El accidente

Google Arts & Culture

Una de las pocas ocasiones en que Frida recreó el accidente que marcó su vida está en este dibujo. 

Touch & Hold

El 17 de septiembre de 1925, Frida viajaba en un camión que iba hacia Coyoacán, de vuelta a su casa tras salir de la Escuela Preparatoria. Un año después hizo este dibujo.

Ella recordaba el accidente de la siguiente forma: A poco de subir al camión, empezó el choque. Antes habíamos tomado otro camión, pero a mi se me perdió una sombrillita y nos bajamos a buscarla. Fue así que subimos a aquel camión que me destrozó.

El accidente ocurrió en una esquina frente al mercado de San Lucas, exactamente enfrente. El tranvía marchaba con lentitud, pero nuestro camionero era un joven muy nervioso. El tranvía, al dar la vuelta, arrastró al camión contra la pared.

Yo era una muchachita inteligente, pero poco práctica, pese a libertad que había conquistado. Quizá por eso no medí la situación ni intuí la clase de heridas que tenía.

En lo primero que pensé fue en un balero de bonitos colores que compré ese día y que llevaba conmigo. Intenté buscarlo, creyendo que todo aquello no tendría mayores consecuencias.

Mentiras que uno se da cuenta del choque; mentiras que se llora. En mí no hubo lágrimas. El choque nos botó hacia delante y a mí el pasamanos me atravesó como la espada a un toro.

Un hombre me vio con una tremenda hemorragia, me cargó y me puso en una mesa de billar hasta que me recogió la Cruz Roja.

Accidente, 17 septiembre 1926 by Frida KahloMuseo Dolores Olmedo

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Compartir esta historia con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil