El Thyssen en el plato

La colección interpretada por grandes chefs. Exposición inspirada en la publicación del Museo que ofrece una selección de sus contenidos.

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

Spot of "Dishing Up the Thyssen" project (2018)Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

El Thyssen en el platoMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

El Thyssen en el plato

25 chefs visitaron el Museo. Cada uno eligió una obra y creó una receta a partir de esa pintura. Esta exposición es una selección del resultado que dio lugar a un libro con el mismo nombre.

La pintura es la permanente expresión de lo que somos, como también lo es la gastronomía. Es una enorme satisfacción para el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza contribuir a que ambas artes, juntas en "el Thyssen en el plato", ofrezcan una manera más de disfrutar de nuestra cultura. Agradezco mucho a Google y a la Real Academia de la Gastronomía su invitación a formar parte de esta magnífica iniciativa.

Evelio Acevedo, Director del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

La gastronomía es Arte y Cultura. La pintura es una de las Bellas Artes. La armonía entre las dos manifestaciones culturales aporta un extraordinario valor estético a esta exposición, realizada en colaboración con la Real Academia de Gastronomía y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.

Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia de Gastronomía.

Mujer sentada (1917) de Juan GrisMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Juan Gris x Ferran Adrià

La deconstrucción, un método creativo y a su vez un estilo en la obra de elBulli, nació en 1994. Su primer nombre fue descomposición, ya que se trata de descomponer una elaboración que se degusta (un snack, un plato, un cóctel...) cambiando sus texturas y sus formas, pero manteniendo el sabor original. Por esta razón tendría un paralelismo con el Cubismo.

Pollo con especias. (2020) de Ferran AdriàMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

A partir de un helado de curry salado se busca una elaboración que encaje: el pollo al curry. Cada uno de los productos o elaboraciones (en este caso el pollo, la manzana, el curry, el coco, el ajo y la cebolla) se han sometido a un proceso diferente, cambiando su textura y aspecto de forma radical. El humor está implícito en la relación que se quiere generar con el comensal, la pregunta era siempre, “¿qué prefiere, muslo o pechuga?”. La reconstrucción dialoga con la deconstrucción.

Un arroyo en el bosque (1865) de Asher B. DurandMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Asher B. Durand × Víctor Arguinzoniz

Para crear este plato me he inspirado la pintura de las escuelas norteamericanas del siglo XIX por su fuerza evocadora de la naturaleza. La cocina que intento plasmar no deja de tener un vínculo muy potente con el entorno natural, los bosques, el olor a montaña, la lluvia… con el sabor sin agentes intermediarios, se trata por tanto de la frescura en mayúsculas, donde la mano del hombre no está muy presente. En mis días de descanso voy a caminar por el monte, me dejo llevar por el silencio, por los aromas y por la atmósfera. No me cruzo con nadie durante horas y horas y es mi momento de libertad y de paz interior.

Revuelto de huevos de caserío y hongos u otras setas (2018) de Víctor ArguinzonizMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Al igual que Asher B. Durand quería dotar de un sentido moral a su cuadro, para mí la comida tiene también un sentido moral y de respeto por el entorno. Hay que dar las gracias por lo que comes, y respetar los ciclos de la vida y de la naturaleza. Este es un plato sencillo en el que también se filtra la luz.

Composición de colores / Composición nº I con rojo y azul (1931) de Piet MondrianMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Piet Mondrian × Juan Mari y Elena Arzak

La textura está asociada al tacto y jugar con ella puede dar lugar a sensaciones poderosas. En este caso la suavidad gelatinosa de la ostra solo se puede contrastar con un crujiente. La idea era que incidiera sobre el sabor con una galleta cuadriculada ácida potenciando la mordida. No olvidemos que la forma con aristas complementa y oposita la forma del molusco.

Mondrian de ostras (2018) de Juan Mari y Elena ArzakMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Para hacerlo sobre el color, nada como inspirarse en un artista cuya obra tiene el color como referencia, Piet Mondrian. Pero mientras que el pintor constriñe el color a los espacios que él mismo delimita a través de líneas negras, nosotros hacemos que el aspecto visual trascienda fronteras y retículas y que el color inunde por encima de sus límites. El gris y el blanco de la ostra contra la paleta visual de sus cuadros. Sus líneas siempre nos han inspirado tranquilidad y orden, aunque nuestro guiño a su obra es un poco transgresor. Un plato de temporada para un artista atemporal.

Paisaje con el Palacio de Caserta y el Vesubio (1793) de Jacob Philipp HackertMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Jacob Philipp Hackert × Martín Berasategui

La cocina vasca es una cocina de producto. Desde los comienzos, nuestras madres y abuelas se inspiraron en los montes, las huertas y el Cantábrico para surtir nuestras mesas. En el País Vasco somos unos privilegiados por contar con productos muy diversos y de gran calidad. En cuanto vi la pintura de Jacob Philipp Hackert "Paisaje con el Palacio de Caserta y el Vesubio" me sentí sumergido en los montes del País Vasco con las ovejas pastando, el sabor de nuestro cordero y no tuve duda a la hora de elegir este plato.

Chuleta de cordero de leche con suero de parmesano, buñuelo y trigueros (2018) de Martín BerasateguiMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

La "Chuleta de cordero de leche con suero de parmesano, buñuelo y trigueros" es un homenaje a estos montes, sus pastores y los sabores de antaño. Para degustar este plato mi sugerencia es coger un trozo de cordero con su jugo, un poco de suero de parmesano, un trocito del espárrago cítrico: el conjunto es sublime.

La Virgen del árbol seco (1465) de Petrus ChristusMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Petrus Christus × Andrea Dopico

"La virgen del árbol seco" me cautivó a primera vista por su sensación de textura; casi puedo imaginarme el sonido de las ramas secas al quebrarse, similar al crocante del chocolate, y su juego de sombras y luces me recuerdan al brillo de un cremoso, untuoso con profundidad de sabores.

Árbol seco (2018) de Andrea DopicoMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Su simetría me atrajo a representar de una manera preferente esta base del árbol seco, buscando replicar las oscuridades de esta imagen. El oro hace aparición también en el plato, creando similares puntos de luz. Tal y como la obra, este postre trata de reflejar ese contraste de suavidad y aspereza, dulzura y carácter.

El panadero (1909) de Mijail LarionovMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Mijail Larionov × Diego Guerrero

Me inspiró la búsqueda del autor vanguardista en la cultura y el arte popular local. Fue uno de los primeros que se permitió despreciar la forma correcta de representar el mundo y de incorporar figuras distorsionadas y colores brillantes. Además de su interés en representar diferentes profesiones y oficios como ocurre en "El panadero".

Koji de pan viejo (2018) de Diego GuerreroMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

En la cocina encontramos un paralelismo en esa necesidad de combinar o de entender la vanguardia desde la tradición y aceptando que sin una no existiría la otra. Así pues, elegimos una técnica ancestral como puede ser la del koji, pero aplicada a otro carbohidrato, en lugar del tradicional arroz, como puede ser un viejo pan de semillas de lino.

Omega 5 (Objetos de imitación) (1927) de Paul KleeMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Paul Klee × Ángel León

La obra "Omega 5 (Objetos de imitación)" nos ha resultado muy inspiradora tanto por los objetos representados como por el título. En mi obsesión por extraer del mar y aprovechar los recursos que otros no quieren, decidí hace unos años emplear el pescado de descarte para realizar embutidos marinos.

Butifarra de lisa (2018) de Ángel LeónMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Las piezas de charcutería son aparentemente iguales que las de carne, pero en realidad están hechas con pescado. En ellas no está presente el colesterol y las grasas del cerdo, que se sustituyen en este caso por grasa natural de pescado, es decir omega 3, y he aquí la primera conexión con el título de la pintura. El plato hace también un guiño a los “objetos de imitación”, ya que nuestros embutidos parecen embutidos al uso pero en realidad no lo son.

El lago Greenwood (1870) de Jasper CropseyMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Jasper Francis Cropsey x Paco Morales

La elección de "El lago Greenwood" viene porque es una pintura que, a través de los colores que son utilizados, representa totalmente lo que es el otoño. Y como no podía ser de otra manera, hay entre muchos otros, dos elementos culinarios que se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de otoño, y estos son las setas y las aves de caza.

Setas salteadas, fondo de ave acidulado y caracoles a la menta (2018) de Paco MoralesMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Es cierto es que hay diferentes variedades de setas que crecen en otras épocas del año, pero su etapa más productiva es ésta, debido a las condiciones del clima, humedad y temperaturas suaves. De aquí se extrae la inspiración para la creación de un plato típicamente otoñal.

Retrato de Giovanna Tornabuoni (1489 - 1490) de Domenico GhirlandaioMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Domenico Ghirlandaio × Toño Pérez

Elegí la obra de Ghirlandaio porque es una de mis favoritas del Renacimiento, que es a su vez uno de los periodos artísticos más importantes. Es una obra de una gran belleza que me trasmite calma, serenidad y ternura, más aun sabiendo la historia de Giovanna. Cuando se me propuso la elección de un cuadro, lo tuve claro desde el principio, y también la receta, al acordarme de la sopa de higos chumbos.

Sopa de higos chumbos, frutos rojos y helado de coco (2018) de Toño PérezMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

La citada sopa tiene el mismo maravilloso color dorado de la capa de la modelo, las frutas rojas que la acompañan tienen su correspondencia en los colores del vestido y la palidez del rostro y cuello de la protagonista me evocan el helado de coco que acompaña a este plato.

Mujer con sombrilla en un jardín (1875) de Pierre-Auguste RenoirMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Pierre-Auguste Renoir x Joan Roca

La obra de Pierre-Auguste Renoir "Mujer con sombrilla en un jardín" mantiene una gran conexión con el plato "Encurtidos de brotes tiernos y flores sobre romesco de nueces", que refleja una paleta cromática de naturaleza silvestre. Nos inspiramos en la paleta cromática de las plantas que encontramos a nuestros pies, redescubierta por las investigaciones botánicas de nuestro proyecto Tierra Animada.

Encurtidos de primavera con romesco de nueces (2020) de Joan RocaMuseo Nacional Thyssen-Bornemisza

Brotes tiernos, flores, tallos, hojas, raíces conservadas con diversas técnicas, encurtidos, fermentados... técnicas que recuperan la sabiduría ancestral de diferentes culturas, alargando su uso en el tiempo, jugando con la estacionalidad como la naturaleza e incluso retándola para dar belleza y notas de sabor en una armonía en forma de sombrilla.

Créditos: reportaje

© de la publicación: Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2018
© de los textos: sus autores
© de las fotografías del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza: Hélène Desplechin, Humberto Durán y José Loren
© de las fotografías de los platos: Eduardo Nave
© El Celler de Can Roca

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Ver más
Tema relacionado
Maravillas de España
Disfruta de la cultura española con todos tus sentidos: observa, escucha, huele
Ver monográfico
Aplicaciones de Google