Monet: la aldea y lo pintoresco

The National Gallery, London

The National Gallery, London

Monet en Normandía
Monet (1840–1926) nace en París, pero su infancia transcurre en Normandía, una región del norte de Francia con un rico pasado medieval, numerosos edificios históricos y un paisaje espectacular.

De joven se interesa por el concepto del paisaje "pintoresco", una estética cuyos orígenes se remontan a la Inglaterra del siglo XVIII, que se centraba en la particular belleza que desprenden algunos edificios antiguos del mundo rural. Monet pintó los pueblos, los paisajes y la costa de Normandía a lo largo de toda su vida, una temática que combinó con viajes ocasionales a parajes más lejanos.

Los Países Bajos
Monet solía buscar la estética pintoresca de la región de su infancia en sus viajes al sur de Francia y al extranjero, a Londres, Venecia y los Países Bajos.

En el año 1871, al principio de su carrera profesional, Monet pasó cuatro meses en Zaandam, un pueblo del norte de Amsterdam.

Al cabo de algunos años, volvió a los Países Bajos para visitar la ciudad de Ámsterdam.

Como muchos visitantes, quedó cautivado por los molinos y las coloridas casas de este país, cuyas formas y matices utilizó en sus composiciones.

Vétheuil
En septiembre de 1878, Monet y su joven familia se trasladaron a la aldea de Vétheuil, situada a 90 kilómetros al noroeste de París, a orillas del Sena, en Normandía.

El maestro alquiló una casa en esta localidad, cuyos paisajes y edificios recreó en sus pinturas, como la imponente iglesia románica del siglo XIII y los parajes de los alrededores. En las imágenes de Street View anteriores puedes ver el lugar exacto en el que Monet pintó esta iglesia.

Plasmó paisajes de esta región en diferentes estaciones del año, bañados por un sol primaveral o cubiertos de nieve. Trabajaba principalmente en el exterior y prestaba especial atención a los efectos de la luz y la meteorología.

Varengeville
A lo largo de los años 80 siguió viajando por Francia. En 1882, pasó dos largas temporadas en la costa de Normandía, al oeste de Dieppe.
En Varengeville, pintó una serie de composiciones sobre la pequeña iglesia de Saint-Valéry, del siglo XVI, y una casa con vistas al mar. El color rojo de los ladrillos de la casa equilibra el verde de la vegetación circundante. Estas pequeñas construcciones costeras no solo son pintorescas, sino que su exposición a las inclemencias del tiempo añade un elemento psicológico a las creaciones de Monet.
La Riviera
Monet aprovechó las posibilidades que brindaba la expansión del ferrocarril en Europa para viajar a la costa mediterránea e intentar plasmar una luz más brillante, que esperaba encontrar en la Costa Azul y la Riviera Italiana.

En 1884, estando en la costa mediterránea, Monet quedó seducido por las pintorescas vistas del lado italiano de la frontera, como el espectacular puente de Dolceacqua, del siglo XV (en la imagen).

Giverny
En la década de los 90, Monet planificó y construyó los famosos jardines floral y acuático de su casa de Giverny.

Monet era un gran aficionado a la jardinería y creó este espacio "para el placer de la vista y por tener motivos que pintar". Al desviar el curso del Epte, uno de los afluentes del Sena, para que atravesara su propiedad, Monet transformó el terreno pantanoso del otro lado de la vía del ferrocarril en un jardín acuático con un estanque que sobrevoló con un puente al estilo japonés. Su jardín de Giverny se convirtió en el centro de su obra hasta su muerte en 1926.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil