2000 - 2017

Algunos procesos y técnicas que emplea la comunidad SEWA

SEWA Hansiba Museum

Esta es la historia de cómo un grupo de mujeres de la región rural de Guyarat al oeste de la India, que necesitaban trabajo y agua, se encontraron, formaron cooperativas artesanas y construyeron un museo.

Las artesanas de SEWA
En SEWA constataron con satisfacción que las campesinas de Guyarat tenían un gran conocimiento de las técnicas de la artesanía tradicional. Pasaban gran parte del tiempo cosiendo, bordando y creando piezas de arte textil para el ajuar de sus hijas. En los momentos de penuria, se veían obligadas a vender sus preciosos bordados a los comerciantes por una miseria para poder sobrevivir. Si las mujeres eran capaces de unirse, podrían generar autoempleo. Si formaran una cooperativa, podrían unir recursos y aplicar sus técnicas artesanales para crear productos, y SEWA podría ayudarles a encontrar mercados donde venderlos.
La cosecha de algodón
El algodón que produce la tierra oscura de Guyarat es de los más antiguos de la historia de la humanidad. Los tejidos de algodón de esta región, famosos por su belleza, se comercializan en todo el mundo desde hace siglos.

Después de recolectar el algodón en el campo, la tejedora y su familia empiezan la labor de separarlo de las vainas.

En estas imágenes, Vejl-ben de la comunidad chaudhary patel demuestra cómo funciona una hilandera de algodón.

Las artesanas llevan el hilo a las tejedoras del pueblo para que fabriquen tejidos. Este hilo de algodón que ha hilado la artesana se lleva a una tejedora del pueblo para que lo transforme en telas. Así es como las mujeres se encargaban de proporcionar todo el tejido que necesitaba su familia. La cosecha del algodón que cultivaban en el campo se utilizaba primero para hilar suficiente hilo para vestir a toda la familia. El resto se tejía en función de las necesidades. Indumentaria masculina: el "faliyu" se lleva en la cintura y la prenda de la parte inferior se denomina "chornu".

La técnica denominada "bandhani", que consiste en anudar la tela blanca antes de teñirla, es muy popular entre las mujeres que llevan prendas como el "odhni" ("dupatta" o chal tradicional), cuyo uso es habitual en todas las comunidades de la región.

La tela se ata firmemente con hilo en diferentes partes. Dado que el tinte no penetra en las partes que se han anudado, se forman patrones circulares de color de gran belleza.

Las hierbas y minerales naturales que se utilizan en el teñido son, de izquierda a derecha: jaggery (azúcar de caña no refinado), semilla de tamarindo en polvo, alumbre molido, limaduras de hierro oxidado, vitriolo verde, mirobolano, flores de dhavadi molidas, tamarindo, corteza de granado y, en el centro, corteza de acacia catechu. Los tintes naturales, que pueden adquirirse en establecimientos locales, se fijan con rapidez y tienen un efecto relajante y reconfortante para el cuerpo.

Los ingredientes se hierven juntos en agua en la proporción adecuada según la cantidad de tejido que se quiera teñir.

Una vez anudado el tejido, se procede al tinte, que constituye una parte muy importante del ciclo de producción de material para las piezas bordadas, las telas que tejen los vankar. El estampado se realiza mediante la técnica del tinte por reserva para crear telas para las distintas ocasiones.

En estas imágenes, un grupo de artesanas tiñe telas en el patio trasero de su casa.

Una vez realizado el proceso de anudado y tinte, el material estampado se deja secar durante un día al sol como mínimo.

Antes de empezar el bordado, las mujeres utilizan arcilla para diseñar los motivos. Este proceso se llama "arekhani". Cada una elige los motivos que mejor expresan sus deseos y aspiraciones, y trabaja la arcilla según sus habilidades.

Las mujeres también tallan y dan forma a los espejitos que bordan en el tejido. Utilizan una teja para moldear las piezas de mica o cristal.

Crean varias formas para decorar los tejidos.

Espejitos de diferentes formas y su uso en los tejidos. Mujeres ahir ataviadas con las preciosas prendas kamkho y ghagharo para asistir al festival hindú Janmaashtami (celebración del nacimiento de Krishna).

El trabajo artesanal de los tradicionales espejos de la pared es muy habitual en las casas de la comunidad rabari de Guyarat. Los adornos de estos espejos son semejantes a los motivos de la ropa que visten las mujeres del pueblo. La única diferencia es que la pared es blanca, mientras que las prendas de ropa son multicolor.

Estos adornos con espejos de la pared también pueden apreciarse en varios recipientes que las mujeres rabari utilizan en el hogar. El del centro se emplea para guardar los alimentos de consumo diario, como leche, pan o cuajada, y los laterales sirven para almacenar alimentos a largo plazo (kothi). En esta imagen también se muestra una pequeña parte del dormitorio interior de la casa, con el suelo moteado de luz debido a los agujeros del techo, fabricado con una rejilla de un material semejante al bambú.

Tradiciones y nuevos estilos
Una joven miembro de SEWA corta un patrón de tela para utilizar como aplique.

Esta colcha de apliques se extiende sobre la cama cuando llegan invitados.

Los procesos y técnicas se han ido ampliando y las mujeres de SEWA han incorporado nuevos conocimientos a su antigua manera de trabajar.

Así, se preserva su legado ancestral al tiempo que se satisfacen las exigencias técnicas del medio urbano.

Hansiba Museum, SEWA
Créditos: reportaje

Reema Nanavaty
Neeta Trivedi
Tejas Raval
Parul Sagarwala
Savitaben Patel

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil