El Londres de Monet

The National Gallery, London

The National Gallery, London

En búsqueda de refugio
Monet llegó a Londres por primera vez como refugiado huyendo de la guerra franco-prusiana, estando París asediada por las tropas enemigas.

Al poco de casarse, el pintor y su mujer Camille huyeron de la guerra cruzando el canal de la Mancha con su pequeño hijo Jean. Se instalaron en Londres, primero cerca de Leicester Square y, más tarde, en Kensington.

Impresionistas en Londres
La ciudad fue muy importante en la trayectoria de Monet. Conoció a otros artistas que también se habían refugiado en Londres, como su amigo Camille Pissarro, cuyo posterior cuadro de Londres puede verse en esta imagen, y su mentor Charles-François Daubigny. Daubigny presentó a los dos jóvenes pintores al influyente marchante de arte Paul Durand-Ruel, quien posteriormente sería decisivo a la hora de sellar el éxito del impresionismo.

En Londres, Monet buscó edificios que le sirvieran de inspiración, como las Cámaras del Parlamento, recientemente reconstruido, y el Victoria Embankment (a la derecha), que todavía no estaba terminado.

Una vez restablecida la paz en Francia con la Tercera República, los Monet abandonaron Londres en mayo de 1871, pero el pintor prometió volver a la ciudad que tanto había disfrutado.

Treinta años más tarde
Monet cumplió su promesa y volvió a Londres casi treinta años después, cuando los impresionistas ya eran artistas consolidados. Con casi sesenta años, Monet se había vuelto a casar con Alice Hoschedé, después de perder a su primera mujer, Camille, en 1879.

Entre 1899 y 1901, Monet visitó Londres tres veces. En cada estancia pasaba varias semanas en la ciudad.

Solía alojarse en el Hotel Savoy, donde podía pintar desde sus habitaciones de las plantas quinta y sexta.

"Sin niebla, Londres perdería su encanto"
Desde su balcón del Savoy, Monet podía mirar al este, en dirección al puente de Waterloo y al industrializado distrito de South Bank, y al oeste, hacia el puente de Charing Cross. En las cartas a su mujer Alice, se mostraba fascinado y frustrado a la vez, no solo por los cambios de luz durante el día, sino también por la niebla y la contaminación de Londres, que ensombrecían los motivos y modificaban los colores ambientales.

Monet expuso 37 vistas del Támesis en la galería parisina de Durand-Ruel en 1904, como su lienzo del puente de Charing Cross en una bruma de tonos rosa y azul.

La exposición fue un rotundo éxito. Varios críticos de arte encontraron analogías con piezas musicales y algunas obras se vendieron por el doble de lo que Durand-Ruel había pagado a Monet por ellas.

Monet ejecutó más de 100 lienzos de Londres en total. Algunos los dejó como borradores y otros los destruyó.

De vuelta en Francia
A su regreso al estudio de Giverny, en Francia (en la imagen), empezó a retocar estos cuadros, de modo que ha sido imposible precisar la fecha de creación.
El regreso de Monet
Hoy, habiendo transcurrido más de un siglo, Monet ha vuelto a Londres. Puedes ver sus cuadros de la ciudad en la exposición de la Galería Nacional "Monet & Architecture" (Monet y la arquitectura), muy cerca de donde pintó y se alojó".
Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil