El Arte de la Pintura

Kunsthistorisches Museum Wien

Desde atrás de una cortina corrida hacia un lado...

...vemos a un pintor que está inmortalizando a su sujeto con pintura. La obra se describió como "El arte de la pintura" en 1676, cuando la viuda de Vermeer, Catharina Bolnes, le dio el cuadro a su madre, Maria Thins, poco después de la muerte de su esposo para mantenerla fuera del alcance de acreedores. ¿Es una simple representación de un artista en su estudio o acaso esconde un mensaje más importante?

A pesar de que no hay consenso, la pintura suele interpretarse como una alegoría (una representación simbólica de una idea o un concepto abstracto). Desafortunadamente, no es posible determinar con seguridad qué deseaba transmitir Vermeer en esta obra. Sin embargo, utilizó sin duda todas sus habilidades: la incidencia de la luz, la representación de los materiales y el manejo de la profundidad son extraordinarios en esta obra.

La calidad de la pintura también llamó la atención de Adolf Hitler, quien compró la obra en 1940 al conde Jaromir Czernin para incluirla en el museo de Linz, cuya planificación nunca pudo concretarse. En 1946, después de la Segunda Guerra Mundial, la obra entró a la colección del Museo Kunsthistorisches.

El pintor

¿Quién es este hombre sentado que nos da la espalda mientras trabaja en la pintura en el caballete que tiene enfrente? Es tentador pensar que es el mismo Vermeer, pero nada indica que así sea.

El hombre lleva ropa elegante y costosa. A mediados del siglo XVII, las clases altas llevaban atuendos de ese tipo en ocasiones especiales. Por lo tanto, la vestimenta lo conecta con los círculos de las clases más altas.

La modelo

La joven que modela para la pintura está vestida como Clío, la musa de la historia. Hay varios atributos que permiten identificarla.

El libro que sostiene representa la historiografía...

...la trompeta representa la proclamación de fama...

... y la corona de laureles denota honor y gloria.

Esos atributos eran muy conocidos en el siglo XVII debido al libro de emblemas llamado "Iconología", cuyo autor es el iconógrafo italiano Cesar Ripa. Después de que se publicó la traducción del libro al holandés en 1644, se convirtió en un popular manual de iconografía entre los artistas.

El libro

En el siglo XVII, las pinturas históricas (obras que representan relatos mitológicos o bíblicos, historias de la literatura o acontecimientos históricos del pasado reciente o lejano) se consideraban una de las categorías más importantes. Además de poseer una gran habilidad técnica para representar de manera realista todo tipo de objetos y materiales, el pintor debía tener un conocimiento detallado de las historias. ¿La presencia de Clío indica que la historia, en el sentido más amplio de la palabra, es la fuente de inspiración más importante para un artista o acaso sugiere que un pintor exitoso puede ganar fama y ocupar su lugar en los libros de historia?

El caballete del artista

El pintor oculta la mayor parte del lienzo en el que trabaja, pero podemos ver que está pintando la corona de laureles de Clío.

Debajo del brazo, se ven líneas blancas que delinean el resto de la composición.

El lienzo no es lo suficientemente grande para incluir la figura completa de la mujer ni uno de los atributos, la trompeta. Era común pintar por completo determinadas partes de un cuadro antes de pasar a otras áreas.

Las Diecisiete Provincias

El mapa de la pared muestra las Diecisiete Provincias (nombre alternativo de los Países Bajos de los Habsburgo, gobernados por el rey español) e incluye paisajes urbanos de las ciudades más importantes a la izquierda y la derecha. El mapa suele interpretarse como una referencia a la noción de que un artista exitoso le da fama a la ciudad y al país en el que trabaja. Vermeer pintó un mapa real, que creó Claes Jansz Visscher en 1636.

El norte y el sur

En la época de Vermeer, la situación geográfica y política era muy distinta de lo representado en el mapa. Las Diecisiete Provincias desaparecieron en 1581, cuando siete de las provincias del norte declararon su independencia del gobernante español. Esto llevó al reconocimiento de la República Holandesa en 1648, lo que también marcó el final de la Guerra de los Ochenta Años. A menudo, el mapa se interpreta como un deseo de volver a ese estado previo; el pliegue que separa claramente el norte del sur enfatiza este análisis. Algunos sugirieron que Vermeer usa el mapa para resaltar y honrar la larga tradición del arte pictórico de "Los Países Bajos" en su conjunto y no solo en las provincias del norte.

El candelabro

La pintura de la incidencia de la luz, una habilidad que Vermeer había dominado, es sin duda natural. Los reflejos de luz del candelabro son excepcionalmente realistas.

Para los destellos, usó amarillo de cromo en capas gruesas, una técnica conocida como impasto.

Los candelabros como este eran populares en las obras de la segunda mitad del siglo XVII, a pesar de que cada vez se usaban menos. Se encontraban más que nada en iglesias y edificios públicos, pero rara vez en casas privadas y mucho menos en estudios de artistas.

La alfombra

La alfombra se corrió hacia un lado como una cortina, lo que nos permite ver el espacio detrás. Como consecuencia, la pintura se vuelve algo teatral, casi como si estuviéramos observando una escena preparada con mucho cuidado. La alfombra también funciona como un elemento de la composición. Un objeto oscuro y de gran tamaño ubicado de manera clara en primer plano (también denominado "repoussoir") "empuja" el resto de la escena hacia atrás y crea una ilusión de profundidad en la pintura.

La perspectiva

Vermeer conocía la teoría acerca de la perspectiva y la usaba de manera intencional en sus obras. El punto de fuga en "El arte de pintar" se encuentra entre la mano de la modelo y la perilla del soporte del mapa. Aquí se observa un pequeño orificio en la base de la pintura, donde Vermeer había colocado un alfiler en el lienzo. Luego, ató un trozo de cuerda al alfiler y lo frotó con tiza. Al cambiar de posición el otro extremo de la cuerda y hacer que entre en contacto con el lienzo, pudo "imprimir" líneas rectas que llevaban al mismo punto de fuga. Muchas de las obras de Vermeer incluyen orificios como ese.

La firma

Vermeer firmó esta obra con "I.Ver-Meer". Esta es la versión más elaborada de su firma y solo puede verse en esta pintura y en "El geógrafo". La "I" representa su primer nombre, Johannes. En la mayoría de sus obras firmadas, Vermeer usó una versión abreviada de su firma, por ejemplo, "IVMeer". La firma está en el mapa, a la derecha de la túnica azul de la joven.

El Arte de la Pintura by Jan VermeerKunsthistorisches Museum Wien

Créditos: Historia

This exhibition is part of the Google Vermeer Project.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil