Editorial Feature

Descubre la cara inédita de la obra de Claude Monet

Hablamos con Rosalind McKever, conservadora adjunta, sobre la exposición <i>Monet & Architecture</i> (Monet y la arquitectura)

La Credit Suisse Exhibition: Monet & Architecture (Exposición de Credit Suisse: Monet y la arquitectura) que acoge la Galería Nacional de Londres es la primera muestra dedicada exclusivamente a Claude Monet que se expone en esta ciudad en 20 años. Se trata de una oportunidad única para contemplar la obra del artista desde una nueva perspectiva.

Monet, uno de los fundadores del impresionismo –el término proviene del título de una de sus pinturas, Impresión, sol naciente–, encarnó el movimiento con sus pinceladas libres, el uso de colores intensos y complementarios, y la tendencia de pintar en el exterior, o en plein air. Los paisajes, la naturaleza y, por supuesto, los nenúfares de su casa de Giverny (Francia) son las escenas más distintivas de Monet.

Sin embargo, existe otra cara de la obra de este artista, dedicada a la arquitectura de algunos pueblos, aldeas y ciudades. La exposición que acoge la Galería Nacional de Londres rinde homenaje a esta parte de su trabajo con más de 75 lienzos.

La exposición Monet & Architecture (Monet y la arquitectura), que ha supuesto tres años de trabajo, muestra obras que el artista pintó entre mediados de 1860 y principios de 1900 plasmando lugares de toda Europa, desde Normandía hasta Venecia. Monet interpreta magistralmente tanto viviendas modestas como estructuras grandilocuentes, reflejando sus formas y colores en las composiciones.

Para entender mejor la exposición, entrevistamos a Rosalind McKever, conservadora adjunta de Harry M. Weinrebe en la Galería Nacional de Londres, quien nos da las claves de lo que ofrece la muestra, tanto sobre el artista como sobre su obra.

El estanque de ninfeas, Claude Monet (colección de la Galería Nacional de Londres)

¿En qué consiste la Credit Suisse Exhibition: Monet & Architecture (Exposición de Credit Suisse: Monet y la arquitectura)?

Es una exposición formada exclusivamente por pinturas de Monet con las que queremos mostrar la otra cara de un artista muy conocido. Normalmente, asociamos su obra a escenas de naturaleza, paisajes y nenúfares, pero, en esta ocasión, veremos cómo plasmó en sus lienzos edificios, puentes y otras construcciones.

¿Por qué la Galería Nacional presenta esta exposición ahora?

Nos gusta dar a conocer la historia del arte desde otros ángulos y el catedrático Richard Thomson de la Universidad de Edimburgo nos hizo llegar esta idea fruto de una de sus investigaciones. Pensamos que era una gran oportunidad para observar la obra de Monet con otros ojos. Además, hace unos 20 años que no se organiza una exposición dedicada a este artista en Londres.

¿Cómo se consigue transformar una idea en una exposición?

El punto de partida es el arte y la idea, pero también hay mucha planificación logística. Luego decidimos las obras que queremos incluir y nos ponemos en contacto con los propietarios para intentar reunir los trabajos que queremos mostrar. Y, por último, pensamos en los temas y en cuál sería la mejor forma de exponer las pinturas y la historia que las acompaña.

¿Qué podrán ver los visitantes en esta exposición? ¿Dónde se trasladarán?

Si hablamos de los lugares donde se han realizado las pinturas, el visitante se podrá dar una vuelta por toda Europa. Muchos de los primeros trabajos son de Normandía, en Francia, donde Monet creció y, por supuesto, de París. Es un artista viajado, por lo que hay pinturas de Zaandam y Ámsterdam, en Holanda, ciudades que visitó en la década de 1870. También hay paisajes de Antibes, en el sur de Francia, y de la costa italiana, que datan de la década de 1880. El artista quería captar la luz del Mediterráneo y por ello se trasladó a estas regiones donde, además, la arquitectura es completamente distinta. En la exposición encontraremos también una maravillosa serie de pinturas sobre tres ciudades que Monet pintó más adelante: Ruan, Londres y Venecia.

¿Qué proceso de selección se siguió para elegir los lienzos de la exposición?

Hemos elegido pinturas que nos ayuden a entender por qué Monet incluía piezas arquitectónicas en sus obras. Para ello, buscamos los lienzos en los que plasmó un mismo edificio. Por ejemplo, en su última etapa creó varias series y quisimos seleccionar aquellas pinturas donde la iluminación y la meteorología varían enormemente.

La estación Saint-Lazare, Claude Monet (colección de la Galería Nacional de Londres)

¿Qué nos revelan estos cuadros sobre Monet que no se haya percibido en exposiciones anteriores?

Lo primero que me sorprendió tras observar detenidamente estos lienzos fue su habilidad como dibujante. Estamos acostumbrados a asociar a Monet al color, a los nenúfares y a la naturaleza. Sin embargo, en estas obras, pintó estructuras muy complejas, como puentes con ángulos precisos y muchas líneas rectas con una gran claridad. Además, parece que lo hizo con una rapidez sorprendente.

¿Cómo habéis diseñado y organizado la exposición?

El diseño es muy simple porque queríamos centrar toda la atención en Monet. La exposición está estructurada cronológicamente y dividida por temas en tres secciones. La primera gira en torno a "The Village and The Picturesque" (La aldea y lo pintoresco), que incluye paisajes de Antibes y de aldeas y acantilados de Normandía. La segunda sección se titula "The City and The Modern" (La ciudad y lo moderno) y está formada por imágenes de calles y estaciones de tren parisinas, y del puerto de El Havre, que reflejan modernidad. La tercera sección se titula "The Monument and The Mysterious" (Los monumentos y lo misterioso). Incluye obras sobre Ruan, Londres y Venecia que muestran cómo captó la luz entre él y los distintos edificios que pintó.

¿Qué dificultades han surgido a la hora de organizar la exposición?

La principal dificultad es conseguir las obras porque, al ser pinturas tan hermosas, los propietarios no quieren desprenderse de ellas tanto tiempo. Sabemos que es pedir mucho, pero hemos tenido suerte con los museos y los coleccionistas privados. Gracias a su generosidad, hemos reunido unas pinturas que permitirán a los visitantes conocer gran parte de la obra de Monet a través de una sola y sorprendente temática.

¿Por qué crees que en exposiciones anteriores no se han tenido en cuenta sus pinturas sobre edificios?

Tampoco diría que no se hayan tenido en cuenta; sus lienzos de La Catedral de Ruan y las Cámaras del Parlamento de Londres, por ejemplo, son muy conocidos. La cuestión es que hasta ahora no se han reunido como se ha hecho en esta exposición. Evidentemente, a Monet se le conoce sobre todo por sus paisajes y nenúfares, pero lo sorprendente es que cuando observas pinturas que ya conocemos desde este nuevo prisma, reparas en la importancia de la arquitectura y el papel que tienen los edificios en el cuadro. Por ejemplo, te das cuenta de la estructura y de los colores de los edificios dentro de la composición, pero también de las sensaciones que transmiten las pinturas, y la manera en que las construcciones evocan tiempos pasados y sustituyen la presencia humana. Es una excelente oportunidad para que los visitantes se centren en este aspecto de su obra.

El Támesis por debajo de Westminster, Claude Monet (colección de la Galería Nacional de Londres)

Monet fue un pintor impresionista. ¿De qué manera plasma este estilo en las pinturas que exponéis?

Como buen impresionista, Monet pintaba en el exterior; por lo tanto, estos edificios aparecen en muchos de sus paisajes. Además, utiliza los colores de las construcciones. Los impresionistas plasmaban siempre los colores de una forma muy directa. Al pintar un determinado edificio, a menudo se incluían colores complementarios. Por ejemplo, en un paisaje donde todo es muy verde, el tejado rojo de un edificio le dará a la composición un toque muy interesante.

¿Cómo se destaca la conexión entre el arte y la arquitectura en la exposición?

Es interesante saber que Monet pintó una gran variedad de piezas arquitectónicas: desde cabañas muy modestas situadas en el borde de un acantilado, hasta imponentes estructuras como la Catedral de Ruan o las Cámaras del Parlamento de Londres. En mi opinión, lo fascinante es que utiliza estos edificios para distintos objetivos. No es que se sienta atraído por estas construcciones, sino que las usa para crear su propio arte.

¿Hay alguna pintura de la exposición que te guste especialmente?

Hay un cuadro que, cuando lo colgamos, me dejó fascinada. Se titula El puente de Argenteuil y muestra un puente que aparece reflejado en el agua. En la parte superior de la pintura, todas las líneas están trazadas perfectamente rectas, con una composición bastante compleja. Justo debajo, el reflejo del agua ondula esas líneas rectas. Es impresionante.

¿Con qué mensaje esperas que se queden los visitantes?

Espero que piensen en Monet de otra manera y vean que es un artista versátil que no solo pintaba nenúfares. Me gustaría que la exposición también sirviera para que las obras de esta muestra o de otras galerías se contemplaran desde otro prisma, centrándose en el papel que tienen los edificios en las composiciones que realizó el artista.

Nieve en Argenteuil, Claude Monet (colección de la Galería Nacional de Londres)
El museo de El Havre, Claude Monet (colección de la Galería Nacional de Londres)
Créditos: todos los contenidos multimedia
Comparte este reportaje con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil