"One Life: Dolores Huerta" destaca la participación fundamental que desempeñó esta líder latina en el movimiento de los trabajadores agrícolas de California de las décadas de los años sesenta y setenta.

Dolores Huerta, Huelga, Huelgas de la uva en Delano, California, 24 de septiembre de 1965
Dolores Huerta (nacida en 1930) y César Chávez lograron que la sociedad prestara atención a las condiciones de trabajo de los peones de campo. Huerta y Chávez, que recibían salarios por debajo del nivel de pobreza a cambio de largas jornadas de trabajo duro y condiciones de vida precarias, despertaron la solidaridad nacional a favor de los trabajadores. Como líder enérgica de piquetes, activista persuasiva y negociadora de contratos inquebrantable, Huerta no solo mejoró las vidas de los trabajadores agrícolas, sino que también promovió nuevos modelos de feminidad.
Fred Ross y Dolores Huerta, 1975
Dolores Huerta comenzó como una voluntaria entusiasta y, luego, se convirtió en activista de la Organización de Servicios Comunitarios (Community Service Organization, CSO) en Sacramento. La CSO fue una de las primeras organizaciones en defender la participación cívica de los latinos en Estados Unidos. Fred Ross (1910–1992), fundador de la CSO, fue mentor de Huerta y César Chávez, quien también trabajó para la organización. Algunos años más tarde, Ross trabajó como consultor para la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas (National Farm Workers Association, NFWA), fundada por Huerta y Chávez en 1962.
Dolores Huerta registra miembros en la Convención Fundadora de la NFWA, 30 de septiembre de 1962
La NFWA defendía los derechos de los trabajadores y reclamaba salarios justos sin usar el término "sindicato" para no ahuyentar a los empleados temerosos de las represalias de los empleadores. En Stockton, Huerta organizó reuniones domésticas para reclutar miembros y obtener el apoyo local. Se convirtió en vicepresidente de la NFWA.
Bandera de AFL-CIO de los Trabajadores Agrícolas Unidos (United Farm Workers)
La NFWA de Chávez y Huerta se fusionó con el Comité de Organización de Trabajadores Agrícolas (Agricultural Workers Organization Committee, AWOC), liderado por el filipino Larry Itliong, con el fin de conformar el Comité de Organización de Trabajadores Agrícolas Unidos (United Farm Workers Organization Committee, UFWOC). La bandera roja y blanca de la NFWA con la silueta negra de un águila (un animal importante en la mitología azteca) evoca las raíces mexicanas del electorado más grande del sindicato. La palabra "huelga", que comparten tanto el español como el filipino, aparece en la parte superior.
Dolores Huerta con niños en el Salón de la UFW, a fines de la década del sesenta
Para Huerta, la participación de las familias y las mujeres era una parte natural del movimiento. Declaró al respecto: "Cuando la gente es pobre, la familia trabaja, hace huelga y participa en piquetes de forma conjunta… No somos violentos y las mujeres aportan mucha dignidad al movimiento". Aquí se la ve luego de participar en una cadena humana con tres de sus once hijos.
Dolores Huerta Speaking at a Rally
An articulate and energetic speaker, Huerta led the union’s public relations effort, conveying the movement’s values and aims to the larger public in print, radio, and television. She bolstered the morale of workers on the picket line with her cry to arms, “¡Sí se puede!”
Negociaciones y renovaciones de contratos de recolectores de dátiles y lechugas, 1972
El movimiento de Huerta no solo trabajaba con los recolectores de uvas. También representaba a los recolectores de lechuga, dátiles, limones y fresas. Huerta no había visto nunca un contrato, pero pasó una semana estudiando ejemplos. Luego, consultó a los trabajadores y sometió a voto su primer contrato. Si bien no estaba familiarizada con los acuerdos, su carácter inquebrantable en la mesa de negociaciones le valió el sobrenombre de "mujer dragón".
Huerta habla a un grupo de mujeres en un lugar no identificado, 1972
Huerta desafió el paradigma de las mujeres que ponen las responsabilidades familiares en primer lugar y motivó a las mujeres para que se involucraran en el movimiento obrero. Hizo escuchar sus preocupaciones y exigió que se tomaran en serio los problemas relacionados con el sexismo, el cuidado infantil y el acoso sexual, por lo que se ganó el respeto de las chicanas y feministas reconocidas, como Gloria Steinem.
Dolores Huerta en las manifestaciones de California, alrededor de 1970
Un aspecto que compartieron el movimiento afroamericano de derechos civiles y el movimiento de trabajadores agrícolas fue el énfasis en el cuerpo como herramienta para el cambio social. Las marchas, los piquetes, los boicots y las sentadas eran actividades físicas que los más pobres podían llevar a cabo para llamar la atención sobre la injusticia social y sus derechos. Como líder de los piquetes, Huerta encabezó varias de estas iniciativas.
Dolores Huerta, por Barbara Carrasco, serigrafía, 1999
La artista chicana Barbara Carrasco trabajó como voluntaria y artista de la UFW. Huerta fue su mentora y amiga íntima. Carrasco confeccionó este retrato emblemático de Huerta para homenajear a la líder de los derechos civiles. La imagen representa el poder femenino de los movimientos chicanos y feministas.
Prendedores de la UFW
Esta colección de prendedores revela la multiplicidad étnica dentro del sindicato y el alcance internacional del boicot de la uva. Si bien la UFW estaba formada principalmente por filipinos y estadounidenses de origen mexicano, también se incluyeron trabajadores afroestadounidenses, euroestadounidenses, puertorriqueños y yemeníes.
Créditos: Historia

“One Life: Dolores Huerta” highlights the significant role of this Latina leader in the California farm workers’ movement of the 1960s and 1970s. This eleventh installment in the “One Life” series was the first devoted to a Latina. It illuminates Huerta as the co-founder, with César Chávez, of the United Farm Workers (UFW), and highlights her position as the union’s lobbyist and contract negotiator. Huerta was instrumental in achieving major legal protections and a better standard of living for farm workers, yet she remains largely under-acknowledged in history.



The exhibition was the first in a national museum to draw attention to her contributions. It was on view at the National Portrait Gallery from July 3, 2015 - May 15, 2016, coinciding with the 50th anniversary of the September 1965 grape strike that launched the farm workers movement. For more about the gallery exhibition, please visit: http://npg.si.edu/exhibition/one-life-dolores-huerta



Taína Caragol, Curator of Painting and Sculpture and Curator for Latino Art and History, was the curator for this exhibition.



The “One Life: Dolores Huerta” exhibition was made possible through federal support from the Latino Initiatives Pool, administered by the Smithsonian Latino Center; the Friends of the National Museum of the American Latino; and by the Guenther and Siewchin Sommer Endowment Fund.



The exhibition is being remodeled as a traveling banner exhibition by the Smithsonian Institution Traveling Exhibition Service (SITES) under the title “Dolores Huerta: Revolution in the Fields / Revolución en los Campos." More information on the traveling version may be found at https://www.sites.si.edu/s/topic/0TO36000000L5OBGA0/dolores-huerta-revolution-in-the-fields-revolucin-en-los-campos.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil