Spotlight Stories

El nacimiento de los juegos olímpicos modernos

Atenas, 6-15 de abril de 1896

La historia de los antiguos juegos en el mundo moderno

Este año se cumple el 120 aniversario de los primeros juegos olímpicos internacionales. La inauguración de los juegos modernos se celebró entre el 6 y el 15 abril de 1896 en Atenas (Grecia) —lugar de nacimiento de las antiguas olimpiadas— y fue un gran hito en la cooperación y la cultura del deporte internacional.

Los juegos olímpicos modernos se basan en las antiguas olimpiadas griegas, que ya se documentaban en el 776 a. C.
Durante 1000 años, los antiguos juegos se llevaron a cabo en Olimpia, en honor a Zeus, el rey de los dioses en la mitología griega.

Juegos de Atenas de 1896: línea de salida en la primera carrera de 100 metros de los juegos modernos celebrada en el Estadio Panathinaikó, Atenas (Grecia).
Vista panorámica actual del Estadio Panathinaikó (Παναθηναϊκό στάδιο). Fue construido alrededor del año 566 a. C.; reconstruido en mármol en 329 a. C. y renovado por última vez entre 2000 y 2004 para los Juegos Olímpicos de Verano de 2004.

Los organizadores, los atletas y los espectadores de los Juegos de Atenas 1896 sin duda se sorprenderían por el desarrollo que ha tenido el movimiento olímpico desde entonces.

Solo en los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012, participaron 10 768 atletas (5992 hombres y 4776 mujeres) procedentes de 204 países. Se llevaron a cabo un total de 302 eventos en 26 deportes.

Competición de taekwondo femenino en los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012
El atleta olímpico español Javier Gómez Noya compite en el triatlón de los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012. Consiguió la medalla de plata.

En comparación con los Juegos de 2012, los Juegos de 1896 sin duda tuvieron un menor alcance, pero no fueron menos significativos. En representación de sus países, 241 atletas masculinos se reunieron para competir en 43 eventos en 9 deportes: atletismo, ciclismo, esgrima, golf, tiro, natación, tenis, halterofilia y lucha.

Línea de salida de la carrera de ciclismo de 12 horas en los Juegos Olímpicos inaugurales, Atenas, 1896.

En una época anterior a los viajes aéreos, 241 atletas llegaron a Grecia por tierra y mar desde 14 países: Australia, Austria, Bulgaria, Chile, Dinamarca, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Grecia, Hungría, Italia, Suecia, Suiza y Estados Unidos.

Atletas del Irish-American Athletic Club, 1896.

Un lugar antiguo para los juegos modernos

Con la excepción del maratón, las ceremonias y los eventos deportivos se llevaron a cabo en el Estadio Panathinaikó de Atenas ante una multitud de 80 000 espectadores.

El Estadio Panathinaikó repleto en los Juegos Olímpicos de Atenas 1896
Vista del Estadio Panathinaikó en el crepúsculo

Se llevaron a cabo carreras en la pista, pero debido a sus pronunciadas curvas, los corredores no lograron tiempos récord.

También llamado Kallimarmaro (Καλλιμάρμαρο), que significa «mármol hermoso», el Panathinaikó fue construido en el año 329 a. C. con mármol pentélico, famoso por su brillante color dorado, proveniente de las canteras del Monte Pentélico al noreste de Atenas. El estadio fue construido sobre una estructura de madera más antigua.

Vista de las gradas construidas con mármol en tonos dorados.
Escalera de mármol en el Estadio Panathinaikó

Más de 2000 años después, el adinerado benefactor griego Evangelos Zappas, pagó por la excavación y la restauración del estadio con el fin de celebrar unos juegos olímpicos nacionales entre 1859 y 1888. Estos juegos sentaron un importante precedente para los Juegos Olímpicos inaugurales de 1896 y para nuevas mejoras en el estadio.

El extraordinario sitio fue inmortalizado en imágenes en 3D vistas a través de un estereoscopio. Esta tecnología fotográfica —junto con fotos e ilustraciones de periodistas internacionales— ayudó a mostrar los primeros juegos modernos a un público internacional más amplio.

Par de fotografías estereoscópicas —una forma primitiva de «imágenes en 3D»— del Estadio Panathinaikó de 1897.
Estereoscopio, 1895 (colección: Sitio Histórico de Frederick Douglass, Servicio de Parques Nacionales de EE.UU.)

Visionarios detrás del movimiento olímpico

Numerosas personas compartían la idea de recuperar las olimpiadas en los tiempos modernos. Ya en 1850, el médico británico William Penny Brookes organizó los Juegos Olímpicos de Wenlock, unos juegos locales celebrados en el pequeño pueblo inglés de Much Wenlock.

Vista del pueblo de Much Wenlock, Shropshire (Inglaterra), sede de los Juegos Olímpicos de Wenlock

Estos juegos, a su vez, tuvieron influencia sobre un joven aristócrata francés, el deportista y educador Pierre de Coubertin (1863-1937). Coubertin estaba interesado en el éxito de la cultura deportiva de la Inglaterra victoriana, convencido de que el atletismo competitivo desarrollaba valores morales y sociales tales como el compañerismo, el sentido del juego limpio y el orgullo nacional, al tiempo que fomentaba la fraternidad y la competencia pacífica entre las naciones.

Fundador de los juegos olímpicos Pierre de Coubertin, aprox. 1930

En 1894, fundó el primer Comité Olímpico Internacional [COI], que nombró a su primer presidente, Demetrio Vikelas, de Grecia.

Miembros del Primer Comité Olímpico Internacional. El primer presidente del COI, Demetrio Vikelas, está sentado en el centro, a su derecha se encuentra el fundador de los juegos olímpicos, Pierre De Coubertin.

La entidad organizadora decidió por unanimidad celebrar los juegos inaugurales en Grecia, país de origen de Vikelas y el lugar de nacimiento de los juegos olímpicos.

Coubertin imaginó que la ciudad anfitriona rotaría cada cuatro años con el fin de internacionalizar más los juegos. Después de los primeros juegos olímpicos modernos en 1896, los juegos solo volvieron a Atenas en su 100 aniversario en 2004.

Símbolos y ceremonia

A lo largo de su vida, Coubertin se dedicó a sentar las bases de los juegos modernos. Su visión es evidente en casi todos los aspectos de las olimpiadas modernas: desde las formalidades de las ceremonias de inauguración y de clausura hasta las normas y los reglamentos de competición y el diseño del símbolo y de las medallas olímpicas.

Coubertin prepara el escenario en Atenas

La inauguración de los primeros juegos internacionales se llevó a cabo en el Estadio Panathinaikó, en el corazón de Atenas, el 5 de abril de 1896. El rey Jorge I de Grecia (1863-1913) presidió las ceremonias de inauguración y clausura ante 80 000 espectadores.

La primera ceremonia de inauguración de los juegos modernos tuvo lugar en Atenas el 5 de abril de 1896.

El rey también galardonó al ganador del evento final de los juegos: el maratón. En un emotivo giro del destino para el país anfitrión, el vencedor de esta antigua carrera pedestre fue un griego llamado Spiridon «Spyros» Louis. Dado que trabajaba como aguador en el campo, Louis no había ido a los juegos como atleta profesional. Sin embargo, se convirtió en un héroe nacional y una figura histórica.

Ceremonias de clausura de Atenas 1896. El ganador Spyridon «Spiros» Louis después de recibir su rama de olivo, su medalla y su diploma por haber ganado el maratón.
Ilustración de André Castaigne de la multitud en el momento en que el ganador del maratón, Spirydon Louis, llega al estadio.

El primer medallista de los juegos modernos fue el atleta estadounidense James Connolly, que ganó en triple salto el primer día de los juegos al alcanzar los 13,71 metros. Este atleta contribuyó a que el equipo de Estados Unidos se llevara un total de 11 medallas de primer puesto, la mayor cantidad entre las 14 naciones participantes.

Grecia ganó la mayor cantidad de medallas en total (46). Sin embargo, la gimnasia fue casi completamente dominada por los alemanes, que se llevaron a casa 8 de las 11 medallas posibles.

El gimnasta alemán Herman Weingartner realiza el ejercicio de la cruz de hierro en las anillas, Atenas, 1896.
Weingartner compitiendo en el evento de gimnasia de barra, Atenas, 1896. Se llevó el primer puesto en el evento.

En los Juegos de 1896 y 1900, solo se otorgaron medallas a los ganadores del primer y segundo puesto. Los eventos se celebraron en la pista al aire libre del estadio bajo el intenso sol de Atenas. El ganador del primer puesto recibió una medalla de plata, una rama de olivo y un diploma de parte del rey Jorge de Grecia.

En la actualidad, cada país anfitrión diseña sus propias medallas. Las medallas para los juegos olímpicos de verano, sin embargo, deben incluir una representación de la diosa Nike, con el Estadio Panathinaikó en el reverso de la medalla.

La medallista olímpica española Thaïs Henríquez sujetando su medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012. La medalla lleva la imagen de Nike (diosa de la victoria) con el antiguo Estadio Panathinaikó de Atenas de fondo.
La diosa Nike vuela frente al Estadio Panathinaikó en la medalla de los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012

Los famosos cinco anillos

En la actualidad, a casi nadie le resultaría difícil reconocer la imagen de cinco anillos de color entrelazados sobre un fondo blanco. Cada anillo representa uno de los cinco continentes. Los colores azul, amarillo, verde, rojo, negro y blanco (del fondo) forman la combinación de los colores de cada bandera nacional.

La bandera olímpica, diseñada en 1912 por Pierre de Coubertin

Los anillos olímpicos son uno de los símbolos más reconocibles y perdurables del mundo. Sin embargo, no aparecieron hasta 16 años después de los Juegos de Atenas, cuando Pierre de Coubertin realizó un esbozo del motivo en el encabezamiento de una carta a un miembro del COI en 1912. Más tarde, le pidió a los grandes almacenes parisinos Bon Marché que cosiera la primera bandera olímpica, que ha flameado desde entonces.

Una larga carrera hacia la igualdad

En las antiguas olimpiadas, la participación se limitaba a los ciudadanos varones y libres de Grecia. Por lo tanto, no podían participar los esclavos, los residentes extranjeros ni las mujeres. Al igual que los antiguos juegos, los Juegos de Atenas 1896 no estuvieron abiertos a las deportistas.

Sin embargo, en los Juegos de París 1900, las mujeres pudieron participar, pero en solo dos eventos: el tenis y el golf. Charlotte Cooper, una tenista británica, fue la primera mujer en ganar dos medallas de oro en los juegos modernos con victorias en el torneo individual femenino y el torneo de dobles mixto.

Una larga carrera hacia la igualdad

En las antiguas olimpiadas, la participación se limitaba a los ciudadanos varones y libres de Grecia. Por lo tanto, no podían participar los esclavos, los residentes extranjeros ni las mujeres. Al igual que los antiguos juegos, los Juegos de Atenas 1896 no estuvieron abiertos a las deportistas.

Sin embargo, en los Juegos de París 1900, las mujeres pudieron participar, pero en solo dos eventos: el tenis y el golf. Charlotte Cooper, una tenista australiana, fue la primera mujer en ganar dos medallas de oro en los juegos modernos con victorias en el torneo individual femenino y el torneo de dobles mixto.

La campeona de tenis australiana Charlotte Cooper jugando en la pista en los Juegos de París 1900.

En 1912, se añadieron las competiciones de natación femenina al programa. A lo largo del siglo XX, el COI añadió más eventos de mujeres y, en 1991, declaró que todos los deportes nuevos que se agregaran debían incluir eventos para ambos sexos.

Medallistas de los 100 metros femeninos, Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912. De izquierda a derecha: Fanny Durack (1.er lugar, AUS), Wilhelmina Wylie (2.o lugar, AUS) y Jennie Fletcher (3.er lugar, GBR)
La legendaria velocista estadounidense Wilma Rudolph haciendo historia en la pista. Fue la primera estadounidense en ganar tres medallas de oro en atletismo durante los mismos juegos olímpicos, Roma, 1960.

La adición del boxeo femenino a los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012 supuso la igualdad en el programa olímpico por primera vez en la historia.

Boxeo femenino en los Juegos Olímpicos de Verano de Londres 2012

Los Juegos Paralímpicos

En 1948, el Dr. Ludwig Guttmann organizó un evento para los veteranos británicos heridos en la Segunda Guerra Mundial. Denominados «Juegos Internacionales en Sillas de Ruedas», estas competiciones coincidieron con las Olimpiadas de Londres de ese año.

Los «Juegos en Sillas de Ruedas» se celebraron de nuevo en 1952, pero esta vez el evento incluyó competidores de otras naciones, por lo que se convirtió en la primera competición internacional de este tipo.

Estos juegos se conocían como los «Juegos de Stoke Mandeville» y se convertirían en lo que hoy conocemos como los «Juegos Paralímpicos». Los primeros juegos paralímpicos abiertos se llevaron a cabo en Roma en 1960. Desde entonces se han celebrado junto con los juegos olímpicos de verano.

Si bien los atletas con discapacidades siempre han desempeñado un papel integral en los juegos olímpicos, los juegos paralímpicos ofrecen a los atletas una oportunidad única para brillar.

El atleta olímpico Billy Bridges celebra la medalla de oro del equipo de Canadá en hockey sobre trineo en los Juegos Paralímpicos de Invierno 2006, Turín, Italia.

Los juegos olímpicos han recorrido un largo camino desde sus antiguos orígenes religiosos y deportivos. Los juegos pasaron de ser una actividad deportiva amateur en la Inglaterra rural a ser un evento internacional soñado por Pierre de Coubertin hasta llegar a la actualidad como una celebración global de la competencia pacífica, la diversidad y la perseverancia.

Y los juegos continúan evolucionando. La siguiente parada en este viaje épico será Río de Janeiro (Brasil) en agosto de 2016: la manera perfecta para marcar el aniversario histórico de los juegos olímpicos modernos.

Vista de Río de Janeiro (Brasil), sede de los Juegos Olímpicos de Verano 2016 del 5 al 21 de agosto.
Comparte este reportaje con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil