La columna rota

Google Arts & Culture
Touch & Hold

La columna rota fue pintado poco tiempo después de que Frida fuera sometida a una intervención quirúrgica en la columna vertebral.

La operación la dejó postrada en cama y “encerrada” en un corsé metálico, que le ayudaba a mitigar los dolores tan fuertes y constantes que experimentaba.

Frida está de pie, en medio de un paisaje totalmente árido y agrietado.

Su torso está rodeado por esos cinturones de metal forrados con tela, que le daban presión y soporte a su espalda. Éstos le ayudan a evitar que su cuerpo termine en ese derrumbamiento, que se anuncia justo en el centro de su pecho.

Su columna vertebral ha sido sustituida por una columna jónica, totalmente fracturada, a punto de caer...

cuyo capitel sostiene el rostro de Frida, el cual, aunque está bañado en lágrimas, no refleja ningún gesto de dolor. Así era como ella siempre se mostraba ante la vida, firme y desafiante al espectador.

Los clavos, a lo largo de su cuerpo, son símbolo del dolor constante al que se enfrentaba.

Los más grandes, situados en la columna, marcan el daño provocado por el accidente de 1925...

...en tanto que los que se encuentran en el seno izquierdo se refieren más a un dolor emocional, a su sentimiento de soledad.

Alguna vez, al ser cuestionada del por qué se autorretrataba tanto, ella contestó que era porque siempre estaba sola y porque era lo que mejor conocía.

La columna rota by Frida KahloMuseo Dolores Olmedo

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Compartir esta historia con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil