Editorial Feature

La hechizante colección del Museum of Witchcraft and Magic

Palos de escoba, bolas de cristal y un sinfín de objetos que te embrujarán

El Museum of Witchcraft and Magic se encuentra junto al puerto de Boscastle, un pintoresco pueblo de Cornualles (Inglaterra). Fue fundado en 1951 por Cecil Williamson, quien desde siempre mostró un gran interés por las ciencias ocultas. Al principio, Cecil instaló el museo en Castletown, Isla de Man, pero en 1960 lo trasladó a Boscastle donde, por aquel entonces, exhibía una extraña mezcla de piezas y cuadros junto a una peculiar selección de objetos del sudoeste de Inglaterra.

Cecil no eligió Boscastle al azar. Para él, este lugar estaba impregnado de magia antigua y siempre había estado cerca del mundo espiritual. Hace tiempo, dijo: "A cinco quilómetros de aquí hay un laberinto prehistórico esculpido en una pared de roca viva, lo que demuestra que en la antigüedad ya se practicaba la magia en esta zona".

Mano con líneas de quiromancia, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)
Varita mágica con forma de serpiente, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)

El Museum of Witchcraft and Magic cuenta con la colección de piezas relacionadas con la brujería, la magia y las ciencias ocultas más antigua y completa del mundo, formada por más de 3000 objetos sobrenaturales y más de 7000 libros. Simon Costin es su director actual y lo gestiona desde el 2013. Su relación con el museo empezó en el 2004, después de los daños que sufrió el edificio debido a las riadas de Boscastle. En aquel momento Simon se encontraba en Londres. "Sabía de la existencia del museo desde hacía muchos años, pero siempre me había parecido demasiado lejos", explica Simon. Tras ponerse en contacto con el entonces propietario Graham King, Simon medió con el Museo geológico de Londres, que por aquel entonces estaba desmantelando sus antiguas vitrinas de madera de caoba, y consiguió que las donaran al Museum of Witchcraft and Magic. "En el 2012, Graham me preguntó si iba a convertirme en el nuevo propietario y conservador del museo y, el 31 de octubre del año siguiente, firmaba los documentos", una fecha muy adecuada y espeluznante.

Desde entonces, Simon ha podido alimentar su pasión por el mundo mágico que tanto le atrae desde que era niño y leía vorazmente libros "sobre historias misteriosas" o devoraba el ejemplar de la revista Reader’s Digest de sus padres sobre folclore, mitos y leyendas de Gran Bretaña.

Espejo mágico de bruja, siglo XX, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)
Taza de té para adivinar el futuro, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)

"La mayoría de los objetos son de la colección original de Cecil, pero recibimos muchas donaciones de personas aficionadas a la magia y también consultamos activamente sitios web de subastas o Ebay, ¡cómo no!", cuenta Simon sobre la creciente colección del museo. La prueba de fuego para que un artefacto pase a formar parte de la colección del museo, que se centra en objetos mágicos del Reino Unido, consiste en determinar exactamente quién fue su propietario y cómo pudo usarlo.

Aunque la colección ya es muy ecléctica, Simon y su equipo suelen buscar objetos en Internet y, durante mucho tiempo, han intentado encontrar un anillo de piedra de sapo. "La piedra de sapo, también llamada 'bufonita', se consideraba un antídoto para el veneno y se creía que se encontraba en la cabeza de un sapo", explica Simon. "Las piedras de sapo son en realidad dientes fosilizados de lepidotes, un género extinto de pez del periodo Jurásico y Cretácico. Los primeros anillos de sapo conocidos datan del siglo XIV y se cree que se crearon más hasta el siglo XVIII. Son bastante difíciles de encontrar, por lo que son nuestra principal prioridad".

Palo de escoba de Olga Hunt, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)
Bola de cristal negra de Smelly Nelly, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)

El museo se ha implicado activamente en la exposición de la Biblioteca Británica Harry Potter: A History of Magic (Harry Potter: la historia de la magia) para la cual ha prestado numerosos objetos encantados, como un caldero explotado del siglo XX, una varita mágica con forma de serpiente, un espejo mágico que se usaba para adivinar el futuro o una bola de cristal negra, entre muchos otros.

Aunque los seguidores de los libros tal vez estén familiarizados con estos objetos, en los últimos años el Museum of Witchcraft and Magic ha recibido bastantes más artefactos inesperados. "Hay una cabeza humana que se creía que era una reliquia medieval y a la que se llamaba cariñosamente 'Harry'", explica Simon. "Hace algunos años se sometió a un análisis forense y se descubrió que pertenecía a una momia egipcia y ¡que era de una mujer! Ahora se llama 'Harriet'".

Mientras la colección del Museum of Witchcraft and Magic sigue creciendo y su hechizo aumenta, el museo nos ofrece una retrospectiva de la interesante historia de la magia que nos permite conocer mejor las distintas formas en que lo sobrenatural se ha incorporado en las vidas humanas.

Herramientas de jardín mágicas realizadas con cuerno y hueso, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)
Caldero explotado, siglo XX, Museum of Witchcraft and Magic (colección de la Biblioteca Británica)
Créditos: todos los contenidos multimedia
Comparte este reportaje con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil