Editorial Feature

La magia perdurable del "efecto Harry Potter" veinte años después

Rebecca McNally, directora de las ediciones infantiles y juveniles de Bloomsbury Publishing, nos habla de la fuerza que sigue teniendo la saga

Rebecca McNally es la directora de las ediciones infantiles y juveniles de Bloomsbury Publishing y parte de su trabajo consiste en hacer que los libros de Harry Potter de la editorial lleguen a nuevas generaciones de lectores. Para ello, Bloomsbury ha creado proyectos como las recientes ediciones de los libros de la saga con ilustraciones de Jim Kay. "Lo bueno del mundo editorial infantil y juvenil es que siempre hay nuevos niños de ocho o nueve años que todavía no han descubierto el placer de leer Harry Potter", explica Rebecca.

"Escribir para niños es una experiencia formidable porque a veces los libros les permiten escapar de las tinieblas", prosigue. "La magia de la lectura reside en su capacidad de hacernos sentir emociones, peligro, entusiasmo, miedo y amor mientras estamos cómodamente sentados en el sillón de nuestras casas. Y en todos los siete libros de Harry Potter estas sensaciones están a flor de piel".

Consciente de la forma como Harry Potter ha logrado cautivar a niños (y adultos) de todo el planeta, Rebecca nos explica el impacto que ha causado el llamado "efecto Harry Potter" y las consecuencias que ha tenido en el mundo editorial infantil y juvenil. Junto a las respuestas de esta entrevista, te descubrimos algunos de los borradores con anotaciones, bocetos de personajes y esquemas detallados que realizó J. K. Rowling, para que conozcas aún mejor el proceso de creación de una de las sagas literarias más exitosas de la historia.

Invernadero, Bloomsbury Publishing (colección de la Biblioteca Británica)

¿A qué se refieren los que hablan del "efecto Harry Potter"?

Seguramente sería más adecuado hablar de los efectos, en plural. Es difícil identificarlos exactamente, pero hay algunos muy concretos. Uno de ellos son las cifras de UK Bookscan [el servicio que hace un seguimiento de las ventas de las librerías en el Reino Unido]. En 1998, se vendieron alrededor de 34 millones de libros infantiles y juveniles, y en el 2016, se llegó a los 64 millones, lo que constituye un claro ejemplo de "efecto Harry Potter". Está claro que la saga de J. K. Rowling no es la única responsable de este espectacular aumento, pero creo que sus libros han dado lugar a un cambio de paradigma que lo ha hecho posible.

Otro efecto muy importante y maravilloso es lo increíblemente mágica que resulta la lectura de los libros y los efectos que provoca. Para la primera generación de lectores, que creció con la saga, esta magia fue inesperada. Nadie sabía qué sucedería en los libros y todo el mundo esperaba que apareciera el siguiente. De repente, la publicación de cada libro se convirtió en un acontecimiento.

En la actualidad, el mundo de la literatura infantil y juvenil rebosa de talento. Está naciendo una nueva generación de escritores, que son los seguidores originales de Harry Potter, cuya pasión por los libros y la lectura proviene de esa extraordinaria experiencia.

¿En qué sentido Harry Potter ha fomentado la lectura entre los niños?

Al principio, el fenómeno Harry Potter contribuyó a que los libros y la lectura se convirtieran en una actividad compartida y en un gran polo de atracción que consiguió cautivar incluso a personas poco aficionadas a leer.

Paralelamente, a finales del siglo XX y principios del XXI surgieron un gran número de iniciativas muy positivas relacionadas con la lectura y la alfabetización que también fueron de gran ayuda en este sentido. En 1998, en el Reino Unido se celebró el año nacional de la lectura, que contaba con el apoyo del Gobierno británico, y más tarde se puso en marcha la iniciativa Bookstart, que ofrece libros gratuitos a niños de edad preescolar.

El mismo Harry Potter es un ejemplo de la magia de la lectura que ha atraído a personas de orígenes muy diversos. ¡Y todavía sigue haciéndolo!

Primer borrador escrito a mano del capítulo 17 de Harry Potter y la piedra filosofal, J. K. Rowling, Bloomsbury Publishing (colección de la Biblioteca Británica)

¿En qué momento Harry Potter fue más allá de una mera saga de libros para convertirse en un fenómeno cultural? ¿Hubo un punto de inflexión?

Si nos fijamos solo en las ventas, vemos que después de la publicación de Harry Potter y el prisionero de Azkaban todo se aceleró. Después, las películas captaron nuevas audiencias, aunque los libros y las películas prácticamente se han retroalimentado.

Creo que hoy podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que Harry Potter es un fenómeno cultural muy importante y perdurable. Han pasado veinte años desde la publicación del primer libro y, a diferencia de los fenómenos que vienen y van, está claro que Harry Potter es imperecedero.

¿Qué lo diferencia de anteriores sagas de gran éxito como Los Cinco o Las Crónicas de Narnia, por ejemplo?

Harry Potter ha roto muchísimas reglas del mundo de la literatura infantil y juvenil. Antes se creía que un libro para niños no debía superar las 60.000 palabras y que los personajes debían tener más o menos la misma edad en toda una saga.

Las sagas de libros juveniles de ficción más comerciales, a pesar de tener un componente adictivo, a menudo eran bastante predecibles; respondían a las expectativas de los lectores. En Harry Potter, en cambio, la historia les transportó a lugares totalmente nuevos.

Obviamente, Harry Potter tiene elementos que también encontramos en otros libros. No obstante, el hecho de combinar componentes muy conocidos para el lector con un mundo desbordante de imaginación, y la habilidad con que se tratan temas extremadamente lóbregos sin perder la esencia propia de un libro juvenil, dio lugar a un producto sorprendentemente original y diferente que sigue manteniendo su singularidad en nuestros días

Synopsis of Harry Potter and the Philosopher's Stone by J.K Rowling, Bloomsbury Publishing (From the collection of The British Library)

El gran éxito que tuvieron los libros fue totalmente inesperado. ¿Por qué? ¿Cómo era la industria editorial en aquel entonces?

En 1997, cuando se publicó el primer libro, la mayoría de las grandes editoriales disponían de secciones infantiles y juveniles, pero ninguna tenía grandes expectativas comerciales puestas en ellas. Se cuentan muchas historias sobre los orígenes de Harry Potter, como que llegó a Bloomsbury tras ser rechazado por doce editoriales. Sin embargo, las afirmaciones según las cuales Bloomsbury no tenía un gran interés en el libro son totalmente falsas.

Por aquel entonces yo todavía no trabajaba en la editorial, pero sé que el libro les fascinó. Sin embargo, la decisión de comprarlo tenía que tomarse en una reunión presidida por nuestro fundador y director ejecutivo, Nigel Newton. Nigel se llevó tres capítulos a casa y se los dio a leer a su hija de ocho años, quien le escribió una nota diciéndole que quería el resto de inmediato. La historia generó auténtica pasión y entusiasmo entre los lectores y, si bien es cierto que Bloomsbury no pagó mucho por ella, en aquella época esta era una práctica muy habitual con los libros para niños. Y supongo que lo que ocurrió con Harry Potter no tuvo nada que ver con las expectativas que entonces se tenían de un primer éxito editorial en el mundo de la literatura infantil y juvenil.

¿Qué influencia ha tenido la saga en otros libros de ficción infantiles y juveniles?

Creo que hoy en día hay una generación de escritores que decidieron dedicarse a esta profesión porque se enamoraron de la lectura gracias a Harry Potter. Sin embargo, esto no significa que haya una vinculación directa entre sus obras y el contenido de los libros de J. K. Rowling.

Está claro que después de Harry Potter ha habido un gran número de sagas de gran éxito, como Crepúsculo o Los Juegos del Hambre, que han sido fenómenos por sus propios méritos. Los fenómenos de literatura juvenil son interesantes porque suelen ser más cíclicos; por ejemplo, Crepúsculo fue un éxito de ventas durante tres o cuatro años, y fue sucedida por Los Juegos del Hambre. La diferencia que presenta Harry Potter respecto a estos libros es su perdurabilidad. Incluso veinte años después de su primera publicación, la edición estándar de Harry Potter y la piedra filosofal fue el décimo libro juvenil más vendido el año pasado.

Esbozo de Hogwarts, realizado por J. K. Rowling, Bloomsbury Publishing (colección de la Biblioteca Británica)

¿Qué retos plantea una saga tan exitosa? ¿Pueden competir con ella los demás libros?

La verdad es que, con los libros, no podemos hablar de competición. Por más que a los editores o a los escritores nos guste recibir premios o registrar buenas cifras de ventas, a largo plazo el verdadero valor de los libros reside en la experiencia que proporciona su lectura.

No obstante, no hay nada que pueda competir con Harry Potter porque, por despiadado que parezca, se trata de un fenómeno generacional único. Hace poco se supo que la saga lleva vendidos más de 500 millones de libros en todo el mundo, lo que representa una cantidad extraordinaria.

Cuando Harry Potter empezó a ganar fuerza, ¿hubo presión para encontrar otra gran saga que la sucediera?

En aquel momento había, sin duda, una clara noción de oportunidad en el mundo editorial infantil y juvenil que, en mi opinión, vino creada por Harry Potter. Aunque podemos considerarlo una presión, también sirvió para cambiar la percepción del potencial que tenía esta literatura.

Las editoriales se entusiasmaron al ver la capacidad que podía tener un libro de llegar a una audiencia realmente amplia y aún hoy podemos apreciar los efectos de ello: en los últimos cinco años, el mercado de la literatura infantil y juvenil ha registrado un crecimiento constante.

¿Cómo convencería a alguien que no ha leído ningún libro de Harry Potter para que lo hiciera?

Le diría que buscara el tiempo y el espacio adecuados para disfrutar de la gran experiencia que supone leer toda la colección; que se perdiera en ella.

De hecho, los lectores adultos en especial a veces no aprecian la grandeza y la ambición de las historias de Jo hasta que no leen Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Creo que empiezan a intuirse en Harry Potter y la piedra filosofal y en Harry Potter y la cámara secreta, pero en el tercer libro es donde se muestran en todo su esplendor. Harry Potter y el prisionero de Azkaban es mi libro favorito, pero ¡no se lo diga a nadie!

Lista de profesores y nombres de hipogrifos, escrita a mano por J. K. Rowling, Bloomsbury Publishing (colección de la Biblioteca Británica)
Words by Rebecca Fulleylove
Créditos: todos los contenidos multimedia
Comparte este reportaje con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil