Pancho Villa y la Adelita 

El cuadro que ahora se conoce, falazmente, como Pancho Villa y Adelita sigue siendo una de sus obras menos comprendidas.

Touch & Hold

Quedó inconclusa ─además de la sección inferior difusa, no tiene firma─ y hay evidencia de que Kahlo repintó el autorretrato central años después. Quizás frustrada por su composición extraña, la dejo a un lado, incompleto, en vez de destruirlo o concluirlo.

Aunque la imagen de en la parte superior central del cuadro muestra al líder revolucionario, Villa no es tan prominente como para hacerlo sujeto.

Más bien, Frida ocupa la parte central. Kahlo tampoco se representa a sí misma como la Adelita, el nombre de una soldadera que fue el tema de varios corridos villistas. Su vestido urbano de moda no tiene relación alguna con las camisas o blusas sencillas, las carrilleras y los sombreros militares que las soldaderas vestían en las fotografías de la época.

Algunas de ellas aparecen, en los trenes que transportaban a las tropas, en la parte superior izquierda, pero son figuras periféricas en la pintura.

La sección inferior inconclusa del cuadro muestra tres figuras: Kahlo en el centro, un hombre no identificado sentado en el extremo más lejano de la mesa, y otro hombre sin rostro sentado en un banco de madera en el lado derecho.

Es probable que el segundo hombre fuera Ángel Salas, con su distintiva calva, sentado al piano.

Pancho Villa y la Adelita by Frida KahloInstituto Tlaxcalteca de la Cultura

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Compartir esta historia con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil