Mujer con Laúd

The Metropolitan Museum of Art

Una joven está sentada junto a una ventana y afina un laúd. Con la oreja posicionada hacia el clavijero, rasguea el instrumento mientras posa la mirada en la ventana y la calle a lo lejos.

La luz entra a la habitación por los paneles de cristal emplomado y se percibe un destello de las perlas en la oreja y el cuello de la mujer...

...las tachuelas de cobre pulido de la silla que está al lado de ella también resplandecen.

La mesa en la que está sentada está repleta de cancioneros.

Uno de los libros cayó al piso de mármol y yace junto a la viola da gamba.

En el fondo de la habitación, hay un mapa de Europa pintado a mano colgado sobre una pared blanca.

Alguien alejó de la mesa una silla con pináculos tallados.

El cuadro es un punto medio en la evolución de Vermeer a medida que empezaba a dominar paso a paso la representación convincente de espacios arquitectónicos. En sus primeras obras dedicadas a sujetos mitológicos o bíblicos, hay figuras corpulentas que se topan contra el plano de imagen, y el suelo sobre el que están parados parece inclinarse hacia el espectador.

En las posteriores pinturas de género, Vermeer desarrolló composiciones basadas en la figura de medio cuerpo, anclada en el espacio por una mesa que sobresale en la esquina inferior izquierda. En "Mujer con laúd", la recesión perspectiva de la silla y la mesa brinda un puente hacia el cuadro, y da inicio al movimiento diagonal del ojo a lo largo del lienzo.

Si le damos un vistazo al cuadro, nos enfocamos en la joven música como el radiante centro entre la silla y el mapa.

Como en muchas de las obras de Vermeer, la iluminación adopta la forma de una ventana en el lado izquierdo que baña el suelo en una luz tenue y deja el primer plano en penumbras. Con pocos medios de iluminación artificial a su disposición, los pintores del siglo XVII manipulaban las ventanas y persianas para controlar cómo caía la luz en sus estudios.

En las estrechas casas en hilera tan típicas de las ciudades holandesas del siglo XVII y la actualidad, la mejor luz la tenía la habitación que daba a la calle o "voorhuis". La poeta e historiadora del arte Martha Hollander definió "voorhuis" como "un lugar público y privado a la vez; una puerta al interior más profundo, las habitaciones de la planta alta y la calle". La joven que toca el laúd de Vermeer, como la mayoría de sus mujeres, ocupan ese espacio lindante.

El artista intensificó esa cualidad de intermedio dirigiendo la mirada y el cuerpo de la joven que toca el laúd hacia afuera, hacia la ventada y la calle. Para la mayoría de los críticos, el hecho de que está afinando el instrumento...

... y la presencia de la viola da gamba en el suelo...

... sugieren que la mujer va a participar de un dueto.

Sin embargo, los cancioneros esparcidos en el piso y el abandono sereno del instrumento del hombre también podrían indicar que el encuentro ya finalizó.

Es posible que la mujer esté mirando a alguien que se va, mientras los dedos le devuelven la armonía al instrumento desafinado por la reciente presentación.

Mujer con Laúd by Johannes Vermeer (Dutch, Delft)The Metropolitan Museum of Art

Créditos: Historia

Esta exhibición forma parte del Proyecto Vermeer de Google.

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil