pináculo de las cámaras de tortura."    

                                        - JAKI SEROKE, ex detenido 
Calabozos de la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo

Hace más de 40 años, un gélido día de finales de agosto de 1968, el Primer Ministro Balthazar John Vorster inauguró la Comisaría John Vorster Square. Proclamó la estructura azul y achaparrada junto a la autopista en el centro de Johannesburgo como una moderna comisaría de policía "de vanguardia" porque albergaba a las secciones más importantes de la policía bajo el mismo techo, alardeando de que este nuevo y reluciente recinto sería la comisaría más grande de África.

Tal vez resultó apropiado llamar al edificio como Vorster, ya que el ex Ministro de Justicia había supervisado la promulgación de las rigurosas leyes de seguridad diseñadas para aplastar a los oponentes del apartheid y se había asegurado de que la División de seguridad de la policía sudafricana (SAP) adquiriese unos poderes formidables.

John Vorster Square se ganó pronto la reputación de ser un sitio donde reinaba la brutalidad y la tortura, convirtiéndose en el principal lugar donde se producían las detenciones y los interrogatorios en el Witwatersrand durante las décadas de los setenta y ochenta.

Entre 1970 y 1990, ocho personas, conforme a las leyes de detención, murieron como resultado de su estancia en John Vorster Square.

BJ VORSTER hablando en la inauguración de John Vorster Square en 1968 (por cortesía de SABC)
Construcción de John Vorster Square, 1968

La construcción de un nuevo edificio para reemplazar a la comisaría de policía Marshall Square de Johannesburgo comenzó en el número 1 de la calle Commissioner en 1964. Diseñado por la firma Harris, Fels, Janks y Nussbaum, el edificio tenía la finalidad de satisfacer las crecientes demandas de la División de seguridad, que necesitaba cada vez más espacio para las detenciones y los interrogatorios.

Las oficinas de la División de seguridad se ubicaron en los pisos noveno y décimo de la nueva comisaría de policía. El ascensor solo llegaba hasta el piso noveno para limitar el acceso al décimo piso, que pronto adquiriría una triste reputación. Los prisioneros políticos tenían que subir el tramo final de escaleras para acceder al décimo piso, donde se torturó a una cantidad indeterminada de detenidos.

Las celdas de los detenidos, diseñadas específicamente como celdas de aislamiento, se encontraban en los pisos inferiores. Se pintaron de gris oscuro y el suelo de negro. En una esquina había un colchón de espuma y en la otra un inodoro. Una gruesa capa de fibra de vidrio cubría las ventanas y los barrotes. En el centro de los altos techos había una única bombilla cuya luz nunca se apagaba. Para los cientos de activistas antiapartheid detenidos en esas celdas, John Vorster Square era el infierno.

Vista desde el décimo piso de la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo

"Estaba arriba en una celda con un vidrio grueso, del tipo de vidrio blindado, donde no se podía hacer nada. Y en este lado los barrotes también estaban totalmente cubiertos de vidrio. Era una celda muy aislada. A veces sentías que te volvías loco. No podías dejar de pensar... Y después el olor... Te convertías en parte del olor."

                                                                                                                                           - JABU NGWENYA, detenido (1981)
El busto de bronce de BJ Vorster en el vestíbulo de John Vorster Square en la portada de la revista SAP de marzo de 1977

"La policía de seguridad mostraba la cruel calma de la gente sin alma."

                                                - MOLEFE PHETO, ex detenido
La policía de seguridad socializando en el club después del trabajo en John Vorster Square (fecha desconocida)
PAUL ERASMUS, ex policía de seguridad

"Luchar en una guerra revolucionaria es mucho más difícil que luchar contra criminales comunes. Tienes que recordar que a veces luchas contra la crème de la crème; los mejores cerebros en este enfrentamiento son tus oponentes. Tienes que ir un paso por delante de esta gente.

Mirando atrás, es lamentable que estas cosas hayan ocurrido. Pero si mis oponentes miran atrás, también es lamentable que ciertos policías hayan sido asesinados en explosiones de bombas y en ataques a sus casas. Pero ambas partes tienen que demostrar su razón y hay que basarse en los resultados… Nosotros estábamos allí para preservar la seguridad interna de la República, y a veces era algo muy, muy difícil."

                                                                                                                       - HENNIE HEYMANS, ex policía de seguridad

A partir de la década de los sesenta, todos los miembros de la División de seguridad fueron enviados a cursos especiales en técnicas de tortura.

La División de seguridad se forjó una reputación de extrema crueldad e inhumanidad por los métodos seguidos en sus interrogatorios, especialmente en John Vorster Square.

La privación del sueño constituyó la base de todos los interrogatorios. Los equipos de interrogadores trabajaban durante las 24 horas para reducir a los detenidos a un estado de total dependencia. 

El ex policía de seguridad PAUL ERASMUS tras su escritorio en su oficina del piso noveno de John Vorster Square (fecha desconocida)
El periodista JAMES SANDERS discutiendo con las fuerzas de seguridad de la era apartheid

"Nosotros éramos, según el General Coetzee, un montón de idiotas que lo malinterpretaban todo. Él se lavaba las manos. Simplemente decía: “exclusión permanente de la sociedad...”, pero no se refería a eso.

Eran tan tontos como nosotros, ya sabes, los soldados rasos por un lado, supongo, y por otro los burgueses, pero de todas formas, eran los idiotas que malinterpretaban esto. Pero la realidad es que teníamos total libertad para matar y robar a una escala increíble, y sabíamos que podíamos salirnos con la nuestra y eso es exactamente lo que sucedía."

                                                                           - PAUL ERASMUS, ex policía de seguridad
La doctora Elizabeth Floyd detenida por la policía de seguridad

Se cayó desde el noveno piso.

Se ahorcó.

Se resbaló con una pastilla de jabón mientras se bañaba.

Se cayó desde el noveno piso.

Se ahorcó mientras se bañaba.

Se cayó desde el noveno piso.

Se ahorcó desde el noveno piso.

Se resbaló en el noveno piso mientras se bañaba.

Se cayó desde una pastilla de jabón mientras se resbalaba.

Se ahorcó desde el noveno piso.

Se bañó en el noveno piso mientras se resbalaba.

Se ahorcó desde una pastilla de jabón mientras se bañaba.

                                                                                                                                                      "In detention", por Chris van Wyk

AHMED TIMOL, fallecido el 27 de octubre de 1971

En 1971, ya habían muerto 21 detenidos en todas las prisiones de Sudáfrica.

En este día, John Vorster Square se sumó a esta masacre cuando Ahmed Timol, un maestro de 30 años, murió al caer del décimo piso de John Vorster Square. Era miembro del entonces prohibido Partido Comunista Sudafricano (SACP) y había sido arrestado en un control policial de carretera por llevar literatura censurada.

La policía afirmó que Timol se había suicidado; una excusa respaldada por la investigación oficial, a pesar de que el patólogo del estado Jonathan Gluckman señaló que el cuerpo de Timol mostraba indicios de haber sido golpeado antes de morir.

La policía de seguridad solía decirles a los detenidos que "los indios no pueden volar" y se referían a John Vorster Square como la "cumbre Timol".

La familia de Ahmed tenía la esperanza de que los policías involucrados en su muerte se presentaran ante la Comisión por la verdad y la reconciliación (TRC) para contar la verdad acerca de cómo murió su hijo, pero nunca lo hicieron. 

Informe del Departamento de Justicia sobre la audiencia de investigación por la muerte de Timol
Testimonio de Hawa Timol acerca de su hijo, AHMED TIMOL, al Comité de violación de los derechos humanos de la TRC, 30 de abril de 1996 (por cortesía de SABC)
Foto de AHMED TIMOL de un póster conmemorativo del ANC 
PROFESOR KANTILAL NAIK, detenido de octubre de 1971 a febrero de 1972
Ilustración de NAIK en papel higiénico de uno de sus interrogadores mientras estuvo detenido
NAIK sobre su detención y su tortura mediante el "método del helicóptero"

Visualmente, nunca olvidé el color azul del edificio, ni siquiera cuando estuve exiliado. No podía olvidar su color, su estructura, su aspecto...

...los suelos relucientes, los suelos gris metálico y relucientes de los pasillos... el sonido de las puertas... la fuerza y el tintineo de las llaves... Casi constantemente se oía una llave y uno se preguntaba qué celda iban a abrir y si iban a venir a la mía. 

                                                    - MOLEFE PHETO, detenido (1975)
MOLEFE PHETO, detenido (1975)
Entrada al noveno piso de la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo
Levantamiento de Soweto, 16 de junio de 1976

Tras el levantamiento de Soweto en 1976, aumentaron los poderes de la policía para detener a los sospechosos sin juicio.

Esto se logró cuando se aprobó la Ley de enmiendas de seguridad interna, que permitía detener a los sospechosos durante un período de tiempo ilimitado sin la autorización de un juez.

"Trajeron un generador eléctrico y me dijeron que me desnudara. Yo les respondí que no pensaba ayudarles a torturarme. Si querían torturarme, primero tendrían que dejarme inconsciente para desvestirme. Finalmente, se frustraron y comenzaron a golpearme con los marcos metálicos de las sillas.

Cada vez que me atacaban, yo sangraba por la nariz y por la boca y les escupía la sangre, solo para enfadarlos.

Era una táctica. Una vez que estaban enfadados, ya no pensaban de una forma racional y profesional como interrogadores. Una vez que estaban enfadados, perdían el control y usaban cualquier cosa para golpearme".

                                                                                                                                  - ZWELINZIMA SIZANE, detenido (1976)
ZWELINZIMA SIZANE, detenido (1976)
Vista panorámica desde el tejado de la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo
JOYCE DIPALE, detenido (1976)

"John Vorster Square... cuatro o cinco hombres, luego capucha y luego descarga eléctrica, todo. No lo sé… Ira. Capucha y tortura, pechos, todo. ¿Por qué? No lo comprendo... ¿Por qué la tortura? De todas formas, es triste… Y me enfado y no hablo. ¿Por qué la tortura? Así que no hablo. Tanta ira. Violación o qué, no me importa. No hablo."

                                                                                         - JOYCE DIPALE, detenido (1976)
Ilustración de Clive van den Berg, en colaboración de Joyce Dipale, de la tortura que padeció durante su detención

"Me detuvieron durante treinta días, en el piso de arriba, y me mantuvieron allí 25 días y 25 noches. Después de 28 días me soltaron y me dejaron en mi celda. Así que os lo podéis imaginar... si tuviera que volver a visitar ese lugar, reviviría esas noches amargas que pasé con la policía golpeándome sin parar."

                                                                         - TSANKIE MODIAKGOTLA, detenido (1976)
TSANKIE MODIAKGOTLA, detenido (1976)
Vista del pasillo del noveno piso de la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo

"...esos momentos de verdadera percepción espiritual... Uno de los pocos que me han ocurrido en toda mi vida fue aquí, después de recobrar el conocimiento tras el primer interrogatorio y quedarme completamente solo en la celda. Las paredes eran verdes y recuerdo caminar en círculos y estar absolutamente convencido de que íbamos a ganar. 

No había lugar a duda: podían matarme, podían hacerme cualquier cosa, pero nosotros ganaríamos la batalla. Fue una experiencia grandiosa de fe que me fortaleció enormemente durante todo el proceso."

                                                                                    - CEDRIC MAYSON, detenido (1976)

WELLINGTON TSHAZIBANE, fallecido el 11 de diciembre de 1976 

Después de su arresto por su supuesta complicidad en una explosión producida en el Carlton Centre de Johannesburgo el 7 de diciembre de 1976,

Wellington Tshazibane, un graduado en ingeniería de la Universidad de Oxford, fue hallado ahorcado en la celda 311 de John Vorster Square.

Una investigación oficial, muy similar a la llevada a cabo anteriormente tras la muerte de Timol, eximió a la policía de toda responsabilidad.

 Declaración de Wellington Tshazibane a la policía de seguridad el 10 de diciembre de 1976

ELMON MALELE, fallecido el 20 de enero de 1977

Elmon Malele, arrestado el 10 de enero de 1977, falleció de una hemorragia cerebral en el Princess Nursing Home de Johannesburgo. Fue llevado allí después de haber perdido supuestamente el equilibrio tras permanecer de pie durante seis horas (una técnica estándar de tortura) y golpearse la cabeza con el borde de la mesa. 

Aunque la muerte estuvo provocada casi con toda seguridad por la negligencia y la brutalidad de la policía, esta fue eximida una vez más de toda responsabilidad. Una investigación posterior determinó que la muerte de Malele fue debida a causas naturales.

Fotografía de la policía de seguridad de la oficina donde Elmon Malele supuestamente perdió el equilibrio
Foto que indica el lugar de la caída mortal de Mabelane
Foto de una supuesta huella de Mabelane en la silla

MATTHEWS MABELANE, 15 de febrero de 1977

Apenas un mes después de la hemorragia cerebral de Elmon Malele, Matthews "Mojo" Mabelane sufrió una caída mortal desde el décimo piso de John Vorster Square tras su arresto por supuestamente dirigirse a Botsuana para recibir entrenamiento militar. 

Posteriormente, la policía alegó que había subido a una ventana y había perdido equilibrio, precipitándose al vacío y cayendo sobre un coche aparcado debajo. 

Mabelane fue la víctima mortal número 39 en las prisiones de Sudáfrica. 

Foto del coche sobre el que impactó Mabelane
Foto que muestra la silla que supuestamente usó Mabelane para subirse al bordillo de la ventana

"Mi primo hermano Matthew Marwale Mabelane murió a manos de la policía en la comisaría de policía John Vorster Square en febrero de 1977. Se afirmó que saltó por una ventana del famoso décimo piso y que murió al instante. Teniendo en cuenta que las historias de los saltos del décimo piso nunca fueron ciertas ni lo serán jamás, queremos saber por qué los asesinos no se identifican y piden disculpas por sus acciones. Estos engaños por parte de los autores de esas atrocidades son realmente indignantes, ya que estos asesinos solo comenzarán a hablar si se les expone, de lo contrario seguirán guardando silencio.

¿Acaso piensan realmente que sus víctimas van a olvidarse sin más de todo lo que les hicieron? ¿O creen que las personas todavía les tienen miedo y que, por lo tanto, hablar sobre lo que hicieron les causará problemas como antes? Los familiares y parientes de Matthew están muy disgustados por el silencio de sus asesinos. El tiempo se está acabando. Queremos que se muestren y que cuenten la historia. Nosotros también queremos verlos, saber qué apariencia tienen, si son seres humanos reales y si tienen familias, hijos, parientes y amigos."

                                                                - Entrada de K.C. Mabelane en la Comisión por la verdad y la reconciliación (TRC), 10 de septiembre de 1998

"En John Vorster Square, siempre estaban los mismos.

¿Cómo eran? Parecían hombres de negocios. Su punto de vista era simple. Iban a intimidarnos, torturarnos e interrogarnos. 

Y nosotros íbamos a contarles la verdad. Íbamos a contarles quién nos incitaba, quién nos daba las instrucciones. Íbamos a contarles quiénes nos dirigían desde el ANC. Y si nos negábamos, iban a golpearnos y a amenazarnos."

                                                                       - PENELOPE 'BABY' TWAYA, detenida (1977)
PENELOPE 'BABY' TWAYA, detenida (1977)

"Era un lugar lleno de maldad donde ocurrían cosas espantosas... Era un lugar donde se practicaban torturas y era la comisaría de la policía de seguridad. Era un lugar donde no había piedad y, básicamente, donde los psicópatas se reunían."

                                                                                     - BARBARA HOGAN, detenida (1981)

"El arrullo de las palomas en la ventana era un sonido armonioso a pesar de todo... Para poder sobrevivir, uno trataba de aferrarse a sonidos que le ofreciesen alguna forma de vida."

                                                                                     - BARBARA HOGAN, detenida (1981)
Palomas junto a la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo
BARBARA HOGAN, detenida (1981)
Lista de enseres de la celda de Neil Aggett en el momento de su muerte (en afrikáans)

NEIL AGGETT, fallecido el 5 de febrero de 1982

El doctor Neil Aggett era un defensor de los derechos de los trabajadores y se convirtió en organizador del Sindicato africano de trabajadores de fábricas de conservas y alimentos. Desempeñó un papel crucial en la organización de un boicot a los productos Fattis and Monis para lograr que los jefes reconocieran el derecho de los trabajadores a pertenecer a un sindicato. El gobierno vio su capacidad de organizar a los trabajadores como una amenaza y le acusó de comunista.

Tras un número masivo de arrestos de líderes sindicales en 1981, Aggett fue encontrado ahorcado en su celda a las 3:25 a.m. Aggett se había ahorcado con una bufanda que le había tejido un amigo. Esta vez, sin embargo, la verdad sobre su muerte mientras estuvo detenido salió a la luz, ya que un tribunal superior dirigido por George Bizos demostró cómo el interrogatorio de 80 horas que sufrió Aggett le había provocado un colapso emocional. No obstante, nuevamente la policía fue absuelta, dado que se alegó que Aggett sufría tendencias suicidas desde hacía tiempo.

Informe sobre Neil Aggett al Ministro de Justicia, redactado y firmado por el inspector de detenidos el 25 de enero de 1982, menos de dos semanas antes de su muerte mientras estaba detenido. 
Declaración emitida por el Comité de apoyo de padres de los detenidos (DPSC) sobre la muerte de Neil Aggett durante su detención

"Era como un juego, por decirlo de alguna manera. Ellos establecían las reglas y nosotros teníamos que hacer lo que podíamos para encontrar algún resquicio para saltarnos esas reglas, pero te dejaban bien claro que no permitirían visitas, ni a nosotros ni a un abogado. Entonces supimos que había más personas en una situación similar y empezamos a ponernos en contacto para ver qué podíamos hacer al respecto.

Pronto supimos que había cosas que podíamos hacer, presiones que podíamos ejercer a nuestro favor. Y ese fue el juego que comenzamos a jugar."

                                   - Max y Audrey Coleman, padres del ex detenido Keith Coleman y miembros fundadores del DPSC 
Jabu Ngwenya, ex detenido, sobre cómo se comunicaban de una celda a otra mientras estuvo detenido en John Vorster Square
Jabu Ngwenya, ex detenido, sobre los interrogatorios y las torturas en John Vorster Square

ERNEST MOABI DIPALE, fallecido el 8 de agosto de 1982

Procedente de una familia implicada políticamente, Ernest Dipale fue arrestado y detenido al mismo tiempo que Aggett en noviembre de 1981. 

Había presentado una declaración a un magistrado en la que denunciaba haber sido víctima de agresiones y de tortura mediante descargas eléctricas. No consiguió nada con su denuncia. Tras tres meses y medio, fue finalmente liberado. 

Fue detenido de nuevo el 5 de agosto de 1982 y retenido en John Vorster Square. 

Cinco meses después de la muerte de Neil Aggett, el cadáver de Ernest Dipale fue hallado ahorcado en su celda. Se había colgado con la tira de una manta rota. 

Dipale, que solo tenía 21 años en el momento de su muerte, había sido víctima de fuertes agresiones y de tortura, incluido el uso de descargas eléctricas. 

Carta del magistrado al Ministro de Justicia sobre Dipale

AC/2001/279 - Extracto de la solicitud de Butana Almond Nofomela al Comité de amnistía del TRC sobre el secuestro de Dipale

"El solicitante testificó que recibió instrucciones del capitán Jan Coetzee y del teniente Koos Vermeulen de secuestrar a Moabi Dipale en su casa de Soweto para interrogarlo, y para ello debía contar con la ayuda de Joe Mamasela. Querían obtener información acerca de su hermana, que figuraba en el siguiente incidente.

Fueron hasta su casa en Soweto y preguntaron si se encontraba allí. Una niña les dijo que no, pero al entrar en la casa lo encontraron escondido detrás de un armario. Mamasela lo acusó de no devolverle una cantidad de dinero que le debía. Esto sirvió como excusa para obligarle a acompañarlos.

Le llevaron hasta Roodepoort, donde se encontraron con Jan Coetzee y Vermeulen. A continuación, fueron hasta Zeerust, y de ahí a una granja de los alrededores, donde interrogaron a Moabi acerca del paradero de su hermana, Joyce Dipale. Durante el interrogatorio fue agredido hasta perder el conocimiento. Las agresiones fueron realizadas por Nofomela, Mamasela y Vermeulen. Grobbelaar y Coetzee no participaron en las agresiones. No podía asegurar si obtuvieron alguna información que los ayudara en su posterior ataque a Joyce Dipale en Botsuana.

Luego regresaron a Vlakplaas y no puede asegurar que pasó con Moabi Dipale después de eso. No sabe si fue detenido o liberado. Para el Comité es suficiente que se hayan cumplido los requisitos para la amnistía y se CONCEDE la amnistía a Nofomela en relación a todos los agravios y delitos originados directamente del secuestro y ataque a Moabi Dipale por octubre de 1981."

CATHERINE HUNTER, detenida (1983)

"Creo que las guardianas tenían instrucciones estrictas, por lo que eran pasivas, frías y se limitaban a hacer lo mínimo. Lo único que hacían era pasarte la comida.

No había contacto visual y creo que les habrá parecido extraño que una mujer blanca fuese una «terrorista», porque muchas de ellas eran mujeres blancas sudafricanas, por lo que yo probablemente no me ajustaba a su estereotipo y perfil de un terrorista."

                                          - CATHERINE HUNTER, detenida (1983)
Celda de la prisión en tinta verde, dibujada por Catherine Hunter mientras estuvo detenida
JAKI SEROKE, detenido (1987)

"Lo único que te hacía sobrevivir era que estábamos en un nivel moral superior. Estábamos luchando por la libertad, por la democracia y por una buena causa. Entonces te dices a ti mismo: «me pase lo que me pase, al menos habrá sido por una buena causa». Creo que esa fue la gracia salvadora por encima de todo lo demás".

                                                                                                                                              - JAKI SEROKE, detenido (1987)

STANZA BOPAPE, fallecido el 5 de junio de 1988

Tras ser sometido a repetidas descargas eléctricas, el activista Stanza Bopape falleció «inesperadamente» de un ataque al corazón. Para que la muerte de otro detenido no dejara en mal lugar a la policía, se declaró que Bopape había escapado de la custodia policial. 

Sin embargo, durante las audiencias de la Comisión por la verdad y la reconciliación en 1997, la policía finalmente admitió que Bopape falleció mientras estuvo detenido y que su cuerpo fue arrojado al río Nkomati en la frontera con Mozambique.

El cuerpo de Stanza Bopape nunca se recuperó.

30 de enero de 1990, CLAYTON SITHOLE fallece mientras estaba detenido

Solo dos días antes de la liberación de Nelson Mandela de la cárcel, el cadáver de Clayton Sithole, de tan solo 20 años de edad, fue hallado ahorcado en su celda.

Antes de su suicidio, Sithole había proporcionado supuestamente pruebas condenatorias de conducta criminal contra Winnie Mandela y su hija Zinzi. Sithole era, de hecho, el padre de uno de los nietos de Nelson Mandela.

Tras la liberación de Nelson Mandela en 1990, se aplicaron grandes cambios a las leyes de seguridad del país.

La detención sin juicio se eliminó de los estatutos. En 1991, la División de seguridad fue disuelta, fusionándose con la División de investigación criminal y creando una unidad conocida como "Investigación y lucha contra el crimen" que, en 1995, dio lugar al actual Servicio de policía sudafricana (SAP).

En el informe de la Comisión por la verdad y la reconciliación se registraron oficialmente 75 detenidos fallecidos. A pesar de las pruebas contundentes que demostraban que la policía torturó a los detenidos, no se responsabilizó a ningún policía de la muerte de ninguna persona durante su detención.

"Las personas involucradas en todo este asunto durante esa época y que ahora se sienten abrumados por la culpa, la responsabilidad y la opinión pública, empiezan a buscar el apoyo de los ex detenidos porque ellos son los únicos que realmente comprenden de qué va todo esto.

Es muy interesante: el perpetrador recurre a su víctima en busca de un motivo para todo esto. Creo que los detenidos fueron más claros que la gente de fuera respecto a lo que estaba ocurriendo. Era una batalla y esa era la línea de combate…"

              - ELIZABETH FLOYD, ex detenida (1981-1992) y novia de Neil Aggett
El cambio de nombre de John Vorster Square, 1997 (por cortesía de SABC)

En 1997, el busto de bronce de B.J. Vorster fue retirado del vestíbulo del famoso John Vorster Square.

Se le cambió el nombre por el de Comisaría Central de Policía de Johannesburgo y ahora funciona para combatir el crimen en la ciudad.

A pesar de estos cambios, su interior sombrío y el olor a humedad no han cambiado. Los fantasmas de sus anteriores ocupantes siguen estando presentes.

...esto es la memoria de la revolución y, si desaparece, no tiene sentido contarles a todos cómo era este lugar... porque todo esto es una prueba de lo que hicieron para hacernos daño, porque el sistema ha hecho daño a la mayoría de nosotros, y si haces desaparecer cosas como esta, pierdes una parte importante de la historia...

                                                                                                                               - MOLEFE PHETO, detenido (1975)
Entrada de la Comisaría Central de Policía de Johannesburgo en 2007
Créditos: reportaje

Curator — Catherine Kennedy (SAHA)
Archivist — Debora Matthews (SAHA)
Photographs — Craig Matthew (Doxa Productions)
Archival video footage — South African Broadcasting Corporation (SABC)
Background — This exhibit is based on the interactive DVD, 'Between life and death: stories from John Vorster Square', developed by Doxa Productions on behalf of SAHA in 2007, as part of the SAHA / Sunday Times Heritage Project, funded by the Atlantic Philanthropies. Please see DVD for full research and image credits. For more information about the SAHA / Sunday Times Heritage Project, please visit sthp.saha.org.za 

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil