27 oct. 2016

Dime qué contengo, y te diré qué soy

Museo Arqueológico de Granada

Evolución histórica de los recipientes arqueológicos.

Introducción
Con las primeras sociedades agrícola-ganaderas surgió la necesidad de almacenar y conservar los excedentes productivos de naturaleza sólida o líquida. La aparición de la cerámica supuso un avance espectacular para mejorar las condiciones de vida y trabajo de estas sociedades. No solo permitió el almacenaje y conservación de la más variada gama de productos, sino que, también, un mejor procesado de los mismos de cara al consumo, avanzando hacia una dieta alimenticia más rica y variada. Desde las primeras formas más sencillas y funcionales los recipientes cerámicos han ido evolucionando a lo largo de la historia hacia formas más complejas donde la decoración de las mismas cobra un valor intrínseco haciendo que estos pasen de ser única y exclusivamente utensilios de almacenamiento, cocina o consumo a elaborados productos suntuarios y rituales.
LA INNOVACION TECNOLÓGICA: LA CERÁMICA
Ningún producto que ha salido de la mano del hombre refleja el espíritu y la esencia de una cultura humana como en la cerámica. Los usos de este nuevo material fueron sorprendentes y dieron la posibilidad de calentar alimentos, conservarlos o incluso transportarlos. Elaborados con materias primas del entorno, su forma y tamaño fue variando en función de su uso, llegando incluso a estar decorados. A través de diversos análisis científicos en los yacimientos arqueológicos sobre semillas y restos óseos, los arqueólogos han podido estudiar qué tipo de comida o que ingredientes abundaban en la dieta neolítica. La caza continuó principalmente sobre el conejo, el ciervo y el jabalí. La ganadería se basaba principalmente en la oveja y la cabra, y el aprovechamiento de sus lácteos. Los cereales y leguminosas fueron los alimentos más cultivados.

Este cuenco forma parte de la denominada cerámica campaniforme, presenta decoración impresa en forma de franjas superpuestas y horizontales, haciendo zig zag.

Aquí vemos una vasija neolítica con decoración a base de incisiones e impresiones profundas con alternancia de líneas horizontales y onduladas.
Procede de la Cueva de las Ventanas, Piñar (Granada).

Calcolítico
La cerámica se fabrica todavía de forma manual. Se van a ir repitiendo las formas utilizadas, ollas, copas, fuentes. Se trata de una cerámica de muy buena calidad.

Estamos aquí antes la denominada cerámica del Argar.
Destaca por un acabado muy cuidado y por la ausencia de elementos decorativos.

ALABASTRONES EGIPCIOS

Al parecer este tipo de recipientes tuvieros varias funciones.
Su uso primario sería el de contenedor de algún producto ricamente apreciado, dada la calidad del envase, como puede ser vino, perfume, ungüentos... Su uso secundario sería el de contenedor de los productos de la incineración de una persona.

LA MUERTE EN EL MUDO ÍBERICO.

Los Íberos realizaban el rito de la incineración, depositando los restos de cenizas y huesos lavados en el interior de urnas de cerámica o piedra. Junto a ellas se dejaban elementos de ajuar para la otra vida del difunto.

Entre los elementos de ajuar encontramos platos y vasos de cerámica decorada ibérica, y cerámica griega y objetos de bronce en las tumbas más ricas. Además, en las tumbas de los hombres era frecuente enterrar las armas del difunto inutilizadas, como el soliferrum y la falcata, y en las de las mujeres, pesas de telar y joyas.

Urna cineraria con forma ovalada y base estrecha que presenta un pie de borde exvasado.

Estos pequeños recipientes de vidrio se usaban para contener perfumes o esencias, son por tanto un artículo de lujo en estas sociedades.

Ya en época romana, estos recipientes están relacionados con el comercio y transporte de elementos como son el vino, el aceite y los salazones.

Concretamente estamos ante un ánfora olearia.

EPOCA NAZARÍ LA DECORACIÓN CERÁMICA
La cerámica fue una de las artesanías más importantes del reino nazarí por su calidad y variedad. El empeño de los sultanes en afirmar su poder dará lugar a las producciones de “loza dorada”, en los talleres de Málaga y Granada, produciéndose auténticas obras maestras. Esta decoración, dorada sobre vidriado blanco, se empleó especialmente en la realización de azulejos y grandes jarrones.

La conocida como Redoma de las Liebres, forma parte de la cerámica califal procedente de Medina Elvira (Atarfe).
Está ilustrada por cuatro liebres que llevan un racimo en la boca y algunas grecas pintadas de color negro y verde sobre fondo blanco.

Por último, estamos ante una copa con forma de casquete esférico, las paredes son curvas y el borde saliente. Está decorada con motivos geométricos y florales trazados en azul. El fondo es blanco de estaño y conserva restos de dorado.

Museo Arqueológico de Granada
Créditos: reportaje

Dime qué contengo y te diré qué soy

Organiza:
Museo Arqueológico de Granada
Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía

Comisariado: Museo Arqueológico de Granada y Servicio de Innovación Cultural.

Textos: Museo Arqueológico de Granada; Recopilación. Exposición "Tesoros de Granada", 2012; Servicio de Innovación Cultural y MUSARAÑA. Gestión Integral de Museos. s.l.
Fotografía: Javier Algarra, Vicente del Amo Hernández y Archivo Dirección General de Bienes Culturales y Museos.
Montaje digital: Servicio de Innovación Cultural.

Museo Arqueológico de Granada.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil